23.10.10

Octubre

El 23 de octubre de 1995 no fue sábado, fue lunes. Y lo recuerdo perfectamente porque ese día murió mi padre. Del golpe. Sin avisar. En medio de las actividades acostumbradas de los lunes.
El 23 de octubre de 1995 cambió todos los octubres. Desde ese día, mis octubres son nefastos: algo en mí se debate entre la ira, el mal humor y la tristeza sin que pueda evitarlo. Después, como todo, el torbellino amaina, hasta el octubre siguiente. Y he aprendido a vivir con eso, como con tantas otras cosas.
Quince años después y a casi trescientos kilómetros de distancia, puedo escribir por primera vez, de un tirón, que mi padre ha muerto. El dolor no es el mismo: ahora le sumo una orfandad de media vida y el deseo trunco de compartir con él todas las cosas que me han pasado desde entonces.
Y como no puedo hacer nada más que esto, escribo.
No hay olvido. Sólo este dolor frío que abraza al miedo y se hace médula con el tiempo.

16 comentarios:

La lectora dijo...

Auch.
Se me puso la piel de gallina.
Te dejo un abrazo.

La lectora dijo...

Ah, y ya que estamos, aprovecho (por qué dejarlo pasar): ¡pri!

La Pé dijo...

Jamás en la vida te vas a olvidar, claro Cecil, dicen que se aprende a llevarlo, yo no estoy muy segura, porque siempre nos va a parecer que fue ayer y lo vas a necesitar como hasta el domingo anterior.
Besotes.

Etienne dijo...

Desde la creencia que aún en la ausencia física se puede compartir el día a día con nuestros seres amados, te digo que tu texto es tan sentido que hasta te imagino diciendolo...
Y se hace carne y más.
Besos!!

unoalseis dijo...

De golpe recordé estos versos de Juarroz:
"...
Tal vez sea por esto
que pensar en un hombre
se parece a salvarlo."

Un abrazo.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

oh. Cecil. nada se puede decir, y sabes tan bien como yo, que eso es así.

Me imagino a mis sobrinos en tus palabras, dentro de algunos años.


Abrazos muy fuertes.

REM dijo...

creo que uno aprende, con el pasar de los años, a convivir con ese dolor y esa ausencia aunque en algunos momentos nos gane la bronca por no tenerlo más. Besos enormes

Marilina dijo...

Mi pésame, negrita. Igual (y aunque suene cursi), de alguna forma está con vos. Seguramente, orgullosísimo.
Besotes.

Bella dijo...

Ay, Cecil <3
¡Abrazo!

Fritz dijo...

Mi primogénita cumplió seis años ese día. Lamento tu dolor por la pérdida, pero la muerte tampoco tiene remedio.

Jesi dijo...

es terrible perder alguien tan importante en nuestras vidas, no creo que uno pueda encontrarle el por qué... solamente se puede encontrar resignación.

beso

REM dijo...

Fritz, perdoname, pero creo que la muerte es lo unico que no tiene remedio. El resto es cuestion de cada ser humano

Cronopio dijo...

El jueves 29 de julio de este año perdí al mio.. y todavia no lo creo.. y pienso que nunca lo voy a creer..

Artus dijo...

Me sucede los mismo con los meses de abril y aún sigo creyendo q' fue ayer, nomás. Extraño a mi Madre y el hueco q' poseo por su falta (aùn siendo un adulto, cuando se fue) sigue siendo incomensurable. Te entiendo y siempre vienen a la mente las mismas preguntas, y las respuestas nunca son satisfactorias...

Abrazote

GABU dijo...

Èste creo que debe ser uno de los primeros Octubres que pude lograr hacerle un oleeeee al deprimente dolor que me punza el alma al extrañar horrorosamente a mi hermano,espero que el 24 de Diciembre,dìa en que otro ser humano de mis màs profundos afectos se fue,pueda zafar (?) again... :(

Y poder exteriorizarlo CECIL,tiene su lado bueno,aunque el dolor y demases sentimientos,persistan para siempre...

BESITO CON ABRACITO

G.B. dijo...

Cecil:
Te comprendo perfectamente, me pasa tal cual lo escribiste. Octubre partio en dos mi vida, y mi corazon. Desde alli intente perder la memoria para fechas de este tipo.
Amnesia de Octubre necesito, porque me quedo sin respirar y me duele el alma.
Ya se fue, ahora a apechugar para levantarme en los proximos meses.
Saludos