9.10.10

El desubicado perenne

De todos los personajes nefastos que pululan por el orbe, pocos me sublevan tanto como el desubicado perenne. Personaje ubicuo en su propia desorientación, es, a los ojos de los demás, prácticamente inimputable. La misma clase de persona que califica como ‘buenos’ a los que, en realidad, son boludos, suele percibir al desubicado perenne como un ‘colgado’ o como un personaje ‘simpaticón’. De más está decir que ese error de juicio es devastador para la salud mental de quienes debemos lidiar con ellos a cada paso.
El desubicado perenne parece tener una atrofia neuronal que le impide percibir e interpretar adecuadamente los estímulos de la realidad que lo circunda. Por eso, siempre dice cosas que no debería en el lugar menos indicado, va en ojotas a eventos de gala o lleva vino berreta a la casa de un sommelier. Cuando era chico, era el que buchoneaba a sus compañeros ante el director de la escuela o el que boqueaba cada desliz de sus hermanos en las reuniones familiares. Mientras la víctimas de su desubicación quieren molerlo a patadas por infeliz, el desubicado perenne siempre encuentra algún benefactor, una especie de mecenas de su idiotez infinita, que trata de calmar las aguas con frases del tipo: ‘Tenele paciencia a fulanito, él es así’ o bien ‘Qué vas a hacer, fulanito no se da cuenta de las cosas que hace’.
Ha llegado el momento de acabar con esa compasión ridícula. Si el desubicado perenne no se da cuenta de las cosas que hace, peor para él. Tiene que haber algún método que acabe con su inimputabilidad puesto que, más de una vez, los hemos sorprendido riéndose por lo bajo de las hecatombes generadas por su supuesta falta de filtros y/o de límites. El DP debe ser puesto en evidencia, no tanto por él, que jamás llegará a darse cuenta, sino más bien, por los demás.
Es hora de que dejemos de pensar que el desubicado perenne es simplemente un bobito. No hay nada en el mundo que justifique la impunidad de los actos voluntarios. No seamos cómplices, por el amor de buddha.

8 comentarios:

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Priiiiii y pliiiiii


in your faces!!!!! yeah

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ah sí, quien no conoce un DP. esos que hacen las cosas sin querer, pero uno sabe perfectamente que son adrede. Que como conocen que tienen impunidad para hacer las peores imbecilidades, las hacen sin pudor.

Yo conozco varios, y se hacen los boludos con una facilidad incomparable. Lejos de ser tontitos, son mas vivos que nosotros, todos juntos!!!


les odeo.

Lucy in the sky. dijo...

Haga patria: mate a un DP.

La "se" de la bahía dijo...

Ya encendí mi antorcha para llevar el martes a la escuela y matar a la DP que trabaja conmigo!!!
NO ME CREO que no "tengan conciencia" de sus actos, basta ya! Terminan saliendo siempre ilesos y sus consecuencias las pagamos (nos)otros!!

REM dijo...

siempre es más peligroso un boludo que un malvado: uno sabe que esperar de la gente con malicia en cambio de un boludo...
Para mi el DP es justamente un boludo y que encima se hace el boludo más de lo que es para salir impune de sus desubicaciones.

Pepe dijo...

Estimados:

yo confieso ante ustedes, ¡Oh antorcheadores!, que en muchas oportunidades he actuado como un desubicado y por lo tanto me pongo a su disposición para recibir sus comentarios

Salu2

Pepe

Cucú Kitsch and Sant dijo...

Yo también he sido medio desubicada pero el perfil del DP me supera ampliamente, sería el de un Demencial Pelotudo!

me siento aliviada

Maggie dijo...

Por mi naturaleza un tanto ácida, yo suelo ser de las que lanza una mirada asesina al DP cada vez que hace una de las suyas. O mejor, suspiro profundamente y sigo con mi vida como si nada hubiese pasado, para que de esa manera el DP se de cuenta de que sus comentarios están de más... "Calladitos se ven más bonitos"... Bueno, quizá no bonitos, pero al menos así sus probabilidades de sobrevivir aumentan.
Hablando de otra cosa, mi estimada Cecil, siempre me he preguntado si usted es secretamente acosada por los más fieles lectores de este blog. Lo digo porque muchas veces entro por casualidad a los pocos minutos de haberse publicado una entrada y me sorprende encontrar al menos 5 comentarios de personas diferentes. No se a usted, pero a mí eso me daría miedito!!