24.2.11

Piedras en el camino

Aeropuerto de Bariloche. H, mi hermano y yo estamos haciendo la fila para subir al avión que nos depositará en Buenos Aires [porque, claro, de Rosario podés irte directamente al Caribe pero no hay modo de que te lleven a Bariloche. Aeropuertos Argentinos, muy muy mal]. Decía: estábamos allí, charlando de cuestiones banales, cuando escuchamos por el alta voz que llamaban a mi hermano. Como el llamado fue realizado por una muchacha incapaz de articular palabras de manera clara, mi hermano y yo empezamos a mirarnos con sopecha: ¿escuchamos lo mismo? ¿estaban llamándolo? ¿a dónde debía ir? Mi hermano es chef y llevaba en su valija su set de cuchillos, porque viajamos para asistir a un evento familiar en el que, quizás, fueran requeridos sus servicios gastronómicos. Aun cuando habíamos viajado de Buenos Aires a Bariloche sin problemas, temió lo peor. Entonces, optó por hacerse el boludo. Al fin y al cabo, no habíamos escuchado con claridad el mensaje. Pasamos por los detectores de metales sin problemas y ya en la sala de embarque, mi hermano decidió que lo mejor era ir hasta el mostrador de la aerolínea, a verificar que no estuvieran llamándolo a él.
H y yo nos quedamos en la sala de embarque, haciendo un raconto de las cosas que habíamos puesto en las valijas. Nada podía generar el llamado. Cinco minutos después, aparece mi hermano, acompañado por un oficial del aeropuerto que cargaba la valija de H. A lo lejos, divisábamos los gestos de amenaza que mi hermano dirigía a H.
En medio de la sala de embarque, H tuvo que sacar todo el contenido de su valija, porque los scaners mostraban que llevaba un objeto del que no podía determinarse su exacta naturaleza. Entre calzoncillos y remeras, el objeto se escabullía. H sabía perfectamente qué estaba buscando: una piedra. Un piedra del tamaño de mi mano, extraída de las orillas del mismísimo Nahuel Huapi. Una vez que el oficial verificó que se trataba de una piedra común y corriente y que H no era una mula ni nada parecido, cerró la valija y se la llevó. H volvió con el rostro en llamas, mientras el resto de los pasajeros en potencia lo miraban como si fuera un traficante peligroso.
Para aumentar nuestro grado de impresentabilidad, quise tomar una fotografía del suceso. De hecho, lo hice, pero una de las señoritas de seguridad me forzó a borrarla de mi cámara porque de ningún modo se puede registrar la imagen del los puestos de control.
Para nosotros, que somos gente tranquila y legal [?], la experiencia nos hizo mirar de frente el oscuro abismo de la ignominia. Para mi hermano, fue una clara señal de que jamás debía volver a viajar con nosotros.
Aprovecho para decirle a la rata inmunda que hurtó del bolsillo externo de mi valija (el único sin candado) un encendedor usado de los baratos, que sólo espero que la próxima vez que lo use, le explote en el rostro para recordarle que los robos berretas tienen su castigo. Desde ya, muchas gracias.

18 comentarios:

Bella dijo...

Priiii!!
Pliiiii!!

La seguridad en los aeropuertos es una cosa de no creer :/
Lo que tampoco puedo creer es haber primereado acá, están todos durmiendo or what??

:D

Bella dijo...

Porciertamente, cuando yo viajé tuve que dejar mi set de manicura (tijera, cortauñas, lima) en la 'caseta' de seguridad porque lo llevaba en la cartera y era un elemento de riesgo. WTF?

Ah, ya sé: me vieron cara de terrorista e infirieron que iba a ocasionar un agujero en la cabina con la lima, para descomprimir todo el avión y perecer en grupo a miles de metros de altura.

Asco de vida.

cass dijo...

Una vez viajando con mi vieja, cuando hicimos conexión en Lima, le hicieron lo mismo pero lo único que encontraron fue una lima que el chabón con muchisima cara de felicidad la tiró en un cuadrado de plástico rotulado "elementos peligrosos". Mañana llega a Buenos Aires y ya le rompí la cabeza para que deje todo el kit de manicura en su casa y se olvide el estado de sus manos por un mes, ya veo que me terminan llamando a mí para que la vaya a buscar y testificar que no es un peligro nacional.

Palmyto dijo...

cuando fui de luna de miel tuve 4 vuelos, en los 3 primeros no tuve historia, en el ultimo me hicieron despachar los desodorantes, el termo y otras cositas, pq no me dejaban llevarlos en la mochila... todo en portugues... lindo eh

Artus dijo...

de vacaciones [mode on]... no comento, apenas leo, paso con la mente en otro lado(?) :P

PS: así q' H haciendo tráfico de piedras? *_° Yo le estoy pidiendo a mis conocidos q' me traigan piedras de diferentes sitios... Podemos intercambiar piedras :) Alguna de Fortaleza por varias de Rosario/S.Fe @_@

B.E.L.P. dijo...

Yo sé que me van a sacar cagando vos, H., tu hermano, y toda la troupe de comentaristas probablemente, pero igual voy a decirlo...
Cuando viajé al Sur (San Martín de los Andes) por primera vez, aprendí algo:
No se traen piedras, ni ramitas, ni nada de eso de los Parques Nacionales. Por qué? Porque es una piedrita, sí, pero si cada uno de los cientos de miles de visitantes se lleva una piedrita, las piedritas, simplemente... se terminan.

Amargo quizás, pero así como en su momento lo entendí, quería compartirlo.

Espero que hayan disfrutado del viaje!!!

GABU dijo...

No hay nada que hacerle (??) Argentina sigue pareciendo lo que es: in ìspa de cabotaje!!!!

P.D.:Y de paso,hago un pedido a la comunidat: porelamordeDior que nadieS le entregue ni media pizquita de cascote màs a DON ARTUS que ya me veo la lapidaciòn en puerta... OHHH,SI,TEMO POR MI INTEGRIDAT FÌSICA!! :S

BESOS CON SUSTO :/

Cecil dijo...

No, Belp, no lo voy a sacar cagando porque tiene usted MUCHA RAZÓN. No hay que llevarse ese tipo de cosas de ningún lugar. Ahora lo repetimos todos a ver si H lo entiende ¬¬

Fiamma dijo...

Uydió! Ni qué decir lo que hubiera pasado si esa gente encontraba la caracola de dos kilos que me traje alguna vez... Se nota que el escáner leyó la formita y nunca se cuestionó (los escáneres no cuestionan) cómo semejante caracolazo estaba en mi mochila!!!
AL margen, ¿oyeron hablar del tráfico de piezas arqueológicas????? ¿A cuánto van a a publicar la piedrita del mortero de los Onas en Mercadolibre?
Besos.

Constanza dijo...

Hola, felicitaciones por el blog.
Estoy buscando tarifas de hoteles en Bariloche para semana santa.
Agradezco su ayuda.
Saludos desde cordoba

Hernán dijo...

Es cierto, no deberían haber dejado que me trajese la piedra. En el momento no me di cuenta, pero el razonamiento de Belp es correcto y coincido.

Si Cecil no me ajusticia de un piedrazo en la cabeza antes, cuando volvamos la devolveré a su hábitat natural.

=)

Etienne dijo...

Los aeropuertos son lugares y los que hacen la seguridad (o el concepto de ella) son personas, así que bien es posible sacar casi una tonelada de droga al exterior pero una simple piedra (o en mi propia experiencia, una bombilla) puede hacerte merecedor de una salida ignominiosa de la fila y el receptor de las más variadas miradas, desde furibundas hasta suspicaces.
Y dicho sea de paso, para todos los lectores que deseen volar en este mundo, no se pueden llevar objetos cortopunzantes en el bolso de mano sino que se deben despachar, todo gracias al psicopateo generado desde el once de septiembre. Sépanlo muchachos!
Abrazos y besos!

Ah, y la próxima avisen y hacemos un chivo a la parrilla.

pamela dijo...

Comentar por 3ra vez para criticar merece lapidación inmediata, igual me aguanto las pedradas:
¿no es ignominia?

Cecil dijo...

pamela: jajaja sí, es 'ignominia'. lo leí mil veces y no lo vi. gracias! ahora lo arreglo :)

Ser Lesbiana Hoy dijo...

Once again, la vida, la gente, sacando lo mejor de una.

:P

Pato Rohan dijo...

al menos había empacado en la maleta los calzones buenos? ... uno debe estar siempre preparado para este tipo de cosas.

miradle el lado positivo, en esto argentina no se ha quedado a la cola del mundo. a mi suegra en portugal le han hecho dejar las gotas para la nariz: no podían detenerse a comprobar si efectivamente era un medicamento o como insinuaban había colocado algún especie de químico dentro del embace.

REM dijo...

coincido BELP: nada de llevarse "recuerditos" de los Parques Nacionales.
Ahora, los del aeropuerto son de terror en serio...detenido por trafico de piedras. Me quedo tranquila porque sé que con este tipo de seguridad aeroportuaria no entra ningun tipo de cosas truchas a este pais ni se trafica nada entre provincias jeje :P

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ajajajajaaj mai god!!!! como pude perderme éste relato!!!!

tus viajes son dignos de mis viajes!!!!

pobre tu hermano! que papelon jajaajajaj