9.2.11

Literales

Toda la vida, mi madre repitió [y sigue repitiendo] que 'las personas se dividían en buenas y en malas' y que tanto las buenas como las malas podían ser encontradas en cualquier ámbito social. Durante años, creí que eso era así: al fin y al cabo, yo era pequeña y si mi madre decía eso, tenía que ser verdad. Hoy puedo decir que esa suerte de división fundamental que planteaba mi madre no ha dejado huella en mí: la bondad y la maldad de las personas no me resulta útil como parámetro taxonómico. Cuando yo misma tenga hijos, me voy a encargar de repetirles muchas veces que la gente, en realidad, se divide en literales y en no-literales. Creo que es imperioso que criemos a las nuevas generaciones [?] en el reconocimiento de esta cualidad porque la literalidad, señores, es una forma de estupidez y es hora de que hagamos algo al respecto.
Me atrevería a afirmar, incluso, que la literalidad es una de las peores formas de estupidez, quizás porque sabe camuflarse detrás de algún comentario dicho más o menos a tiempo. El problema radica, asimismo, en que el literal parece, a primera vista, una persona normal. Entonces, vos estás charlando, creyendo como un pobre infeliz que el otro te entiende y ¡páfate!: en el momento menos pensado, tu interlocutor arroja al éter una pregunta que lo ubica dentro del inmensísimo grupo de personas que son incapaces de entender las metáforas más básicas del lenguaje cotidiano. Vos te quedás un segundo paralizado, porque no podés creer lo que estás escuchando y deseás con todas tus fuerzas que el duende que anda jugando a la Parca te prenda fuego por dentro y te libere de todo mal. En general, eso no sucede y te quedás, sonriendo como un imbécil para no convertirte en asesino serial.
Para los literales, el lenguaje es una especie de recurso unívoco que utilizan los seres humanos para comunicarse entre ellos. Intentar explicarles la ambigüedad de ciertos términos, los dobles sentidos, los usos metafóricos es una tarea no sólo ardua, sino, fundamentalmente, inútil. El literal no entiende, no hay manera de que entienda y, por eso, no tiene arreglo ni esperanza posible: si llegás a la adultez preguntando sandeces porque no te entra en el minúsculo dispositivo que tenés como cerebro que cada palabra dice lo que dice, y además más y otra cosa, no sólo no tenés arreglo sino que, además, no merecés tenerlo. Te pediría que te dieras cuenta, pero qué te voy a pedir, decime un poco... [acá, el literal de pura cepa se está preguntando: ¿me habla a mí? ¿de qué debería darme cuenta? ¿tengo perejil entre los dientes?].
Les pido que enarbolemos nuestras antorchas contra la literalidad. Si no hacemos algo ahora, el mundo se llenará de pseudohumanos a los que habrá que explicarles frases como: 'me muero de vergüenza', 'hace tanto calor que me siento un carbón humano' o 'traeme un vaso de agua'. La literalidad debería ser considerada un grave delito, pero mientras eso no suceda, el poder está en nosotros [?]: cada vez que alguien te responda una imbecilidad, dale una patada en la ingle para que aprenda, al menos, a callarse. La letra, con sangre, entra. Dicen.

19 comentarios:

Cronopio dijo...

Es un mal que nos afecta a muchos.. mas los que usamos metaforas para ejemplificar. Discutir con un literal es algo mas o menos parecido a hablar con un perro.. con la salvedad de que estos ultimos no responden.

Gabriela dijo...

Juaaaa!
Yo soy literal por convicción, Cecil. Me harté de los malos entendidos. No es que no entienda las metáforas, es que decido hacer caso omiso de ellas (no en todas las situaciones, sólo en las que se refieren a mi vida en pareja) para evitarme luego el "pero cuando te dije tal cosa en realidad quería decir que tal otra...". No, querida/o, si tenés ganas de que yo sepa algo, venís y me lo decís abiertamente, sin metáforas, sin giros lingüísticos, sin nada: literal lisa y llanamente, entonces ni yo me hago la boluda diciendo que no entendí algo ni vos te hacés la sota diciendo que dijiste algo que no dijiste, tamos?
Y me enojé, canejo!

Besos literales.

GABU dijo...

Hay veces en que ser literal lo amerita con creces,ohhhhh si!!!!!

La hijaputez humana ya viene sin camuflar,sin filtro y lo que es peor sin el màs mìnimo aviso!!! :/

P.D.:Lo de la patada en la ingle parece prometedor aunque una trompada en el medio de la jeta en ese instante lo sentirìa como un bàlsamo...


BESOS DESDE EL HARTAZGO MÀS PROFUNDO :S

Laura dijo...

gabriela: ojo, que cuando la literalidad es una decisión -sobre todo en el ámbito en el que vos lo planteás- es otra cosa. Muy otra. En ese caso, la literalidad elegida es casi una cuestión de supervivencia :)

Laura dijo...

bueno, se me piantó el usuario, pero ustedes entienden :P

Bella dijo...

¡Que lindos estos! ¡Que lindo el hielito! (alguien lo tenía que decir)

PRIII

PLIII


Los literales se aferran al diccionario de la RAE cual sacerdote a su Biblia y no saben leer entre líneas. Aceptan como unívoco lo que dice la RAE y no hay posibles interpretaciones adicionales.

Los literales por elección zafan (es lindo no tener filtro y decir las cosas como son), pero los literales de nacimiento me enervan, más cuando se hacen los 'letrados' y pretenden tener muchos conocimientos. Seguro que cuando agarren un ejemplar del Quijote van a creer que en verdad le pasaban todas las cosas que él creía que le pasaban ¬¬

Gaby dijo...

Estuviste en Egipto, Cecil? Qué lindos estos!!

(Maldita Beia que se levanta temprano).

Negar que las palabras dicen más cosas que las que dicen es un acto de esponjidez que raya la locura. O si no, preguntémosle a Horacio Quiroga y a sus idiotas de La gallina degollada.

Besis!

Beya dijo...

Pero entonces los "literales"... ¿Son malos o bobos? :)

Erica dijo...

Muy bien, donde nos juntamos para marchar con antorchas?


Beso

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

El que no entiende que 'cada palabra dice lo que dice, y además más y otra cosa', tampoco leyo a Pizarnik, me parece.


La literalidad y la autoreferencialidad, matan. Sepanlo, gente.

Marce dijo...

Pocos textos me despiertan lo que éste. No lo voy a saber explicar, haré lo posible: inédito, rotundo, compacto, redondito, sutil, erudito,
perspicaz, etc..
Pero si voy a ser totalmente sincera, debo decirlo: yo sentí que me hablabas a mí... :(

Thiago dijo...

Patada en la ingle, amé.

Te entiendo tanto, lees mi blog así que sabés con lo que lidio en el maldito hotel.

paco dijo...

cecil, genial, genial, hace tiempo que te leo, siempre coincido, salu2

MateConDuraznos dijo...

El literal es el que siempre se termina ofendiendo por algo que uno dijo -lo más orondo y sin suponer la tempestad que estaba sembrando (?)-, y lo peor es que eso ni siquiera le iba dirigido.
Además de bobitos son hipersensibles.

No mercy con los literales.

Marcela Calderón dijo...

ay... ¡qué lindos éstos!
Y el hielito, tan fresco.
Pero cómo, ¿vos sos psicóloga?... Es una broma, ¿no?

Acá estamos, aquellos a los que nos une la sublime necesidad de utilizar el lenguaje en todas sus formas y posibilidades.
:)
Salute, profe.

Y la próxima vez que viaje a Egipto, avise, che. Yo también quiero una tetera.

Fritz dijo...

si hablás más de un idioma tenés que ser literal porque no sabés que carajo puede llegar a interpretar tu interlocutor o un tercero. Mi deformación profesional hace que tenga que ser literal bajo apercibimiento que nadie entienda que corno quiero preguntar.
Es lindo putear a los literales cuando creés que el ombligo del mundo está localizado en tu ciudad o entorno pero lamentablemente la realidad indica otra cosa.

Cecil dijo...

fritz: como le decía a Gabriela, la literalidad elegida, en algunos casos, es una cuestión de supervivencia. El post no habla de esa literalidad.

Cronopio dijo...

Estuve por ahi. Recordé que el termino con que se conoce a dichos sujetos que toman todo literalmente es "psicoticos"

francisca besoain dijo...

Soy literal y me cargan los estupidos que andan con rodeos ....los mataria a todos ..jajajjajajaajajjajajajajaja broma