3.9.10

Haciendo amigos con H.

Lo nuestro es muy simple: si no esperamos a nadie, no respondemos al llamado del timbre. Quizás nos inquietamos un poco cuando sólo suena el nuestro, pero la inquietud no es tan fuerte como para obligarnos a atender. Este modus operandi nos evita tener que dialogar con vendedores ambulantes, con los que pretenden leer el medidor del gas y con cualquier otro tocador de timbre empedernido que ose molestarnos. El problema se produce cuando suena el timbre de la puerta. La perturbación aumenta ante la posibilidad de tener que interactuar simpáticamente con algún vecino que no conocemos, como sucedió hace un par de días.
Yo estaba hablando por teléfono con mimadre. Suena el timbre. H. me mira como si hubiera explotado un reactor nuclear en la cocina: "¿Qué hago?", me pregunta. "Y atendé", le digo, mientras le explico a mimadre la escena que está teniendo lugar in situ. H. interroga al tocador de timbre sin abrir la puerta. Una voz del otro lado nos anuncia que es la vecina de abajo. H. abre la puerta a regañadientes.
Vecina de abajo: Hola. Disculpá que te moleste, pero quería saber si te puedo hacer una encuesta.
Hasta ese momento no sabíamos de qué se trataba. Si te agarran por la calle en una circunstancia semejante, vos decís: 'no, gracias' y te vas. Pero cuando te lo pide un vecino, quizás lo pensás un segundo: si vas a tener que verle la caripela, como mínimo, dos años de tu vida, tratás de disminuir cualquier oportunidad de represalias. H. no pensó nada de esto y sin ningún titubeo, le espetó un claro y sonante: 'No, te agradezco pero no.' La señora enmudeció durante unos segundos. Cambió ostensiblemente el tono simpatiquero de sus primeros enunciados, se disculpó por la molestia e insistió en dejarnos un folletos, en los que se publicitaban programas de televisión que se emiten por un canal de cable que jamás hemos visto.
Y así fue como, sin esforzarnos mucho, nos convertimos en los antipáticos raros del edificio. Al fin y al cabo, qué puede esperarse de gente que cuelga sobre su puerta de entrada un pakua, que reniega del instinto gregario [?] y que entorpece el uso del ascensor con una mudanza. Seguramente, ese gato panzón que tienen se convierte por las noches en una bruja obesa, que grita con desesperación si alguien olvida dejarle abierto el paso a su bandeja sanitaria.
Es probable que este año [kw] no ganemos el premio de 'mejores vecinos'. Qué barbaridad.

27 comentarios:

Gaby dijo...

PRI?

Gaby dijo...

PRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, esaaaaa!

Yo tampoco le abro a nadie, que se vayan a romper a otra parte.

Bien por H. que se curtan ¬¬

Palmyto dijo...

en los amigos de H habria q incluir a un morocho pelilargo de villa gesell que hacia las veces de mozo en un barsucho que le sirvio a aquel un trago... conoces esa historia? es famosa!

gabyta dijo...

Cuando vivia en edificio hacia lo mismo.
Ahora vivo en casa y es un poco mas complicado, sobre todo cuando suena el timbre y puedo ver que es, ponele, un testigo de jehová, y sigo haciendo lo mio, pero iki va hacia la ventana, corre la cortina y se pega al vidrio. De todos modos no atiendo. pero cuando es un vecino no me quedan muchas alternativas. estoy demasiado expuesta. jajaa

GABU dijo...

Dior me libre y guarde de hacer sociales con el resto de los mortales!!!!

P.D.:Desde mi punto de vista (?) H actuò como corresponde,despuès de todo,si no dà,no dà y màs temprano que tarde,les iba a saltar la ficha de "raritos",o no?? ¬¬
jajajajajajajjaja

BESOS OSTRÀTICOS

Bella dijo...

H. la tiene clara. Oh, sí.

Mirá, yo tampoco socializo mucho con los vecinos, salvo que me los encuentre en el pasillo o en la terraza y les responda al saludo, por educación, nomás. Imaginate, ¿podría socializar con el de abajo, que siempre llama o se queja por algo que nosotros supuestamente "le hacemos"?

Actualmente estoy fantaseando con la siguiente situación: que un día de estos il Samurai me llama desesperado para saber si estoy bien, porque lo llamó una vecina (mujer, porque siempre son las mujeres las metiches) y le dijo que no le atendía la puerta.

Explícote: desde que mi casa quedó (finalmente) ordenada, trasladé mi trabajo a donde debe ser y, para que se mantenga el calorcito, cierro la puerta de dicha habitación (que no está ni cerca de la puerta de entrada del depto). Hacé las cuentas: puerta cerrada, música a un volumen razonable e hiper-concentración laboral... ¿te parece que voy a escuchar si me golpean la puerta?



Como bien dijo Gaby, 'que se curtan'.

MateConDuraznos dijo...

La reacción de H es la que tengo siempre que suena el timbre, ¿qué hago? ¿Me escondo? ¿Hago que no hay nadie? Es un momento de gran ansiedad.

Estuvo muy bien H., hoy es una encuesta, mañana una rifa, y pasado la vecina nos pide que le cuidemos al perro mientras está de vacaciones en Mar Chiquita.

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

Estoy con H. Cierta vez tocaron a mi puerta y resultó ser la vecina que había olvidado las llaves, estuvo hablando casi tres horas mientras llegó su hija a abrirle. Ese no fue el problema, si no que a la señora de mente de teflón todas las semanas se le quedabann las llaves olvidadas.

Grande H.

Los amigos del duende dijo...

Yo no atiendo timbre ni telefono fijo!!!... desde que volvi a vivir con mis padres que no puedo creer que la gente siga usando telefono fijo... por suerte tengo desde una de las ventanas de la casa un angulo divino donde puedo ver sin que nadie se entere quien esta tocando!!!...


OTRA COSA... ES DE VECINA GARACA Y COMPROMETEDORA DE OTROS VECINOS TOCARLES LA PUERTA PARA HACERLES UNA ENTREVISTA!!!... SALI A LA CALLE A LABURAR GARCA!!!!...

Estoy con H...

La Pé dijo...

Un tedio los vecinos. Yo cuando suena el timbre gralmente atino a bajar tele, radio o lo que haga ruido (como si el silencio fuera retroactivo), porque no me gusta que vengan a joder, si no espero a nadie. Ahora que tengo portero eléctrico... directamente ni me mosqueo.
H... un genio. (los vecinos ya los van a empezar a señalar como los "raritos antiencuestas")

*Consulta: lo del blog de oro sigue? porque yo cada vez que entro clickeo, vió?

Hernán dijo...

Interrumpo brevemente mi jornada laboral [?] para acotar algo clave en todo este relato: antes de abrir la puerta, pispeé por la mirilla y observé que eran no una, sino tres, personas del otro lado: la vecina y las que, creo (no le pregunté =P) serían sus 2 hijas. Apenas espetó lo de la "encuesta" ví lo que tenía entre sus manos: folletos de canal luz, con lo cual deduje de inmediato para dónde apuntaba el asunto.

Como taaaaan malo no soy, le acepté que nos dejara unos señaladores.

Todo bien con los que predican, pero gracias.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ayyy aplausos para H por su sinceridad!
aqui la cuota antisocial la cubro yo, que no conozco a nadie en el edificio de 4(cuatro, solo cuatro) departamentos que hay. y vivo aca hace casi 3 años. :D

Pero SDD habla hasta con las paredes y conoce vida y obra de tooooooooooodos los vecinos del barrio... una vieja chusma o un ser sociable?

no se.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

y redoblo la apuesta, nosotros, obviamente no atendemos el timbre, primero porque el portero no anda y no tenemos ascensor lo cual nos obliga a baar 4 pisos por escalera, y B) porque somos antisociables.

Pero ademas, tampoco atendemos el teléfono, bajo el lema: si es alguien conocido, nos llama al celular.

es genial!!!!

Sil dijo...

Pero está bien! Que la vecina haga como yo cuando tenía que hacer encuestas para la facultad, las inventaba.
Ahora, por qué H. le dijo "te agradezco pero no"? Agradecer qué? Que fue a romper las bolas? jajaja
Saludos!

Gabriela dijo...

Clap, clap, clap para H.

Sos groso, sabelo.

-igual yo desde la mirilla le hubiera largado un "¡no me interesa nada de lo que tengas para decir, vieja!"-

máx dijo...

Por lo que contestó H. imagino que las hijas no estaban taaaan buenas como para justificar un diálogo aunque sea cristiano y conseguirle así una novia a máx (desesperado mode on???)



(ya sé que estaba lady torch merodeando)

von Eisberg dijo...

Pero noooo! La relación con los vecinos es sa-gra-da. ¿Quién te va a avisar si se está incendiando tu depto?
Es necesario que recompongan de inmediato esta situación. Aquí van las instrucciones:
H. se presenta en la puerta del depto de la vecina en cuestión y toca el timbre. El diálogo debería ser más o menos así:
H.: Hola, soy Hernán, tu vecino. El otro día me tocaste el timbre. Disculpame, estuve un poco desatento.
Vecina: (asiente con la cabeza y pone cara de ofendida)
H.: Lo que sucede es que estoy preocupado porque mi negocio no anda bien.
Vecina: (escuchando ahora atentamente)
H.: Por eso me diste una idea genial y se me ocurrió hacer una encuesta de satisfacción de los clientes. Mirá, yo te dejo un consolador para vos y unas maripositas vaginales para tus hijas. La semana que viene vuelvo y me cuentan cómo anduvo la cosa. ¿Dale? Gracias, che. ¡Qué los disfruten!

Cecil dijo...

máx: sos gracioso? quéres que faje? [buenaaaaaaa]

von eisberg: le prometo que le mando la filmación de H. repitiendo su guión frente a la vecina. y de ahí, a Hollywood derecho :P


y no se quejen, después vuelvo y respondo TODO

Cecil dijo...

nadie vio que el acento en 'querés' está en el lugar equivocado

NADIE VIO NADA, ok?

Marcela Calderón dijo...

jajajajaaaaaaaaa. Aplausos a H.
Yo hubiera hecho lo mismo.
:D

La lectora dijo...

Jeje. Una vez, con mi hermana, estuvimos en silencio largas horas (tal vez fue menos, pero parecieron horas) para dar a entender que no estábamos, porque no queríamos tener que abrir la puerta. Bueno, pasó vaaaaaaarias veces. Lo terrible es cuando tocan el timbre justo cuando estabas con la tele encendida en volumen alto... o música... o hablando de un cuarto a otro en voz alta... ahí, hay que bajar los volúmenes rápido y desear que el imprudente que fue a tocarte el timbre no haya escuchado.

Mana-T dijo...

jejeje... a mí me pasa lo mismo, nunca atiendo. Pero corro con ventaja: el canal 98 de mi tele me muestra qué tipo de ser vivo está hinchándome las tetas con el timbre.

Igual, a menos que hayas acordado cita conmigo (?) no atiendo ni-en-pedo.

Por si acaso aclaro, no soy prostituta ni nada de eso eh... a ver si se malentiende lo de "pedir cita", ja.

Besos!

REM dijo...

que genial H!!! ojalá el mio fuera asi. Acá la antisocial soy yo, tanto que una vez una vecina me preguntó si ella me habia hecho algo malo o me habia molestado con algo porque no la saludaba. Contestacion REM: - es que no te conozco, yo no saludo a las personas que no conozco en la calle. Puedo saludar a una empleada de Pago Facil (con un seco "Hola" pero saludo), a el que me carga nafta pero a un desnocido de la calle no por mas que seas mi vecina

Living Dead dijo...

Yo le escapo a los vecinos, pero me encantan las encuestas. De hecho cuando veo alguien preguntando algo, corro hacia allí como una colegiala con la hormonas bullendo con tal de hacer oír mi punto de vista.

Pero celebro la hosquedad de H., digno adherente a la política de la antorcha.

Beso

Fritz dijo...

la alfombra de yute que engalana la entrada a mi casa reza "go away".

diosesargentino JULIANO dijo...

el no abrir la puerta es el ida y vuelta de los ciegos y sordos?

Erica dijo...

Hago exactamente lo mismo, no abro la puerta a menos que espere a alguien. -Y el telféfono no lo atieno porque si es un conocido tiene mi celu...

Aguanten los antisociales.


Beso