3.7.10

Ejemplo práctico del posible contagio esponjoidal

Cuando uno tiene cierta mirada sobre los aconteceres sociales, tiende a perder de vista los instantes en los que reproduce, involuntariamente, alguno de los vicios [?] interaccionales que tanto condena en los otros. Pero la mente reflexiva no descansa y, cada tanto, al percibir que uno se está comportando como 'la gente', te cachetea desde adentro y te dice: "si vos estuvieras mirando esto desde afuera, estarías criticándote sin piedad". Nobleza obliga.
Llego al local en el que, se supone, voy a adquirir un inconseguible manual de lengua rusa. Saludo al señor que me mira con cara de pocos amigos [?] y le anuncio que soy la persona que estaba buscando el libro. Su expresión cambia y se va a buscar el objeto. Cuando regresa y mientras intenta poner el librito en una bolsa que se retoba, sucede el siguiente diálogo:
Cecil: ¿No tenés otro?
Vendedor: No, son muy difíciles de conseguir.
Cecil: Sí, ya sé, es que estoy estudiando ruso...
Vendedor: Mirá qué bueno...
Cecil: ... y quizás a la profesora le interese tenerlo. Por eso pregunté.
Para una persona normal, nada extraño ha sucedido, pero desde la perspectiva de Cecil, se ha comentido un error garrafal: todos los enunciados que fueron emitidos después del 'ya sé' [que, si fuéramos rigurosos, también está de más] resultan absolutamente innecesarios y entran en el amplio espectro de frases ubicadas en la zona de 'a quién le importa'. Asimismo, una persona normal intepretaría la emisión del vendedor ['Mirá que bueno'] como una expresión de genuino interés frente a la actividad de los otros. Bien sabemos que en Cecilandia, ese enunciado significa: 'Ajá, contale a quien le importe', o bien 'Esto no es terapia de grupo. Si querés dar información que nadie te pidió, hacete el favor de pagarte un terapeuta'.
No es fácil vivir en Cecilandia. Eso podría explicar el imperdonable traspié que me ha ocurrido al atravesar los límites entre ambos mundos [?] e intentar comportarme como una persona normal. De todos modos, lo que importa aquí es la honestidad intelectual: si en condiciones normales me hubiera mofado de una persona que hiciera eso, debería hacerlo igualmente cuando soy yo la que roza las fronteras de la esponjidez.
Por que lo importante, señores, no es saber reírse [?] de uno mismo, sino hacerlo primero, para que los demás no se crean vivos y ocurrentes.

12 comentarios:

Telémaca dijo...

Mirá que bueno! :P

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Priiiii
PLiiii


esta muy bien ser autocrítica. A todos nos pasa confundirnos en algun momento.

Por otro lado, debo ser una de las pocas que no esta viendo el partido, dado que no han comentado aun, salvo telémaca. que claramente tampoco lo esta viendo... oh a comentado mientras cantaban el himno..

OH saludos cecil

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

dije, HA comentado... ¬¬

Gaby dijo...

Yo tampoco miro el partido XDD y me preguntaba qué clase de persona publica justo a esta hora XDD, en fin...

Sí, me pasa todo el tiempo, pero bueno estoy acostumbrada, soy sho en definitiva, me mando mocos de ese tipo todo el tiempo, ajajajaj!

Beso!

Etienne dijo...

Se puede estar mirando el partido y comentar al mismo tiempo...

...perdón, me demoré viendo si el tiro libre entraba...

...sin ningún problema.
Más allá de lo innecesaria de la explicación, por ahi uno tiende a justificar pedidos. A mi me pasa que los clientes me cuentan vida y obra de sus hijos, sus parientes, las razones que motivan ir a verme, entre otras muchas cosas, sin que yo se lo haya preguntado.
Si ahora me preguntás si me gustaría vivir en Cecilandia, capaz que me mudo con lo puesto, pero si lo pienso un cachito, me quedo por las obligaciones contraídas en la Ciudad.
(uff, casi del Pipita...)

Jesi dijo...

uno no puede mantenerse al margen de la contaminación ambiental toda su vida...

GABU dijo...

Màs temprano que tarde,todos seremos vìctima (?) de los estados alterados de la esponjidez y serìa buenìsimo repetìrnoslo mentalmente... O_o

P.D.:Y claro que es importantìsimo saber reìrse de uno mismo,esa creo que es la base fundamental para lograr estar màs allà del bien y del mal!! ;)

BESOS VACUNADOS :/

Polly Harvey dijo...

"Por eso pregunté" frase auxiliadora cuando uno se siente acorradalo por la indiferencia nuestro interlocutor. No se afane, que conviviendo con esponjidos todos los dias es imposible no ceder al contagio esponjoidal.

Prefiero Cecilandia que el mundo real, sobre todo en el apartado de "haciendo amigos". :p

R.Galatea dijo...

jajaja! Y bueno no debe ser fácil el idioma ruso, seguro te miran raro si osas contar que lo estudias.
Una vez me dijeron: "Che y porque no probás con el inglés?" Y yo puse cara de ¬¬ y contesté: "porque me gusta complicarme la vida y justo el chino mandarín me viene de novela!".
Está bueno Cecilandia!
Besos.

Living Dead dijo...

Cecilandia es un lugar complicado.

Un lugar donde se estudia Griego, Sánscrito y ahora...¡¡¡Ruso!!!

Debe entrarse a Cecilandia por una puerta pequeña, como la de algunas jugueterías de Shoppings.

Ah! Y en la aduana hay que probar haber leído no menos de 1800 libros y hacer (sin respirar) un mínimo de tres comentarios sarcásticos.

Igual debe ser un lugar interesante!

Beso

Bella dijo...

De vez en cuando, con estas cositas, nos damos cuenta de que somos humanos (?).


La pucha!

Hernán dijo...

Quizás sea la sobredosis de Fringe, pero por un instante confundí el relato con Olivia Dunham

=P