7.1.11

Vergüenza ajena [?]

Cualquier comportamiento ridículo de las personas genera en mí, desde siempre, dos sensaciones simultáneas que resultan incompatibles para mi pobre aparato psíquico. Por ejemplo: veo a una señora entrada en años, que tiene una figura que la emparenta genéticamente a un manatí, vistiendo calzas floreadas y una remera que deja al descubierto uno o más rollos [y que desentona con el color de las calcitas]. Tan pronto como mi cerebro logra decodificar el objeto, produce dos pensamientos, a saber:
1. Qué bueno que la gente se vista como le parece. Qué bueno que se atreva a usar la ropa que le gusta, sin preocuparse por los dictados de la moda, de la estética y/o del sentido común. ¡Aplausos para la señora que desafía todas las leyes del decoro y de las buenas costumbres!
2. ¿Nadie la vio salir vestida de esa manera? ¿Es tan difícil mirarse al espejo antes de exponerse a la consideración de otros ojos humanos? Le aplaudiría la cabeza entre dos adoquines mientras un ejército de duendes enardecidos cosen a su alrededor una túnica negra que la ocultará de nuestros pobres ojitos. Vestirse así debería ser delito.
Y esto me sucede cada vez que noto que alguien que no puede escribir la O ni con un vaso se publica un libro (y hace alarde de ello como si fuera la reencarnación misma de Jorge Luis), o escucho comentarios de alguien incapaz de entender las ambigüedades del lenguaje, o percibo que el vecino del peluquín inocultable va a sufrir un embate del viento. Cuanto más me envalentono con mi segundo pensamiento, más presente se hace el primero y jamás logro dirimir una posición: como no suelen ser casos de vida o muerte y básicamente, a nadie le importa, rara vez me veo obligada a elegir.
Sin embargo, me pregunto si a los demás [o sea, a vos, hacete cargo] les sucede algo similar: ¿Qué es lo primero que piensan cuando ven algún comportamiento ridículo? ¿Sus mentes los llevan más por el terreno de la empatía o los introduce de lleno en las profundidades de un deseo homicida?

25 comentarios:

Stephanie dijo...

Chan!
A mi me pasa exactamente lo mismo pero en el orden inverso.
Primero quiero arrancarme los ojos con una cuchara de te, y después pienso, hay que tenerlos bien puestos para ponerse eso...

Thiago dijo...

Le aplaudiría la cabeza entre dos adoquines mientras un ejército de duendes enardecidos cosen a su alrededor una túnica negra que la ocultará de nuestros pobres ojitos. Vestirse así debería ser delito.


¡¡Quiero ser tu amigo!! Aplaudirte la cabeza con dos adoquines, ¡genial!

Veo mucha gente bizarra en el hotel y por la calle, por un lado, intento (sin suerte en general) juzgar menos y mirar mi propia vida, (no me sale) pero tiendo a pensar que se les atrofió el buen gusto o...
- ¿¡No tenés un amigo que te cachetee!? ¡¡Yo lo hago!!

La vestimenta es lo de menos, me generan violencia los que escuchan música en el celular mientras viajan en el subte o colectivo, las faltas de respeto ameritan linchamiento.

Siempre.

Todos les días le recuerdo a algún huésped que no confunda servicio con servil y mucho menos esclavitud.

Artus dijo...

yo soy de los q' viven y dejan vivir(??)

q' cada uno se ponga lo q' le place; ahora sí, para gente con alguna actividad públíca (actores, funcionarios, gente con poder adquisitivo casi-obsceno, u otros) ahí les doy con un caño... ahí no les doy ningún derecho ;)

y PRI... ya q' Stephanie no canto :P ... y Thiago, tampoco :P :P

La Pé dijo...

Yo creo que si existe la posibilidad que una persona pueda expresarse libremente, sea poniéndose esas calzas terribles o escribiendo burradas, también existe la posibilidad de uno de criticarlos a pata ancha.
Y eso... es un placer.

Capaz no lo entendemos porque no somos seres de luz :P

Bella dijo...

Siempre pero siempre brota mi instinto asesino, nunca la empatía.

Especialmente ante la presencia de gente ridícula, too much literal o leccaculi.

Se' vemo'...

Bella dijo...

Y PLI! ya que Artus durmió y no hay quién lo reclame, me lo llevo pa' las casas :)

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Definitivamente me llevan por el camino del asesinato. Nada de empatía.
Mas alla de que seguramente todos tengamos momentos de ridiculez, tambien tenemos segundos de lucidez previos, que nos impide llevar a cabo actos que a otros les generen violencia.

Y eso corre para los monitos semi adiestrados que creen que pueden publicar un libro y quedar impunes, cuando ni siquiera saben escribir su nombre.
Generan violencia, sobre todo cuando lo promocionan como si fueran Kafka, POnele.

La Griega dijo...

Exactamente lo mismo, aunque prevalece el segundo pensamiento...
Me dan ganas de gritarle, y acto seguido pienso, quien mierda me creo yo, pero es terrible no se da cuenta?, y sigo pero que me importa dejala ser feliz, acaso yo soy feliz?...
asi voy por la vida, agotador!!!!
abrazo
ale

MateConDuraznos dijo...

Homicidio. Lento y doloroso. Esa es la primera reacción.

Después pienso en esta especie de valentía, y en mis propias inseguridades. Y no le digo que envidio a la gente que hace lo que le place sin que le importe mucho el ojo del otro, pero más o menos.

gabyta dijo...

Igual que Stephanie me sucede en el orden inverso que a vos. Primero me quiero sacar los ojos con una cucharita de papitas noasete (?) y después pienso, que está muy bien etc eso, en el caso de la gente que se viste como quiere y anda por ahi mostrado cosas que uno no desearia ver jamás.
En otros casos, siento vergüenza ajena y como consecuencia de ello una gran incomodidad, por ejemplo: cuando en una fiesta de casamiento a alguno le parece gracioso ponerse a bailar ridiculamente en medio del salon con la corbata en la cabeza y la camisa hecha un nudo dejando ver la panza transpirada.

En el caso puntual de la gente que no puede hilar dos ideas (si es que justo tiene dos ideas) y escribe libros, o los que al escuchar "Figura literaria" piensan en Coelho firmando libros me dan ganas de aplaudirles la cabeza entre dos asoquines.

gabyta dijo...

adoquines, lee bien.

Marilina dijo...

deseos homicidas, de una. lamentablemente Superramón nunca me deja expresarlos y me explica que los demás tienen derecho a hacer lo que quieren bla bla. pero un día no va a estar y voy a enarbolar la antorcha, los adoquines, las gillettes y las sogas, todo junto.

Marcela Calderón dijo...

Jaaaaaaajajajajaja. Evidentemente, a todos nos mueve el mismo sentimiento. Aunque a unos la balanza les pese más de un lado que del otro. Yo, debo confesar, intento el pensamiento de que "cada uno tiene libertad para hacer lo que desee y quién soy yo para juzgarlo". Y en el fondo, realmente admiro la libertad que tienen ciertas personas para ponerse cierta ropa (o caer en la escasez de ella, como es el caso de señoras enormes con tanga), o para mostrar sus habilidades (o la falta absoluta de ellas), en la publicación de un libro o algo similar.
Debo confesar que ante ciertas demostraciones, me cuesta no ponerme en juez y gritar a los cuatro vientos: "¡NO! ¡No podésssssss!", pero también, en esta confesión, reitero mi profunda admiración por quienes gozan de tamaña libertad. Flor de autoestima, tienen. Si nosotras tuviéramos siquiera un ápice (quería decir "ápice", sí), de ese nivel de autoestima, tal vez la vida nos sonreiría, laboral y económicamente, un poquitín más. No sé. Es sólo mi sentimiento :)

Jesi dijo...

ay, 50 y 50.
y si veo que mezclan negro y marrón... lapocalipsi!!!

GABU dijo...

Si bien ya sabemos que del ridìculo NO hay retorno,a la gente tenerlo internalizado en sus cabezotas parece que le importa tres reverendìsimos belines... ¬¬?

P.D.:En cuanto a la gente que va por la vida despojada de todo pudor y sanidad mental ajena,me generan dos pulsiones tan instantàneas como pràcticas a saber:

-El primer flash visual me hace chequear al acompañante (porque notesè que el ridìculo pocas veces va solito por la vida) entonces pienso en la soberana hijaputez que el mismo tiene para florearse con el mamarracho de turno y viceversa!!

-El segundo flash va ligado a ese deseo frustrado al fin de ser una desfachatada total e ir por el mundo con lo que me venga en ganas...

Oh,sì mi querida CECIL,en el fondo creo que tod@s queremos carecer aunque sea por unos instantes de sentido comùn!! ;)

BESOCHUS ACALORADOS

Ser Lesbiana Hoy dijo...

fifty-fifty. Qué bueno que hayas podido plasmar tan claramente el asunto, me siento muy identificada. Y también con el comentario de la griega.

¿Quién soy para juzgar? bueno, alguien soy y porqué no voy a juzgar..y así.

Kid Pix dijo...

qué gente horrible... free yourself, feed your mind. desnúdense y saluden al sol

Living Dead dijo...

A mí lo que me molesta es la gente que le molesta (será una ambigüedad del lenguaje, simple redundancia o un intencionado juego de palabras Ja!) que uno se burle.

Si sos tan superado como para usar una remera ajustada cuando sos un colchón mal atado o morfás como bestia 15.000 calorías al día porque no te importa tu aspecto, usá esa madurez para saber reírte de vos mismo.

Si tengo un comentario que me parece gracioso (aún siendo burlón o hasta agresivo)y no lo hago, esa noche te aseguro que no podré conciliar el sueño.

El pensamiento 1, en mi caso, brilla por su ausencia.

Beso

Menna dijo...

Jaja, a mí me pasa exactamente lo mismo que a vos, pero gana el primer pensamiento porque no modifica en absoluto mi vida.

Lucy in the sky - dijo...

Me pasa lo mismo que a vos: pensamientos opuestos. Por un lado pienso: "¿Es que la gente ya no compra espejos?", y por el otro, los admiro porque les chupe un huevo lo que piensen los demás, porque yo soy un poco así a la hora de vestirme (aunque no me pongo calzas estampadas ni ando con los rollos al aire, que quede claro xD; pero bueno, allá ella la señora llamativa).

cass dijo...

Lo primero que me pasa en esa situación, no es sentir simpatía ni odio, simplemente me empiezo a reír. Por ejemplo, ayer vi una madre de 30 años con un shorcito - o como se escriba - con media nalga para afuera, de la mano de su hijita de 3 años. Cuando la vi a la mina, me reí casi en su cara, si va a salir así que se banque el canto lírico de los obreros y mi risa, por supuesto, después de la tentación tenía ganas de ir a mi casa a buscarle algo más larguito... tan mala no se puede ser. Ahora, si la mina que deja que sus rollos saluden al mundo, se sienta al lado mío en el colectivo y me pegotea con ellos (con 36 grados de sensación térmica afuera) me voy acordar de toda su familia en chino, en portugués y en ...

Kid Pix dijo...

no quiero decir esta frase: '¡qué poca vida que tienen todos!' porque me parece agresiva. pero sí me da tristeza que gente grande se ande fijando en esas cosas... porque indica que está ganando la estética, la moda, la nada.

REM dijo...

Con el tema de las calcitas me pasa lo mismo que a vos pero trato de ser tolerante: con los otros ejemplos realmente no puedo, especialemente cuando escucho que una puta salida del caburulo mas bajo del mundo saca un libro. Me pregunto WTF???? ¿tan mal está el mundo que tolera esto?.
Yo no puedo con la sentencia del vive y deja vivr porque, basicamente hay varios a los que mataria. Perfecto, que escriban las burradas que quieran: el problema es que la contraparte de eso no tiene difusión.

REM dijo...

KID: una persona es un todo, desde la mirada estetica hasta la mirada etica. No son disociables. Si vos pensás lo que pensás tambien estás juzgando por edad asi que primero revisá tus conceptos y después pretendé levantar el dedo acusador

Cecil dijo...

REM, si esto fuera facebook, le hubiera puesto 'me gusta' a tu comentario :D