12.11.10

La suplente inútil

Cuando una escuela, a esta altura del año, contrata una profesora suplente para cubrir las horas de clase que corresponden a una semana, no están buscando alcanzar ciertos estándares de calidad educativa ni mucho menos: sólo quieren que alguien entretenga a los pibes para que no anden diciendo por ahí que tienen muchas horas libres. Eso es todo. Por eso, ni la directora ni la vicedirectora se molestan en presentarse y a nadie se le ocurre observar que efectivamente estés dando clase. La sensación de inutilidad que uno experimenta en esa posición es tan honda, que sólo puede ser opacada por la tristeza de saber que estás reemplazando a una animal que les ha dicho a los alumnos que los verbos en español tienen GÉNERO. Todo dicho.
Ingreso a una de las aulas. Intento decir: 'Buenas tardes'. Lo digo, de hecho, pero nadie me responde. Perfecto. Mientras completo el libro de temas, los escucho gritar como animalitos, los veo seguir comiendo y jugando a las cartas como si nada. Termino la tarea burocrática, inspiro y me dispongo a iniciar la clase. Logro que guarden la comida y las cartas, no así que mínimamente escuchen algo. Un desubicado que no logra articular frases completas me increpa con violencia desde su banco: "Eso no lo vimos", "Es al pedo que lo explique, porque después viene la profesora y dice otra cosa", etc., etc., etc. Le pido que se saque los auriculares si pretende que le responda. Vuelve a increparme. Quiero salir corriendo, pero me quedo.
Desde el fondo, en el mismo tono violento, me arrojan una pregunta:
- ¿Usted estudió?
Me quiero morir. Me quiero morir pero antes quisiera un palo y dos minutos de impunidad. Todo eso debe reflejarse en mi cara, porque se callan durante unos segundos, que aprovecho para decir:
- Sí, estudié. En condiciones normales, cuando entro a un aula que no conozco, primero, saludo. Después, me presento, porque creo que tienen derecho a saber con quién están y, después de eso, intento saber cómo se llaman ustedes. Evidentemente, nada de eso les interesa, porque no pude ni siquiera decir 'buenas tardes' y un sujeto está acá increpándome y faltándome el respeto como si eso fuera algo normal...
Para mi sorpresa, el desubicadito increpador me interrumpe:
- A mí no me insulte, eh, que yo no la estoy insultando.
- ¿Perdón? - le digo - Primero, sí me estás insultando con ese tono violento que estás usando. Segundo, ¿quién te insultó?
- Usté me dijo 'sujeto'.
- Sí, porque no sé cómo te llamás. ¿Sabés lo que es un sujeto?
Fue inútil tratar de explicarle al patoterito lo que era un sujeto. Fue inútil tratar de dialogar con ellos de cualquier modo. En la escuela, todo se soluciona poniendo amonestaciones que a ese pibe no le pueden importar menos. Mientras intento redactar el acta en la que quedaría asentado que yo no insulté a la criatura, aparece una sujeta [?] amenazante:
- ¿Qué escribe? Déjeme ver.
- ¿Perdón? Es problema mío. Andá a sentarte.
- No, ni en pedo. Quiero ver si está escribiendo algo sobre mí.
- Disculpame, no sé quién sos ni quiero saberlo. Andá a sentarte.
- No, no. Porque si escribe algo de mí que no es, YO LE SACO LA HOJA Y LA ROMPO.
- Primero, yo no miento. Segundo, sos una desubicada. Andá a sentarte ya mismo.
Y en ese momento, pensé que me fajaba, porque apareció otra a hacerle el aguante. ¿Cuánto tiempo más iba a tolerar en ese aguantadero, sabiendo que en dos clases más, estaría fuera de la institución? Ni medio minuto más. Tomé mis cosas y me fui, pensando que esas habían sido las dos horas de clase más horrendas que había experimentado en la vida.
Claro, no sabía lo que me esperaría el martes siguiente.
[to be continued]

27 comentarios:

Gabriela dijo...

Ay Cecil...
Decime en qué colegio que ya mismo voy y lo incendio!





Ah, PRI

La Pé dijo...

Ay Cecil, que horror.
Esperaba tu suplencia para tener post con cosas o detalles graciosos, pero la verdad, asusta pensar que ese sea un día "normal" de clase.

gabyta dijo...

obvio, Pli.

Que pena, me dio pena y bronca.
Por vos, porque mereces poder dar clases, porque sos una persona que les puede dar un montón a los estudiantes que te toquen, y senti mucha pena y bronca por los pibes, porque no tienen idea, porque realmente estan convencidos de que es 'al pedo' estudiar, o que alguien intente enseñarles, sobre todo cuando estan acostumbrados a que las personas que les enseñan no estan calificadas.
Verbos con Genero. Cuando lo contaste no lo podia creer.
Fuerza muchacha. No todo está perdido (espero)

Cecil dijo...

Gabriela: ¿te parece? ¿no se están incendiando solitos?

igual, cuando venga de visita [?], traiga la antorcha, que queda acá nomás :P

Cecil dijo...

La Pé: Lo del 'sujeto' fue muy gracioso, si uno pudiera abstraerse de la violencia :S Yo pensaba eso mismo: ponele, yo estoy en condiciones de NO aguantar eso, pero si necesitás la guita, qué hacés? te bancás que diariamente te maltraten? por algo tienen una "profesora" que, en condiciones normales, no debería estar enseñando nada en ningún lugar.

TRISTE.

Cecil dijo...

Gabyta: talcualmente, a mí me pasa lo mismo. Yo sé que si me hubieran tocado estos pibes en marzo, ahora no estarían así, pero qué puedo hacer en dos clases miserables?
es muy asustante que haya cientos de chicos que se están "educando" así :S

Cecil dijo...

Como contrapartida [?], pude dar clase normalmente [léase: Cecil style] con el curso de los pibes más grandes. Eso generó que la segunda vez que los vi, estuvieran todos calladitos, esperando la clase como si hubieran pagado entrada para ver una obra. Eso tampoco me había pasado nunca, pero está bueno [?].

Artus dijo...

suerte [si, así :)] q' no doy más clases en la universidad, seguro q' sucede algo similar en las aulas universitarias,... terminaría con un tendal de "sujetos" golpeados y acogotados a mis pies @_@

mis más sentidas condolencias(?) por tus malas vivencias

beso, profe

Gaby dijo...

Como dice Artus, cada vez que digo "Bueeeenaaas" al entrar al aula nadie me saluda. No sé por qué, pero me miran con cara de O.o y me siguen con la vista hasta que llego al escritorio. No sé si ya vienen así de fábrica, si no están acostumbrados a ser saludados o qué.

En cuanto a ese curso, ya sabemos dónde terminarán. El tema no es la profesora que creen que los verbos tienen género (es INCREÍBLE eso, es para denunciarla en algún lugar) si no que esos pibes van a chocarse contra el mundo ni bien salgan del correccional llamado escuela. Y cuando digo chocar digo chocar de verdad, van a ir a matarse, a golpearse con el cuerpo :(.

Besos!

Bella dijo...

The horror, the horror... the absolute horror!!!!!!

REM dijo...

coincido con Bella. Un horror realmente lo que te tocó vivir. Cuando lei lo del verbo pensé que la anecdota venía por el lado de la bruta que normalmente les "enseña". Pero esto fue demasiado: más desubicados estas bestias no pueden ser.

Y encima hay más! Temo por el to be continued

Jesi dijo...

Cecil, no te enojes, necesito por favor que me digas qué escuela es así me ocupo de que mi hijo no caiga en ese antro de perdición.
GRACIAS.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ayyyyyyyyy por favor cecil, cómo hacen los profesores para no pegarles, explicame!!! por Dios...

deben vivir dopados y babeando para no reaccionar como un ser humano normal, ante semejante falta de respeto!!!!!!!!!!

ahora entiendo MAS a la maestra que le limpio la boca a un pibe con detergente, o algo así...


grosso

GABU dijo...

CECIL,convocà YA ùna reuniòn de padres,sì,sì los progenitores de tod@s esos pendejitos imberbes y desubicaditos a la enèsima potencia y una vez face to face con tod@s ellos,ahì entra en acciòn (?) la PATOTA ANTORCHERA!!!!

Cuando la gente NO pone voluntàt para REeducarse (y lo digo por los padres opCvio) hay que elimarlos de la faz del planeta a riesgo de que osen continuar la procreaciòn de seres tan patèticos!!

BESOTES DETERMINANTES

MateConDuraznos dijo...

Leo y me angustio. No me imagino cómo estaría usted Cecil, teniendo que soportar la violencia, pero sobre todo sintiendo la impotencia de saber que no podía hacer algo por esos chicos.
Qué trizteza, y qué bronca.

A very Bad Kitty dijo...

cómo pero cómo pero cómo la entiendo, querida colega.... hay cursos que te tocan inmanejables, yo dejé a un segundo en pleno caos el otro día, y me iba. Le juro que me iba, pero fui en busca de la inutil preceptora, y cuando entramos al aula estaban todos sentaditos haciendose los que copiaban..... Es imposible en esas características dar un mínimo de clases. Yo he optado por hacerles guias de estudio y que copien como monos de fotocopias, no hay manera de usar el pizarrón... y ya sé, no aprenden un pomo... pero estamos hablando de gente que hace 2ndo por tercera vez.....

Solidaridad docente, le envio

Lucy in the sky. dijo...

Me dan mucha pena los docentes hoy en día. La docencia es una de las profesiones más admirables, y también, menos valoradas. Los alumnos somos unos pelotudos desagradecidos. Lo siento por vos que te tocó vivir eso U.U.

Stephanie dijo...

Uff! Yo en situaciones que me violentan, no logro mantener la calma. Automáticamente mi rostro se pone violeta, se me transforman las facciones y se ve que mi cara da miedo, porque la gente queda durita con cara de yonofui.
Es lamentable ver cómo se vienen generaciones de ignorantes, orgullosos de serlo!
Muy triste...

Thiago dijo...

Es 'la patota', ¡vos tenés que escucharlo a Humberto Tortonese haciendo a la maestra "Ivonne Martínez" (http://www.youtube.com/watch?v=X5GfRQkXfLM)... ¡te morís!

Tengo una amiga que es maestra, le han llegado a gritar.
- Ud. está loca.

(Mi amiga está trastornada, siempre lo estuvo, pero los pendejos la han dejado peor)

Me reí pero no es para reirse, es triste de hecho.

La "se" de la bahía dijo...

Voy a imprimirlo para entregárselo a directoras y padres que se jactan de decir "los docentes no tienen manejo de grupo" y vuelvo...

Ser Lesbiana Hoy dijo...

Lo leí como a un relato de ficción, porque mi cabeza no puede asimilar que estas cosas ocurran en la sweet reality.

cuando una cree que ya lo ha visto todo...

un beso!

Marcelo Cafferata dijo...

Estaria bueno como dice el comentario anterior que fuese un relato de ficción salido de tu nutrida imaginacion.

Lamentablemente es la realidad que viven miles de docentes diariamente, donde se han perdido todos los valores posibles.
Lo peor: si citas a los padres de los "sujetos" son estos padres lo que te terminan fajando.
Y las autoridades? Los directores?
Todo carton pintado, no?

PAsa en todos los niveles. He dado hasta hace poco clases para adultos y he tenido grupos maravillosos que la hemos pasado genial y he tenido el enorme gusto de verlos "crecer" y es algo que como docente te llena el alma y tambien he tenido como alumnos gente grande que saca chapa de la cantidad de los años que tiene, se para en el medio del aula y dice las cosas mas descalificatorias que haya escuchado.
Una vez se soluciono con "Ud. puede tomar este curso donde ud. quiera, lamentablemente yo no me puedo cambiar de colegio porque en esta clase haya gente como ud. que no tiene el minimo respeto por el docente que viene a dar la clase."
No vino mas! Bingo!

unoalseis dijo...

Poco para agregar...
Cecil, vos hiciste algún cursete de "manejo de la ira", "evitación* de estrangulamiento de púberes" o algo así?
Saludos.
*juro que no concurrí a esa escuela rosarina.

Maggie dijo...

"Usted me dijo 'sujeto'".

Casi muero de risa cuando leí esa línea!! xD

Menna dijo...

Es para impunidad para siempre.

No puedo creerlo.

Qué triste, qué horror.

Cronopio dijo...

che.. hay que matarlos a todos.

Vix dijo...

no sé si alguien se lo dijo ya, porque no voy a molestarme en leer todos los comments, pero... oiga, lo suyo es UN APOSTOLADO.