20.9.10

Talibanes de la ilusión

A sus casi 28 años, mi hermano todavía le echa en cara a mimadre lo que sufrió al descubrir que su muñeco de He-Man era trucho. Mientras sus amiguitos jugaban con un He-Man completamente articulado, de plástico denso y brillante, mi hermano notaba que el suyo no sólo permitía movimientos por demás toscos sino que, además, el pelito se le despintaba de un soplido. No contenta con esto, cuando llegó el turno de las Tortugas Ninja, mimadre hizo exactamente lo mismo. La diferencia fue que su hijo ya había sido herido por la truchez de sus juguetes y ya nada podía sorprenderlo.
Yo corrí igual suerte con la famosa Barbie. Primero, me arreglaron con una Darcy, que tenía cara de vieja, y que mi hermano amputó sin anestesia al grito de: 'Mirá cómo se abre de piernas'. Después, y en pleno desarrollo de mis actividades retóricas, empecé a pedir una Barbie de verdad. Yo quería la Barbie Cristal, obviamente, que venía con vestido, zapatos y anillito, pero mimadre no tuvo mejor idea que aparecer con la Barbie Tropical, que tenía el pelo larguísimo [que quedaba hecho estopa cuando lo mojabas, así que no te quedaba otra que cortarlo y dejarla punk] y una miserable mallita.
Hablando de estas cosas, me entero de que H. corrió igual suerte con sus juguetes. Recuerda con dolor todavía cómo, mucho tiempo después, descubrió la treta por la que sumadre les había hecho pasar bicicletas usadas por nuevas: las llenó de stickers que les daban apariencia de recién estrenadas.
Imagino que es peor una infancia sin juguetes a una infestada de juguetes truchos. No obstante ello, no puedo evitar repudiar a nuestros padres de clase media por tomarnos de bobitos y suponer que no íbamos a darnos cuenta de sus tretas ahorrativas. Ellos no imaginaban que por cada juguete trucho iba a quedar una huella imborrable en nuestra memoria y un reproche que, como letanía, se repetirá en cada oportunidad, hasta que la muerte nos separe. Porque cada juguete trucho ha sido una traición. Porque cada juguete trucho nos hacía pensar que no merecíamos los originales.
A pesar de ustedes y de sus juguetes wanna-be, hoy somos personas de bien [?], pero podíamos haber terminado en cualquier ejercicio de la falsificación. Ustedes, estimados devotos de la antorcha, piensen cuidadosamente qué van a regalarles a sus hijos de aquí en más: cada pequeño gesto es una huella, que resurgirá con fervor el día en el que sus retoños decidan en qué geriátrico los van a depositar.
Y ahora, ha llegado el momento de que todos purguemos nuestros recuerdos de ilusiones truncas: sin repetir y sin soplar, cuéntenle a Cecil con qué tretas los han estafado sus propios padres. Desde ya, muchas gracias.

36 comentarios:

Gaby dijo...

Supongo que ahora todos entenderá por qué me he comprado esta muñeca.

Pri y me voy porque tengo mucho que hacer :S

La Pé dijo...

Yo pedí hasta el cansancio el archiconocido "Goma-Goma" que hacía maravillas increíbles: ...gomagomabuenamigoeninviernosehaceabrigogloboinflablecaramelo... que porsupuestamente NUNCA hizo nada de eso, sino que era una especie de babosa de gomaespuma con una mano al final (?) y un abrojo que pegaba la mano en el lomo. Ya sé que ahí la culpa no era de mis padres, pero debía denunciarlo alguna vez.
Y cuando pedí la Aurorita me compraron una djfkgfhjk color mos-ta-za. Mostaza, Roberto! Nadie en el mundo tenía una bici más fea. Estoy segura. Tan segura cómo que era más barata que las rosa que tenían flequitos en el manubrio.
Y mi hermano me compró las pinturitas Tammy (que obviamente NO ERAN tammy) porque el esmalte se salía como un plástico en cuanto se secaba. La truchez personificada.

Elisa007_ Estrellandose contra el mundo que la rodea dijo...

pri!!!!!!!!!!!

Mary Reed dijo...

Lo mío es muy fuerte:
Somos 4 hermanos/as. YO la mayor.

Una navidad, mis viejos me dejaron una CARTA que decía:

Vale por un set de pinturitas.

Resulta que fueron a comprar todo a último momento, y como NO quedaban más pinturitas, me dejaron esa nota, porque les dió fiaca comprarme otra cosa.

Y lo peor, NUNCA pude canejar el vale. La respuesta fue "ya estás grande para esas boludeces, y vos ya sabés que Papá Noel no existe"...

Sepanlonnnnn!! me cagaron la pre-adolescencia.

Juan dijo...

Toda mi carrera profesional se vio trunca cuando el sordo pelotudo de Papá Noel, en lugar de la Adidas del Beto Alonso me trajo una vergonzante truchada de una marca horrible que por suerte olvidé. ( no se había inventado La Salada todavía )
Shame on you, Papanuel® !

Sil dijo...

Tal como conté acá http://sinrumboniorden.blogspot.com/2009/08/dia-del-nino.html mi mamá no me quiso comprar la Barbie (supongo que era muy cara), pero al año siguiente le compró una Barbie Cristal a mi hermana :( Después me regalaron una muñeca marca "Marcela", porque era esa o nada.

Gaby dijo...

Sil: oh por el amor de Maicol, eso merece la hoguera, LA HOGUERA! Porque el mensaje claro que se desprende es: por vos no voy a gastar esa plata, pero por tu hermana sí. Aaaaaaaaaaargh! Odio a los padres

R.Galatea dijo...

Yo quería la barbie original con todo y me miraban y me decían: no tengo plata! Ok está bien decía yo y no protestaba, de buenita nomás que era. Pasó el tiempo y mis hnas también pidieron la barbie original y a ellas sí le compraron una a cada una (somos 4 mujeres y 2 varones), malditos! Una de mis hnas se dio el lujo de enterrarla, porque decía que ya se murió la muñeca y no servía más. Y mi otra hna se le ocurrió hacerle peluquería y la puso en el foco de la lámpara de la mesa de luz encendida. Por eso, mi viejo vio mi cara de ¬¬ y me regaló un eskeletor original (en serio me regaló eso) y lo tengo guardado como si fuera oro =)

El alter ego de Mabel dijo...

no me acuerdo de un juguete, pero me acuerdo que una vez rompí tanto las pelotas con que quería ver nieve que me prometieron que si me iba al country en ese momento, iba a haber nieve en el freezer cuando volviéramos. DESCARADOS, FARSANTES.

GABU dijo...

No recuerdo haber sido lo suficientemente maldriada como para ponerme a patalear por una BarbieTùricos original 100%... ¬¬?

Lo mìo pasaba por los Rastis,los Pocketers y eventualmente le chafaba algùn autito a mi hermano,si,si,era una autèntica marimacho en mi niñez... :D

P.D.:Lo ùnico que no le perdonarè never in the puta life a mi señora Norma Bates mother,es el haberme querido engañar dicièndome que mis conejos habìan escapado,cuando en realidat siempre supe que se los donò a una vecina para que se los amlmorfara... ¡¡UN HORROR!!!

BESOS SIN FICCIONES :/

MateConDuraznos dijo...

Uh, mis padres eran los reyes del juguete trucho. Recuerdo la Barbie que no era Barbie, un Alf apelmazado que parecía un gato muerto a escobazos, y ya entrando en la pre adolescencia, yo quería las zapatillas Reebok (esas que ahora volvieron a estar de moda, botitas) y me compraron unas marca Event que supuestamente "eran iguales".

No sé cómo les sigo dirigiendo la palabra a mis progenitores...

Bella dijo...

Ay, creo que voy a ser la única que va a contar que obtuvo todo lo que pidió.

Ahora me da vergüenza comentar acá.

Oh, el Goma Goma! Uno de mis primeros juguetes! :)

Nunca pedí la Barbie, pero sí quería una Sarah Kay y me la compraron. También me regalaron la Fiorella Sabor-Luz con cabeza iluminable (?) que tanto quería, y encima les vino bárbaro porque me la compraron cuando nació mi hermano y me dijeron que 'Juan te la trajo'. Yo chocha, lo amé <3

Also, tuve una Aurorita, color amarillo huevo. Pero nunca me importó su marca: yo quería una bici y me la compraron. Eso es lo importante. Eso y que más tarde para mí se convirtió en el caballo de She-Ra jajajajaja

Cecil dijo...

lo de las botitas Event en lugar de las reebok parece que fue una moda ¬¬ con la salut de los pies no se juega, carajo :(

Lucy in the sky. dijo...

Todos mis traumas y problemas actuales son por culpa de mis juguetes truchos de la infancia (?).
Una vez le pedí a los reyes magos no me acuerdo qué mierda y me trajeron otra cosa porque supuestamente no había lo que yo le pedí. La otra cosa que me trajeron era más barata. No se si de verdad no había o me cagaron con muy poca consideración! La mejor parte (?) es que los reyes me dejaban una carta explicando el por qué no habían cumplido con mi pedido. Y a mi me resultaba curioso que alguno de los reyes tuviera la misma letra que mamá. Pero bué, cuando sos chico lo dejás pasar xD.

Artus dijo...

no tengo recuerdos de haber pedido algo a mis Padres,... digamos q' soy de otra "época" (menos consumista ?), o será q' con la frase, "la boca te la hizo un fraile", mi madre siempre lograba callarme. Lo único q' todavía puede molestarme es q' con tantas mudanzas, para "achicar" los bultos muchos de MIS juguetes han sido regalados; así perdí: un robot, una lancha con motor fuera de borda, un globo terráqueo (comprado con mis ahorros) y MI colección de autitos Match-box (mis ahorros, tambíén), q' aún hoy me duelennn @_@...

suerte q' los libros de la niñez y pre-adolescencia no se tocaron, fueron dados, en su momento, de motu proprio para niños q' los apreciaran y necesitaran :)

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

No me voy a poner a explicar por qué mi Pri y mi Pli, son los válidos, ya todos lo saben.


Decía, mimadre no sólo me hizo pasar betty por barbie, sino que, ademas, cuando se dignó a caer con una muñeca 'de marca' me regaló una Sara Key que no tenia tetitas!!!! ayyyyyyyy, por qué a mí!!!
Por otro lado no tuve bici hasta los 10 años, mas o menos.

igual, no me quejo, ella siempre cuenta que de niña, jugó con latitas de atún, las cuales hacía pasar por batería de cocina, [y barro y pasto, que hacían las veces de comida]. Pabrecita.

Hay que reconocer, que nosotros, y los chicos de antes en general, tenian[mos] una imaginacion mas basta, dado que tenían[mos] que hacer de cuenta que algo que no era, era.


Y así estamos...

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay lo de mary reed me conmovio!!! pobre, regalemosle un set de pinturitas, eso no se hace che!!!!

Cecil dijo...

siiiiiiiii, vamos todos [?] depositen dinero en mi cuenta, que le mandamos la pinturitas a Mary Reed :P

Sil dijo...

Snif.
Me hicieron acordar que una vez los reyes me trajeron un par de ojotas :( Pero bueno, como yo ya no creía en los reyes mi mamá me explicó que la plata no le alcanzaba para otra cosa.
Che, por qué será que todos éramos pobres en nuestra infancia?

Rafa dijo...

La madre que te parió, Cecil. Nunca me das oportunidad de comentar. Iba por menos de la mitad del post y ya estaba pensando en comentar: "¿Y el gusto que te va a dar por el cuerpo el día que los encierres en un asilo?"... y me encuentro con tu "el día en el que sus retoños decidan en qué geriátrico los van a depositar".

En fin... veo que los míos no son los únicos putos. Ojalá ardan todos en el infierno con la re puta madre que los re parió.

Conta Dora dijo...

Mi padre se negó a comprarme la "Bañera de Pancita" y me compró una trucha, la cual fue rechazada por mi, pero después empecé a usarla porque me dijeron que se la iban a dar a otra nena. ¬¬
Nunca me regalaron una Barbie, porque según mi madre, retorcían la mente de una nena, con ese cuerpo poco normal... :(

Besos!

Rafa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafa dijo...

Posdata:

Estemmm... En verdad, le compres lo que le compres a tus hijos, te van a meter en un asilo igualmente.

(Ahora sí).

Lucía dijo...

Yo por suerte tuve casi todos los juguetes que pedí, el trauma fue que cuando crecí mi mamá se los fue regalando a mis primas.

Todavía sufro en silencio por mi casita de Pinipon y mi casa rodante de Barbie...

Menna dijo...

Yo tuve la misma Barbie Tropical... apenas la sacabas del envase y ya tenía el pelo enredado, lleno de rastas ¬¬

Etienne dijo...

Humm, yo no pedia demasiado, de hecho el juguete más caro que tuve pudo haber sido un Mecano (que habia sido de mi viejo) o los Playmobils que "matábamos" con una pistola de banditas elásticas muy trucha.
NUNCA pedí un juguete que estaba de moda porque no es mi estilo (lo sigo aplicando a peliculas, libros, tendencias...)
Por lo demás, me hacía juguetes con maderas y clavos o inventaba canchas (y pelotitas) en pleno living familiar.

De todas maneras, me solidarizo con quienes no han obtenido los juguetes deseados, ya que sus hijos los martirizarán a conciencia.

diosesargentino JULIANO dijo...

un mono relojero que en la tele hablaba y me trajeron uno que si movía los ojitos era mucho.

Alma en su Laberinto dijo...

Hola!! (estoy estrenando teclado aquí mismito; no que importe, pero "necesitaba" decirlo!)

Lo que me he reído!!! Y me ha hecho pensar..... (además de que, como la leo en silencio, y le sigo las entradas gramaticales, ahora estoy sumamente perseguida con mi puntuación [?]).

Bueno, pensaba que no recuerdo particularmente "trucheces"... pero sí recuerdo eventos muy traumáticos en los cuales, por ejemplo, a mi hermano y a mí, literalmente se nos negó la niñez: nos habían regalado uno de esos dientes de drácula de plástico, que al ponerse en la boca encajaban, y mi madre nos los tiró a la basura!! O.O
(Probablemente a raíz de eso es que ahora puedo mirar todo tipo de películas y leer de todo MENOS las de vampiros.. Hmmm! Para pensar, ¿eh? EH!!). Y también recuerdo que quería anteojos oscuros, de esos de plástico, preciosos, y mi madre se negaba a comprármelos... ='( "porque son malos para la visión". Y también quería pintarme las uñas y tener anillos y... y... Ahhhhhhhh!!!! Buaaaahhh!!

Estem... bueno. Ésta es mi niñes frustrada!! Ya saben, permítanles a sus hijos ponerse dientes postizos y pintarse las uñas y cómprenles anteojos de sol de plástico. =oD

Saludos!!

Alma en su Laberinto dijo...

P.D.: "niñez". Hice "enter" en lugar de "vista previa". Horror.

Alma en su Laberinto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alma en su Laberinto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marce dijo...

Bueno, antes que nada debo decir, que me pareció formidable lo que escribiste. Mezcla de ternura, ironía, dejo de tristeza y comicidad, para arribar a una conclusión brillante "Porque cada juguete trucho ha sido una traición. Porque cada juguete trucho nos hacía pensar que no merecíamos los originales."
Encima, te diste el gusto de aconsejarnos sobre el final...

Cualquier cosa personal que pudiera aportar (porque por lo visto, la mayoría pasamos por lo mismo) opacaría el momento.

Si tienen tiempo y ganas escuchen el tango "Seis de Enero".

Saludos a todos, en especial a Mary Reed, jjaja ¿Cuál es el N° de cuenta?)

Mary Reed dijo...

Che! no lucren conmigo.

Hoy, por suerte, me puedo comprar todas las pinturitas que quiero :-)

Cecil dijo...

jajaja buenísimo, entonces, por favor, depositen todos en mi cuenta, así me creo [?] el fondo de desempleo :(

viajes dijo...

¡Buenas! Hemos visto que este blog también participa en los premios 20 blogs y nos hemos pasado para echarle un vistazo, nosotros también nos presentamos en la categoría de viajes http://lablogoteca.20minutos.es/blog-de-viajesnet-331/0/
Y no hemos querido irnos sin antes dejar un comentario.
Saludos y mucha suerte en el concurso, aunque la cosa está complicada...

Erica dijo...

Mi juegue era probablemente trucho, pero la vil trampa viene por otro lado

Mi madre me estafó con una muñeca de Pitufina que adoraba...
Resulta que un día desapareció sin dejar rastro y a pesar de buscarla por todos lados nunca apareció. Siempre la recordé y muchos años más tarde (realmente muchos), el tema salió a colación y cuando conté mi triste historia mi madre comentó como si nada: "pero si esa pitufina la tiré yo cuando se comento que los muñecos de los pitufos mataban a los chicos". :O

Sin palabras, aún hoy sigo traumada.


Besos tardíos