3.10.10

Camino al cadalso

Siempre sentí que la situación de examen era un tanto absurda: la sola idea de que alguien se sentara a preguntar sistemáticamente cosas que ya sabía me parecía un teatro ridículo del que todos podríamos prescindir. Pero mientras la jugaba de alumna, aceptaba ese jueguito sin mayores inconvenientes. El tema se hizo insostenible cuando me tocó jugar del otro lado de la mesa: cuando se esperaba que yo diera el puntapié inicial, poniendo cara de 'me.tomo.re.enserio.esto', y que dirigiera de algún modo esa obrita en la que todos fingen saber de qué se habla.
Desde febrero de este año [un poco, por suerte y otro poco, por obligación], no me he visto envuelta en situación semejante. Durante siete meses, pude ser yo misma en todos los ámbitos de la vida y no me vi obligada a fingir que creía en las reglas ridículas de un sistema que se cae a pedazos por su propia rigidez. Sin embargo, dentro de cinco días, tengo que jugar otra vez. Y, para empeorar las cosas, me toca volver al lado sudoroso y tembloroso de la mesa, me toca volver al lugar de la víctima, del juzgado por el tribunal.
Tengo todo preparado y la certeza de que voy a pasar una semana espantosa, alguna que otra noche de insomnio y que voy a sentir este nudo en el estómago hasta, al menos, las siete de la tarde del día viernes. Porque eso es lo que sucede cuando uno tiene la posibilidad de destruir el trabajo de dos años en menos de media hora [?].
Ahora bien, se supone que, a pesar de los nervios [?] o de la incomodidad [?], voy a poder decir lo que tengo que decir y voy a poder responder a las preguntas que me hagan. Pero, si eso no ocurre, si la embarro desde el comienzo, ¿qué hacer? ¿Hay que tener un plan B? Por ahora, lo único que se me ocurre es fingir un mareo y desmayarme dramáticamente en medio de la exposición, pero temo que mis dotes actorales no sean lo suficientemente verosímiles como para evitarme el suplicio de continuar, una vez repuesta [?], el resto de la presentación.
Por eso, estimados lectores, he decidido invocar su ingenio: ¿qué se les ocurre que puedo hacer si la cosa no funciona, que no sea, obviamente, apelar al ficticio desmayo? ¿Alguno ha tomado medidas extremas para salir ileso de un examen final? Vamos, cuéntenle a Cecil, que estará insome hasta el viernes [?], leyendo sus respuestas.

19 comentarios:

Etienne dijo...

Humm, que ahora recuerde, no he necesitado de recurrir a un plan b dramático, he salido airosamente con un aprobado o cabizbajo con un desaprobado en las ocasiones que me ha tocado enfrentar.

Lo que sí recuerdo es el trabajo de inteligencia que hacíamos para investigar el perfil del profesor: si tomaba preguntas de años anteriores, si era a desarrollar o múltiple choice, si tomaba el titular o dejaba a sus ayudantes hacerlo y todos esos datos que considerábamos vitales para la aprobación. Aparte de estudiar, por supuesto, que se piensa!

Etienne dijo...

Ehmm, PRI!!

Tomen ustedes!!


Si, Ustedes!!

Living Dead dijo...

Una buena idea es tomar la iniciativa. Intentar liderar lo que puede (y debería) tomarse como una instancia dialógica entre personas con cierta simetría de conocimientos.

"...Hola, buenas tardes, (sonrisa cálida).Voy a exponer sobre...(aquí va el tema. Pero de un modo que sea la puntita del iceberg: Nunca juegues el as en la primera mano)..."

Y ahí empezás a hablar. Una buena táctica es fingir entusiasmo en tu oratoria, con tanta vehemencia que no te dejás interrumpir para hacerte preguntas.

"...Ay, disculpe, es que el tema me fascina. A medida que preparaba el examen me iba involucrando más y más..."

De todas maneras, ya sabemos cómo es Cecil: Estudia sánscrito, llora y putea diciendo "no me sale, no me sale", y después se saca un 9,75.

El camino más corto es un lexotanil livianito.

Beso

Gaby dijo...

Recuerdo que cuando tenía finales solía fantasear con que el mundo explotaba y yo me salvaba de dar ese final XD. Una vez que terminé la facultad me prometí a mi misma nunca más rendir un examen y acá estoy, chocha de la vida.

Lo que sentís se llama cagazo hecho y derecho, no necesitás un plan b, vas a sentirlo siempre que te expongas a un examen. Lo raro para mí, más allá del miedo, era el momento después, como un "esto es todo? yastá? y ahora cómo me desacelero? Eso era terrible :S.

En fin, dejate de hinchar y porrrrrfavor no fumes tanto!

Besote!

Gaby dijo...

"








(faltaba)

La lectora dijo...

Bien, creo que deberías mandarle a todos los alumnos de la clase a la cual le tomarás examen un mail con este texto, para que entre todos ideen la mejor salida. Algo así como contraseñas "cuando yo digo los pájaros cantan de mañana es señal para que digas "fuego, fuego" y todos salgamos corriendo". Algo así, en colaboración entre vos y los condenados.

gabyta dijo...

una vez, quise zafar de una lección de inglés. Unas compañeras me dijeron que si me ponia una tiza en la boca, se me iba a bajar la presión (?) y en consecuencia sufriría un desmayo. Me puse la tiza en la boca, comenzó el examen y yo respondía con la tiza abajo de la lengua, esperanzada en que, de un momento a otro, me desplomaría en el suelo, pero no pasó. La profesora mencionó extrañada mi modo de hablar y me aplazó como correspondía.
Asique mi consejo es: No te pongas una tiza bajo la lengua, porque no funciona.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay què pregunta! siempre fui y rendí. Pero estaría bueno, de pronto, que de algun modo alguien desde afuera de la facultad, sepa como va la cosa en el aula, y llame para avisar que hay una bomba. Decime sino está buena!!!!!!!!


Calmate nena, que sabes un recontramonton, y te va a ir Super!!!!!!!!!!

Lucy in the sky. dijo...

Nada. Yo me presento siempre. Aún cuando no se un carajo. A pasar verguenza xD, pero me presento. En una de esas le cae una bomba al colegio y yo zafo y puedo alterar la planilla de notas, viste. O robarme un título, y esas cosas.

Lucy in the sky. dijo...

(Se mandó solo ¬¬).
Fijate, ¿no tenés amigos terroristas?

MARIA LAURA... dijo...

hay muy pocas fotos en tu blog.

Artus dijo...

vamos... vamos, que la defensa de la tesis seguro q' será un juego de niños para vos :)

no busquemos excusas para fumar :P

FELICITACIONES!! por la notiica sobre le casamiento; seguro q' Madre se pondrá contenta: la nena "sale" del concubinato :)

harás una fiesta al mejor estilo de Su Gimenéz o Mariana Nannis? Titarás la ciudad de Rosario por la ventana? ;) :D

besos y mucha merde!!

Bella dijo...

Jajajaja ¡qué pregunta!

Cecil, querida mía, imagino que vos sos un poco más o menos como yo, más 'más' que 'menos', así que no tengo consejos para darte porque a mi me pasaba lo mismo antes de cada examen. Moría un poquito cada día durante la semana previa y el día E no sabés cómo estaba, era terrible.

Lo único que te voy a recomendar es que no comas demasiado pan con manteca mientras repasás (durante la semana previa) porque después te cuesta bastante bajar esos panes del ortix jajajaja Imaginate, ¡cuatro años de finale a puro pan con manteca! jajajaja Así quedé :P

Besotes y éxitos, aunque no hace falta que te lo desee porque la tenés bien, bien, bien clara :D

R.Galatea dijo...

Como pronto estaré en tu misma situación, lo que se me ocurre es que los profes ese día estén de buen humor, con ganas de aprobarnos porque saben que somos buenas alumnas y nos digan que lo bien vestidas que fuimos a rendir. Qué se yo, aguante Cecil!

Cecil dijo...

oh, R.Galatea me entiende :D
Esta situación difiere bastante del examen clásico, porque tengo que ir a defender una tesis. O sea, no puedo hacer cualquier pavada de esas que nos permitían [?] como alumnos, porque se supone que soy una profesional [?] en condiciones de investigar. Lo bueno [?] es que ya sé que mi investigación está aprobada, pero me aterra tener que estar media hora, hablando de algo que ya todos leyeron. La idea de 'defensa' por sí misma me da ganas de llevarme un escudito. Cuando me pongo ligeramente nerviosa, tiendo a tirar chistes a mansalva, cosa que YA ME HAN PROHIBIDO. Voy a ver si medito [?] toda la semana. Si eso no funciona, me voy a entregar al alcohol [?], a ver qué sale :P


maría laura: fotos de qué? fotos para qué?

GABU dijo...

Mmmmmmmnosabrìa aconsejarte justamente yo respecto de medidas extremas,porque si bien soy lo suficientemente andaluza en la vida,en caso de exàmen los nervios me han traicionado siempre siempre,por ende se me iba toooooda la teatralizaciòn al joraca mismo!!! :/
jajajajjaajajjjjaja

P.D.:Por otro lado,ya sabemos que NO hay nothing que este mundo cruel nos depare,que una bueeeeena dosis de TRANQUINAL no apacigüe... :þ)

BESOS EMPASTILLADOS

Thamaz dijo...

Dra Cecil,

A una órden suya todos los fieles de la religión de la Antorcha nos movilizamos a las mismísimas puertas de la facultad, cortamos las calles de acceso y tomamos el hall de entrada al grito de:

"O le aprueban la tesis al profeta...
o antortorchamos todos juntos el planeta"

y asi vamos subiendo de tono las amenazas hasta conseguir la aprobación de la susodicha tesis o al menos un subsidio del gobierno para nuestra religión.

No dude, no titube, enfréntelos, que la verdad de la antorcha está de su lado.

Estamos con usted hasta el fin.

Thamaz
La antorcha es Dios y Cecil es su profeta

Cronopio dijo...

Que duro era estudiar.. yo hice algo parecido en algún momento y eramos un grupo de cuatro de los cuales 2 habían estudiado como corresponde, uno estaba bajo los efectos de algún sedante y el otro era yo que de memoria me había olvidado absolutamente todo pero todo.. u.u

Yo soy muy poco creativo.. me doy por muerto en seguida.. espero que usted pueda sobrellevar la situación y resolverla como corresponde.

REM dijo...

Cecil, cualquier defensa a una tesis baja de modo milagroso 24 horas antes asi como todas esas respuestas para un final o todo eso que intentás escribir por dias en un parcial domiciliario pero solo en el ultimo dia los dedos y el cerebro funcionan al unisono, no desesperes.

PD: ademas, si sos capaz de estudiar sanscrito, sos capaz de lograr cualquier cosa que te propongas