Cómo leer este blog

Este blog se lee, como todos los textos en español, de izquierda a derecha, en lo posible, empezando por el título y respetando el orden que las líneas presentan en cada post. Quizás, podría resultar interesante leer sólo las líneas pares o sólo las impares, pero la autora no se responsabiliza por los efectos que ese modo de lectura pudiere producir en sus potenciales ejecutores. 
Paradójicamente, en este caso en particular, no es necesario empezar por el principio, a menos que el lector sea un estudioso de la [in]evolución de las personas con las que pudiere establecer contacto en forma más o menos ocasional. Dice la mitología blogueril que muchos lectores, una vez que lo descubrieron, se dedicaron a leer este blog de pe a pa, pero no nos consta en actas que ello les haya generado un cambio rotundo o trascendental en sus vidas.
Ante cualquier duda, consulte a su médico de cabecera, a su gurú particular o a la bruja que le tira las cartas a los políticos y les canta la justa.