22.9.10

Atrocidad masticable

Como nos han repetido hasta el hartazgo que cada uno de nosotros es 'único e irrepetible', terminamos por creerlo. Entonces, siempre pensamos que tenemos alguna manía, alguna cualidad que nadie más tiene y nos aferramos a ella como si fuera una huella dactilar o un DNI: creemos que es lo que nos hace ser nosotros y no Ernesto, por ejemplo. Sin embargo, las interacciones con los otros nos demuestran que la gente, en general, se parece más de lo que parece y que esa manía que pensábamos 'única e irrepetible' es la misma que tienen los demás. Yo, de hecho, he ido descubriendo, gracias a este blog, que no estoy sola en mis obsesiones ridículas. No me ha cambiado la vida, pero al menos ya no creo ser un engendro sin igual. Y me ahorré la terapia.
Por eso, ahora, me atrevo [?] a compartir con ustedes mi total aversión por los caramelos masticables y mi demencial odio por los chicles. La sola idea de someter a mis dientes al penoso ejercicio de masticar esas porquerías me provoca arcadas profundas. Pensarán que el conjuro es muy simple: no comer caramelos, no comprar chicles y listo el pollo. No, señores, el asunto es mucho más complejo porque el aura de mi intolerancia involucra a los demás: me repugna a niveles indecibles el olor que emana de esas bazofias masticadas por otros y me desmayo de asco si alguien masca chicle a dos metros de mi persona. Me surmejo en una arcada interminable si alguien extrae el chicle de su boca y lo deposita en algún lugar visible y me descompongo si algún infeliz osa hacer un globo o toma un extremo de esa masa infecta y lo estira mientras lo sostiene con los dientes.
Más me asquean las excusas ridículas que involucran el mantener el aliento fresco [?] o la descarga de pulsiones ansiosas: lávense los dientes y acogoten un pato de hule si están nerviosos pero, por el amor de Buddha, dejen de masticar eso alrededor de mi persona.
Confío en que alguien más comparte este asco supremo por los mismo objetos. Si no es así, algún otro elemento nimio y común para los otros debe provocarles la náusea inexorable. No sean tímidos y cuéntenle a Cecil. Dicen que si purgás tus problemitas acá, te ahorras tres sesiones de terapia y se reducen en un 80% las probabilidades de que cometas un crimen pasional. Dicen.

25 comentarios:

cass dijo...

A la hoguera los que mastican chicle con la boca abierta.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

siiii Pri y PLi!!!!!!!!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay a ver... qué cosa me dá asco.. Me da asco que coman y luego beban sin haber tragado el bocado que tienen en la boca. Y peor si toman de una botellita y yo veo los cachos de comida que, me imagino, quedan flotando. DDDDDddddddddddddddddd al extremo, ddddddddddddd.

COn respecto al chicle, sos una loca! loca! a mí me gustan los chicles no para sacarme el mal aliento, igual no como tooooodo el tiempo, de vez en cuando.
Y estirarlo con los dedos, si es un asco! ddddddddd

Lucy in the sky. dijo...

Lo que te perdés :/.

La Pé dijo...

debo decir que los caramelos masticables me gustan mucho, y chicles como cada taaaaanto, no seguido. Pero me dá asco si, que me coman al lado con el clanch clanch de la boca abierta. Solución: mirada-fija-fulminante y chau picho.
Ahora, todavía no resuelvo el trauma de no poder tomar mate (que tampooooco me desvive de placer) con otra persona. De chiquita me quedó la impresión de ver a las viejas que no solo pintan la bombilla de rojo, sino que comen bizcochitos y dejan migas pegadas en la bombilla, ajjjjj
Igual ya medio mundo sabe que tengo problemas con la comida, no comparto cuchara, vaso, tenedor, etc...

MateConDuraznos dijo...

El chicle no, pobrecito no tiene la culpa (?), pero los homúnculos infames que hacen ruido al comerlo, deberían ser decapitados con un tenedor.

Aaaaah, ya me siento mejor. Gracias Cecil.

Geraldine dijo...

mira vos...a mi no me molesta...el unico planteo cercano al chicle me lo hizo una vez un novio muy celoso...."mascar chicle es de puta"....dijo.....
te espero por mi blog y si gustas intercambiamos enlaces..

Bella dijo...

No tengo problemas con los chicles, aunque no los como mucho porque terminan doliéndome las mandíbulas... sí detesto a los que mastican con la boca abierta y hacen ruidos.

Ahora bien, los caramelos masticables (salvo los Sugus) SON UN ASCO que deberían ser desterrados de toda la faz de la tierra. Se te pegan en los dientes, te dejan caries, te impiden hablar (peor que un chicle), tienen gustos horribles y perfumes más asquerosos... les detesto con todo mi ser.

¿Qué otra cosa detesto? Ver cuando la gente come desprolija, que revolea comida con el tenedor, empuja con los dedos para pincharla (WTF?), que come con la boca abierta o que le queda comida pegada en la comisura de los labios o incluso la pera. ASCOOOOOO

Los amigos del duende dijo...

No soy fan de los chicles pero todo bien!!!... hay algunos que estan buenos...

Igual... no sos especial por todo lo que te descomponen... y para colmo beldent te saca unos que duran mucho mas...

Gabriela dijo...

No como chicle, pero porque no puedo entender que no pueda tragarme algo que voy masticando un rato ya...
En cuanto a los caramelos masticables... jajajaja... me gustan los sugus y los palitos de la selva!!!
Perdón oh cecil...

GABU dijo...

"Dicen que si purgás tus problemitas acá, te ahorras tres sesiones de terapia y se reducen en un 80% las probabilidades de que cometas un crimen pasional. Dicen.

Dicen,no???? @_@
jajajajajajajjajaj

Me repugna hasta la indignaciòn ver a alguien manducarse un abominable caramelo MEDIA HORA,los detessssssstooooooo!!!!!

Pa' colmo tienen un tufillo asquerosiento que flota en la atmòsfera denso y persisitente...

BESOS GOLOSOS

Artus dijo...

cecil no sabés lo q' te perdés al NO comer SUGUS!!

a mi en particular no me agrada la gente q' masca chichle o mastica con al boca abierta, pero aparte de eso, No problem :)

recordá q' aquellos q' FUMAN, No están bien vistos. No mires la paja en el ojo ajeno :P

VIVAN los SUGUS!!

PD: ni q' decir de los sugus confitados *¬*

Mechicabota dijo...

No comparto lo del chicle ni lo de los caramelos, pero sí me molesta que los mastiquen con la boca abierta.

A ver... yo odio que bostecen sin taparse la boca, odio que coman galletitas o algo así y después estén varios minutos limpiándose con la lengua lo que le quedó en las encías. Odio que hagan ritmos golpeando sus anillos contra algo que haga ruido, como un caño.
Pero lo que más ODIO en todo el mundo es a los asquerosos de mierda que fuman mientras caminan por la calle. Son un ASCO y deberían ser DECAPITADOS. Vas caminando tranquilo y te viene de golpe este humo asqueroso y cancerígeno de un pelotudo que no piensa en que puede molestar a alguien. Son egocéntricos, altaneros e imbéciles.
Siempre digo que voy a ir con un tarro de pintura y le voy a tirar a los fumadores... total, como la calle es de todos y tengo derecho de hacer lo que se me canta las tarlipes...!

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

Me muero del asco si alguien se atreve a masticar lo que sea con la boca abierta... me entra el kamikase existencial y puedo terminar dándole en la jeta.

Ya me puse violento de sólo pensarlo.

Que viva el chile!!!!

Gaby dijo...

Aguanten los palitos de la selva!! Son riquísimos, sobre todo los gigante, aaaaaaay qué ricor, me tenté, me tenté! Ahora voy a comer uno delante tuyo muaaaaaaaajajajjaa!

Te mandaría saludos, pero no tiene sentido porque te tengo de esclava en la cocina haciéndome chop suey, babaaaaaaaa babaaaaaaaa

LaVieEnRose dijo...

Detesto el olor a las garrapiñadas...me hacen mal a la nariz y me duele la cabeza, por eso cuando está el garrapiñero abandono a quien camine conmigo y acelero a fondo media cuadra para q no me alcance el olor...o sino contengo la respiración lo máximo posible.
Y tb detesto a los fumadores de calle, como dijo Bella.
Y mataría a los conductores de moto con escape libre, sacan lo peor de mí.
Ah y tb soy enferma de los olores, huelo disimuladamente todo antes de comerlo (sin querer, a veces me da vergüenza)necesito que haya aromas ricos en todos lados.

Soy una histérica, no me había dado cuenta!!!! pobre concubino mío jejeje besos Cecil!

máx dijo...

uuuuhhh, lástima.

Soy extremadamente fanático de todos los caramelos masticables! (de hecho para mi cumpleaños me regalan bolsas, hehehe)

Pero concuerdo contigo en el temita chicles.

Saludos

Living Dead dijo...

Alguna vez me pasó...

Supe que chicle y celibato eran un solo sustantivo.

Y adiós, chicle.

Menna dijo...

Me gustan los chicles, pero no los como muy seguido.
ODIO a los que comen chicle y hacen ruido, a los que comen chicle con la boca abierta, a los que mientras hablan cambian el chicle de lugar, a los que guardan el chicle en el papel y después se lo vuelven a meter en la boca y definitivamente a los que pueden tener un mismo chicle durante más de una hora.

Los caramelos masticables me gustan mucho y nunca me provocaron caries.

Menna dijo...

Aaaah yo odio los chupetines pinito, pirulines o como les digan.
El que haya inventado esa porquería debe estar ardiendo en el infierno jaja.

REM dijo...

Detesto los caramelos masticables. ¿Qué le ven al Sugus? Inentendible. De chica consumia mucho chicle pero de grande me hice intolerante incluso hacia el ruido que emanan algunos cuando lo mastican.

Detesto la gente que habla con la boca llena de comida.
Lo que siempre pienso que es una particularidad mia (porque hasta ahora no encontré gente que la comparta) es la manía no compartir una pileta con mas de 4 o 5 personas debido a un trauma que tengo desde los 7 años por un episodio que sucedió en la pileta de la colonia donde mis padres me mandaban.

Etienne dijo...

A mi me gustan los caramelos flin paf, esos que son masticables ¡y tienen gusto a chicle!

Pero detesto a la gente que mastica con la boca abierta, eso si!

R.Galatea dijo...

Antes el chicle era mi pasión, usar aparatos me sacó las ganas y ahora me parece que masticarlos no tiene sentido.
Tengo la mala costumbre de oler todo, vasos, platos, ropa, etc. Me tengo que atajar.
Odio el mate y detesto a los fanáticos que no pueden vivir sin tomarlo.
Ah y odio los caramelos halls o mentoplus, son incomibles y empalagosos.

El alter ego de Mabel dijo...

soy tu némesis. mi obsesión son las minibolitas azules de los beldent verde y azul.

Marcela Calderón dijo...

jajajajaja.... No podés ser TAN intolerante, che...jajajajaja
;)