1.10.10

Pichones de dictadores

Publicidad de servicio de internet. Niño hostigado por su madre acepta, finalmente, que ella sea su 'amiga' en facebook, pero con una condición: la señora debe cambiar su imagen. A continuación, el niño oficia de productor de modas [?] y somete a su madre a los más variados disfraces y entornos ficticios. Una vez que termina, elige la imagen que más le gusta, la manipula a su antojo y su madre lo abraza amorosamente porque, ahora, ella se va a mostrar a los otros como algo que, claramente, no es. The end.
Quien haya visto esta publicidad sin que un dejo de horror anidara en su espíritu, que tire la primera piedra. ¿Se acuerdan cuando nuestros padres y maestros nos decían que lo importante no pasaba por cómo nos veíamos? ¿Que lo importante era lo que podíamos hacer, lo que podíamos pensar? Bueno, eliminen ya mismo esa información de sus discos rígidos intracraneales, porque eso que intuíamos echando un vistazo a las redes sociales ya es dogma: lo que importa es la imagen de vos mismo que das en facebook. Punto. Ni siquiera debe haber un correlato entre esa imagen y la realidad, de hecho, nadie espera que eso suceda.
Los adolescentes de hoy, señora, tienen claro ese pacto de lectura: ellos saben que todos sus amigos virtuales ni son amigos, ni son como parecen -y si son tan espónjidos que no se dan cuenta, lo aprenderán de las maneras más espantosas; curtite, Ernesto-. Ahora, que un adulto se fuerce a entrar en esa estructura absurda y se la crea es el colmo del patetismo y que una manga de ladrones con título legitimen esa imbecilidad queriendo hacerse los graciosos es tan perverso que, a su lado, el Marqués de Sade es Papá Noel.
Más cruel y más interesante hubiera sido poner a un chiquito que le dijera a la madre: 'Ubicate, mamá, no sos mi amiga'. Y que la madre, herida por la verdad descarnada, le hubiera prohibido usar la computadora que, al fin y al cabo, ella pagó. Tomá, bobito, eso te pasa por hacerte el adulto cuando no podés ni soplarte los mocos solito.
Sepan que están criando potenciales dictadores, impacientes y vacíos, que, en un futuro no muy lejano, tendrán a su cargo la actividad productiva de este país. ¿No es emocionante? ¿Alguien más tiene miedo o me pasa sólo a mí?

19 comentarios:

MateConDuraznos dijo...

Priiii!!!

jijiji

Thamaz dijo...

Yo tengo miedo. Lo veo a diario en los compañeros de mis hijos.

Quiero creer que hay un grupo de chicos que están al margen de eso, y ellos son los que van a estar a cargo de la actividad pruductiva, pero no estoy muy seguro.

Tamaz
La antorcha es Dios y Cecil es su profeta

Artus dijo...

y sí algo de miedito(?) tengo, pero más miedo me da la poca educación q' reciben (y recibiran) esos pichones de dictadores... serán ilustrados tecnológicos :(

saudos

MateConDuraznos dijo...

Ahora sí... me emocioné.

Ví de refilón la publicidad, y no me sorprende, aunque sí me da miedito, como todo el resto de publicidades en las que las madres son seres inmbéciles y los niños pequeños monstruos autoritarios. Recuerdo, entre otros, al niño al que hay que divertir para que coma, o el que le manda por mensaje de texto a la madre (en el súper) la orden de que le compre calzones "sin ositos".

R.Galatea dijo...

Da pavor... Bienvenidos a Caprichosilandia!

GABU dijo...

Todavìa alejada gracia diò' de la caja boba,no tuve el placer (?) de querer auto-inmolarme al ver esa publicidat...

P.D.:Las madres de hoy en dìa,que bien podrìa ser yo una de ellas,no entienden que una madre es eso,UNA MADRE,no una amiga??!
A veces pienso que me perdì en un tramo del camino... :/

Y por si fuera poco,ademàs estan engendrando un vicioso potencial,o me equivoco?

BESOS LIMADOS :S

Bella dijo...

Partamos de la base de que los padres no son amigos de los hijos, son sus padres.
De ahí en más, todo va cuesta abajo...

mai dijo...

muy bueno señorita !!

me confieso ignorante en materia de la publicidad en cuestión , no la vi y dado mi consumo habitual de TV (miércoles a la noche "para vestir santos" y "lo que el tiempo nos dejó" , y casi qe eso es todo) no creo que vaya a encontrarla , alguno me pasa el enlace si lo tiene a mano??

igual me imagino lo que debe ser , y si , está juventú perdida (?) , que obvio es un poco culpa de la juventud misma y un poco (más, bastante más) de los padres que intentan ser amigos de los hijos olvidándose qe primero qe nada son los padres , los qe dan ejemplo y ponen los límites y todas esas cosas qe en una época estaban tan en auge y ahora pasaron de moda , como las zapatillas con plataforma y el guardapolvos con tablitas (??)


pero bueno , también digamoslo , siempre las generaciones que van pasando reniegan de las nuevas , desde hace años que los más grandes dicen que con los pichones que están creciendo van a hacer desastres ....

Jesi dijo...

No vi la publicidad, pero como madre me preocupa como están los pendejos, por culpa de los padres, claro...
Trato de no ser así, trato de tener un poco de sentido común. Espero lograrlo.

Los amigos del duende dijo...

VACIOS... ese es el grave dilema que tienen los jovenes... son envases vacios, casas inhabitables, no saben lo que quieren porque todo lo ven, lo escuchan... no saben que hay algo mas que los limitados sentidos...

me preocupa... pero tambien se que hay adolescentes y niños que tienen un espiritu innato... que ya meditan... que saben lo que quieren y como lo quieren!!!... los medios de comunicacion COMO SIEMPRE... solo quieren vender... pero hay muchas realidades no esa sola...

gracias a Dios

Chivis dijo...

Gracias por este post, crei que era la unica que estaba aterrada, pero veo que somos varios.
Saludos!

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

Por acá no llegan esos comerciales, pero hay uno en el que una tontilla se sienta junto a su novio en el auto y le dice a este que no puede salir pues debe ir a visitar a su abuela. Entonces él hp le mete un popi(chupete creo que le dicen ustedes) a la boca y la cambia por una mujer sexi y muy dispuesta que le dice que no tiene hora de llegada a su casa. Me vomito cada vez que veo semejante bestialidad.

Me encanta esta faceta de Cecil... la de profe también, pero esta la disfruto más.

El alter ego de Mabel dijo...

estoy de acuerdo con que los comunicadores tienen una responsabilidad y un deber, pero, en todo caso, todos somos cómplices de un sistema no sólo económico sino de valores compartidos, ¿no? no nos quiero ver después con una pollerita de Como quieres que te quiera.

Gaby dijo...

yyy 14!

No me horrorizó tanto la publicidad, quizá porque asumí que era en tono de parodia. Lo que me enferma un poco es que la cámara hace muuuucho foco sobre el cuerpo de la tipa, como señalando los defectos y eso me revienta. La publicidad es despreciable por todos lados. Igual, la que despierta mi ira es la del tránsito lento de Macri, es fabulosamente perversa :S.

Beso!

Lucy in the sky. dijo...

A mi se me pone la piel de gallina cuando pienso en el futuro de esta sociedad cada vez más en picada. La juventud esta perdidísima. Y no sabe usar brújulas.

Lucy in the sky. dijo...

Y la gallega del GPS se les rebeló y hace huelga de silencio.

Etienne dijo...

Acuerdo en que los padres han permitido esto y acuerdo en que los pibes son hijos, no amigos de sus progenitores.
Desde el momento en que se permite a un niño que apenas sabe decir su nombre tomar determinadas decisiones que lo exceden, estamos al horno (es evidente que no me refiero a esta, pero aprovecho el ejemplo y el post)!!
Estamos criando pichones de dictadores y unos dictadores mediocres, para peor...

Living Dead dijo...

Es como yo digo.

A veces las dictaduras no son tan malas. Lo que importa de verdad es caer del lado de los dictadores y no de los oprimidos.

Y si caés entre los oprimidos, tner los reflejos para cambiar de bando a tiempo. Ubicuidad, que le dicen.

Estar incluido o no. Ese es el verdaderio mensaje y lo que buscan esta publicidad y todas las demás.

Beso.

REM dijo...

Por fin encontré gente que piensa igual a mi. Es aterradora en todo sentido esa publicidad. No me considero super feminista pero ultimamente tanto las propagandas como algunos programas de la tele degradan tanto a la mujer que da asco, tanto en el sentido de su rol de madre como en el rol de mujer-objeto.