19.7.10

Dando la nota

La semana pasada, el senado aprobó una ley que le da a muchos un derecho que jamás debería haber sido cuestionado. Como no podía ser de otra manera, algunos funcionarios públicos, que no entienden la diferencia entre sus propias creencias y el rol que cumplen en la sociedad, salieron a decir que ellos se abstendrán de casar a personas del mismo sexo, porque 'eso va en contra de las leyes de dios' [sic]. Evidentemente, tantas horas de debates, de argumentos y de contrargumentos, no fueron suficiente. Señores, dejen de hacerse las Antígonas posmodernas, que ahí el asunto era otro.
Cada uno de nosotros tiene derecho a pensar como quiera y a adscribir a los sistemas conceptuales que le plazcan. Cualquier ser humano tiene derecho a discriminar, a ser racista, misógino, fanático religioso, intolerante, avaro, mezquino o miserable. Ahora, cuando ese ser humano ocupa una función pública esperamos de él una sola cosa: que respete y que haga cumplir la ley. Esperamos que ese ser humano suspenda en el ámbito público sus propias creencias y que actúe como un instrumento del aparato legal del Estado. El que no pueda hacer eso, el que sienta que su función es imponer a los otros sus propios pareceres, debería retirarse o dedicarse a la actividad privada. Cuando esta gente, que bien podría haber mantenido sus ideas dentro de su cabeza, decide transgredir una ley y anunciarlo en los medios de comunicación, está pidiendo a gritos que alguien los ponga en su lugar.
Hace unos meses, se condenó a una docente porque puso en las manos de sus alumnos carteles con los nombres de unos cuantos genocidas que, desde su perspectiva, eran personajes importantes de nuestra historia. Ahora, algunos funcionarios de los registros civiles se comportan del mismo modo que la docente desubicada: confunden lo privado y lo público, demostrando no tener ni la más remota idea de la responsabilidad implicada en la tarea pública. Es probable que mientras tengamos esta clase de funcionarios, obnubilados por el cachito insignificante de poder que algún amigote les ha otorgado, tengamos este país medio atado con alambre, en el que todo funciona por obra y gracia de la casualidad, que le chupa la sangre a las pilas de ciudadanos anónimos que tratan, día a día, de construir un lugar más justo para todos.
Lo que mata, señores, no es la humedad: es la confusión supina de nuestros funcionarios, que creen que su propia palabra es ley y que lo que hacen es un trabajo como cualquier otro y no un servicio a la comunidad.

71 comentarios:

Menna dijo...

PRIIII


PLIIII

La aplaudo muchacha.

Esa capacidad de separar lo privado de lo público está haciendo falta en estos tiempos porque, claro, todos somos superiores porque todos tenemos razón, sí, pero la tenemos dentro de nosotros mismos y no en todos los ámbitos como quiere creer más de uno.

Artus dijo...

Perdón, puedo adherirme a sus palabras? Tuve la misma idea, sí lo sucedido no está de acuerdo a sus creencias, renuncie mujer!!

Gracias por el escrito :)

GABU dijo...

CECIL: ¡¡YO TE VOTO!!!

Avisà cuando estes pergeñando tu postulaciòn,eh?! ¬¬

P.D.:Todavìa estoy esperando que a alguien se le caiga la idea de preguntar pùblicamente,desde cuàndo los derechos se hacen ley y como si fuera poco encima se cuestionan!!!

Este paìs da para cualquier cosa,menos,claro esta,para dar el ejemplo...

BESITO Y QUE AQUELLO QUE NO LOGRE MATARNOS,NOS FORTALEZCA,CARAJOSyMIERDAS =)

unoalseis dijo...

Es una pena que esta jueza de paz (y otros compañeritos que le han aparecido por ahí) no pueda distinguir los alcances de su función pública. Sus habilidades de exégeta son irrelevantes en un ámbito donde debe limitarse a hacer cumplir el código civil.
Sin embargo, se me ocurre que podrían presentarse algunas situaciones donde pueda considerarse la objeción de conciencia (claramente no es con el tema matrimonio igualitario), pero aún en esta hipotética situación no serían atendibles argumentos ligados al oscurantismo o la mitología para que la mentada objeción de conciencia pudiera ser atendida.
Y para finalizar, esta gente ya tiene suficiente sanción con llevarse a cuesta todos los días. Se pierden de algunas alegrías, me parece que debe ser un lindo acto casar a gente que se quiere y elige hacerlo. Excluirse de la alegría para vomitar chillidos medievales desde sitios oscuros y húmedos es bastante penoso.

Tu Analista dijo...

Estamos de acuerdo. Confundir lo publico con lo privado y más por alguien con tanta autoridad puede ser desastroso.

Saludos!

Gabriela dijo...

Ay, Cecil, pero lamentablemente existe esta gente. Y otra menos importante en su cargo, pero no por eso menos molesto -el mozo que te pide que no le hagas mimos a tu novia en el bar porque "hay chicos" por ejemplo-.
Hay que plantarse ahí y que se atreva a no casarte y perder su trabajo.

talita dijo...

la cuestión pertinente es que si se hace algo en contra de esta señora van a decir que es discriminación y que ahora como el lobby homosesual gobierna todo, los discriminados son los heterosesuales que ahora son "minoría". A mi me molesta poco que piense que soy enferma, pero esa mujer sabe exactamente que está haciendo cuando como jueza de paz dice esas cosas. Está mandando un mensaje clarito de "hacemos lo que se nos canta, porque total, atrás esta mama y papa iglesia..."
Juicio politico y destitución. Sino mañana voy e invoco el lévitico mientras vendo alegremente a mi hermana y mato a pedradas a mi esposa (porque ya puedo). Total, la señora jueza tienen que atenerse a las enseñazas de la biblia (ohh lord jebus!)
saludos!

Mana-T dijo...

Insisto: esto se soluciona con lanzallamas.
Posta, eh...

Cecil dijo...

perdón, pero lo del mozo censurando una demostración de afecto fue demasiado para mi beligerante aparato psíquico

ya mismo, gabriela, paseme dirección del bar y señas del mozo, que como dice Mana-t por ahí, esto se arregla con un lanzallamas

las cosas que hay que leer, midió

Jesi dijo...

y, se olvidan que los putos también les pagan el magro sueldito :P
aparte desde cuándo uno elige qué leyes cumplir y qué leyes no? es el acabóse

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
talita dijo...

(permiso Cecil)
Andrea, supongo que habrá muchos jueces a los que les disguste la idea. Pero un juez debe acatar la ley civil. Si quiere acatar la ley bíblica puede ser ministro de un culto.
ahora bien, si esa señora expresara su disidencia en privado, está en todo su derecho, nadie le puede decir algo en contra. pero su deber es aplicar la ley.
en su caso, que es psicóloga, se trata de una profesión liberal y está ud en todo su derecho de derivar a un paciente con el que no se sienta cómoda. es lo mejor que ud puede hacer, por ud y por su paciente.
Sin embargo, puede ser que algunas opiniones aquí vertidas no sean de lo más felices en torno a la tolerancia. Pero insisto, la tolerancia frente a la intolerancia (como la que expresa esta mujer, ya que no puede diferenciar la ley bíblica de la ley civil) me parece un franco acto de hipocresía.
La intolerancia no puede ser tolerada. La disidencia debe ser respetada. Pero la jueza, a las claras, no está dispuesta a ser tolerante y acatar una ley aprobada por el Congreso Nacional.
No estamos hablando de pena de muerte, estamos hablando de un casamiento.
Yo, que soy lesbiana, me puedo bancar que alguien venga y me diga que soy el demonio porque la biblia se lo dice. Pero si invoca a biblia para no tratarme en un hospital, cuando tengo 40 grados de fiebre, me parece un delito. Lo de la señora es lo mismo.
De hecho, yo me puedo bancar que venga un mozo y me diga que no ande a los besos con alguien porque hay niños, siempre y cuando NADIE esté a los besos. Y en caso de que parejas heterosexuales estén a los besos, yo puedo invocar la intolerancia de las personas. Porque si no les agrada, que está muy bien, se pueden retirar ellos, no nosotros. ¿Me explico?
saludos

Living Dead dijo...

Creo que está demostrado (perceptivamente, tal vez, ya que no hay encuestas que lo avalen) que el argentino medio, sin distinción de clases, es consevador y reaccionario.

Pareciera ser que hay más "Doñas Rosas" que "Che Guevaras".

Dando por válido ese argumento, vos pensás que va a ser fácil que el mozo, el albañil, el policía, la maestra -producto de la educación modena sarmientina, con sus años de historia buena o mala- van a aceptar sin más estos cambios?

Otra discusión es explicar (siempre dando por válido el primer argumento, el de Argentina como país mayoritariamente de derecha o conservador), cómo se logró promulgar la ley en cuestión, si los legisladores son los representantes de ese pueblo que mayoritariamente la rechazaba.

Lo planteo sólo como reflexión, para marcar una voz que haga un poco de ruido entre tanta complacencia.

Saludos.

unoalseis dijo...

Andrea:
Entiendo lo que planteás.
Pero me parece que una persona que no puede superar sus prejuicios personales en una función pública, tal vez no esté calificada para ocupar el puesto que ejerce. Recordemos que estamos hablando de un juzgado de paz, donde una de sus acciones es casar civilmente a las personas. Probablemente los profesionales que se desempeñan en ámbitos privados puedan en cierto modo “seleccionar” sus casos/pacientes (vos trabajás en un hospital público?). Quienes trabajamos en instituciones públicas no debemos hacerlo, debemos entender que representamos al estado (por favor, no confundir con el gobierno).
Por otro lado está el enunciado de orden preventivo de la acción futura, el ponerse el traje antes de tiempo. ¿Qué se está queriendo decir al hacer esas declaraciones públicas apenas promulgada la ley?, ¿Hubo una relexión previa, una posibilidad de pensarSE y reconsiderar posturas?, ¿estas declaraciones tan cargadas de irracionalidad se hacen para defender una postura propia que se considera ética o se hace para insultar al otro, para aclararle por tiro de elevación que a pesar de lo que está escrito yo igual pienso que sos "desviado"?
Entiendo que vos no tenés un cartel en tu consultorio que diga: “fuera gays, yo no los atiendo”. Entiendo que platearás tus conflictos éticos, con los que podemos o no acordar, en un contexto de respeto.
Saludos.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

La verdad no hay mucho mas que agregar. Realmente dan vergüenza ajena. Deberian hacerse el favor de desaparecer. Anoche la veia a Carrio con ese discurso repetido, absoluto, obsoleto y no puedo entender como hay gente que levantando un crucifijo, se erige como un salvador del pais. Pero peor que eso es que todavia haya gente que les crea.

Living Dead dijo...

Andrea:

Mi comentario no te aludía, entendiste mal.

Sólo quise expresar MI lectura de lo que es la mayoría de la sociedad argentina, y mi percepción de que esa mayoría es reacia a la ley que se sancionó.

Y de algún modo poner en duda aquello de que "el pueblo no gobierna sino a través de sus representantes", ya que primó una posición diferente a la de la mayoría.

De hecho -asumiendo las diferencias ideológicas que en general tengo con Cecil (lo que no me priva de la admiración personal e intelectual que siento por ella)-trato de no opinar cuando toca algunos temas.

En este caso, creo que era una excelente ocasión para utilizar la herramienta de la consulta popular.

Vox populi, vox dei.

Saludos.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
talita dijo...

Andrea: para mi no es una urgencia casarme pero para otros sí. el punto es el siguiente: cuando uno asume una función pública asume defender la ley. Con el mismo argumento de la jueza, un policía podría no defenderme porque no le caen bien las lesbianas, y me deriva a otro oficial o agente.
Yo no creo que haya prioridades con respecto a la ejecuciónd e una ley. Para vos no es perentorio casarte, para otros si.
La objeción de conciencia es para los ciudadanos, no para los funcionarios. Tomo por ejemplo, un caso de un católico que decidiera que no puede casar a un católico con una judia porque eso está en contra las escrituras, o por que a él los matrimonios interraqciales. También ampararía el hecho de no permitir a un afrodescendiente casarse con una caucásica, sobre la base de que es racista. Vos me dirás que el racismo está mal, que la xenofobia es un problema social. La homofobia también. Esta señora tranquilamente se podría haber callado la boca y no haber casado a ningún gay (tampoco que le van a llover casos) y nadie si hubiera enterado de sus preferencias. El problema es que lo hizo público. Si un funcionario público, más un juez, dice que no piensa acatar la ley ¿qué queda para el resto?. ¿me explico la gravedad de la situación?.
Vuelvo a insistir, vos como no sos lesbiana ni tenés idea de lo que se pasa muchas veces. De hecho, a mi si me hubiera tocado la situación de que mi terapista me hubiera derivado por mi orientación sexual, realmente no hubiera acudido a terapia nuevamente.
La homofobia (esta jueza es homofóbica) mata. Digale a Natalia Gaitán, sino. Hacer pública esta postura justifica esos crímenes. Si yo a vos te parezco enferma está todo bien. No tengo problema. Pero no me lo digas. No me interesa. Ya estoy harta de que me lo digan sin conocerme.
saludos

von Eisberg dijo...

Andrea:
Es verdad que un médico que se negara a atender a un paciente aduciendo cuestiones religiosas o de otra índole personal, estaría incurriendo en abandono de persona. Esto es así porque, además, existe de por medio un juramento hipocrático.
Usted dice legitimar su decisión de derivar a los pacientes homosexuales en una postura ética. Coincido con otros comentaristas en que hace usted muy bien en derivarlos. Ahora bien, ¿cuál es el fundamento ético que usted invoca? Dicho fundamento, para ser realmente ético, no puede estar basado en la fe o en las creencias. La ética tiene que ver con la legitimación racional de un sistema moral (costumbres), no tiene que ver con lo que a mí me parece que está bien o mal.
La fe y las creencias que, según usted dice, nos atraviesan y no pueden ser separadas de la persona, pertenecen al ámbito privado y no pueden, bajo ningún concepto, trascender al ámbito público, máxime cuando se trata del cumplimiento de una magistratura. Si así no fuere, deberíamos dar por tierra con todo el aparato jurídico y volver a la bucólica época donde se invocaba al cielo como árbitro de justicia.
En estos días he leído y escuchado un sinfín de argumentos sin sustancia. Su presentación como cristiana, no católica y socialista me recuerda un poco a esas falacias argumentativas. Me parece imposible sostener que Jesús haya sido el primer socialista porque, según usted nos informa, la iglesia primitiva invitaba a sus seguidores a "poner todas sus pertenencias en común". ¿Qué entiende usted por socialismo? El socialismo propone la posesión y la administración pública de los medios de producción, en favor del interés de la sociedad en general, y no de clases o grupos particulares. Lo que usted describe, sin embargo, es un estilo de vida colectivista. Por cierto, muy adecuado para la supervivencia de una nueva doctrina (como lo fuera el cristianismo primigenio al que usted hace referencia), ya que garantiza la cohesión del grupo y le otorga autonomía con respecto a factores externos que podrían serle adversos.
¿Por qué no podemos leer o escuchar una posición sólida, racional, contundente, en contra de los homosexuales, en lugar de toda esta doxa (claqueteo de lenguas, decía Marco Aurelio)?
Sospecho, desde mi muy lesbiana ignorancia, que es porque no la hay.
Saludos cordialísimos.

Cecil: coincido con usted y con Artus. Gracias y besos.

unoalseis dijo...

Cecil, perdón por la intromisión pero quiero despejar una duda.
Living Dead, vos decís que tenemos una ley mejor de la que merecemos? Pst, a no afligirse por eso, che, estamos ampliamente compensados.
Saludos.
PS: Ah, desde mi muy heterosexual ignorancia, acompaño a von Eisberg en su sospecha.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabriela dijo...

Nahhh... lo del mozo fue hace muchos años y le pregunté "amablemente" si iba a proceder de la misma manera con otra pareja que estaba a unas mesas de distancia.
Por otro lado, coincido con talita, esa señora es funcionaria pública y como tal debe hacer el trabajo para el que le pagan y si eso crea un conflicto con su fe... bueno, puede renunciar.
Y hago una aclaración, nosotros somos minoría, sí, pero no por una cuestión matemática, los conceptos minoría o mayoría tienen que ver con el poder y no con el número.
En fin... el lanzallamas al mozo no hace falta, se incendió solito.

Cecil dijo...

1. a todo/as lo/as que pidieron "permiso" y/o disculpas por la intromisión: no hace falta, no es una intromisión; el espacio de los comentarios es de ustedes, no mío. la verdad, es siempre un placer leer sus argumentos y percibir que lo que pueda escribir tiene eco.
2. yo no tengo mucho más para decir que no sea lo que ya dije. ante las declaraciones de estos funcionarios, sólo me pareció interesante poder ir un poco más allá y ver cómo algunos hechos aparentemente desvinculados tienen, desde mi lectura, una misma raíz, que es la que estimo deberemos superar para construir un país más maduro.
3. quizás me equivoco, pero creo que no se puede hacer una 'consulta popular' cuando lo que está en juego es un derecho.
4. como dice talita por ahí, quizás pretender tolerancia con los intolerantes sea hipócrita. así y todo, la tolerancia tiene que ver con respetar el ámbito privado de las personas y su derecho de pensar lo que puedan. ahora, cuando esa opinión trasciende le privado, tenemos derecho a exigir que los funcionarios cumplan con su rol como es debido. eso no es intolerancia, es ubicación.
5. gabriela, dejame usar el lanzallamas... una antorchita, al menos... si tengo la antorcha prohibida, me cortás las piernas [?] :P

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo!

PD: mi aporte suena a poco, pero es lo que hay (¿?) y además es así!!!

Tu Analista dijo...

La decision de tomar o no tomar un paciente es totalmente personal y no es cuestionable. Pero que sea por su orientación sexual...

Por nuestra experiencia los pacientes homosexuales tienen los mismos problemas que cualquier otro, y hablan como cualquiera. Eso si uno puede escucharlos sin las orejas llenas de prejuicios.

Igual está bueno aceptar las propias limitaciones.

Saludos

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
talita dijo...

Cita de Andrea: Con esto no estoy equiparando matrimonio igualitario a aborto, por favor no se me mal interprete. La relación que encuentro entre ambos ejemplos es solamente el hecho de que son violentados los criterios morales de un ser humano que trabaja en un ámbito público.

El problema que yo veo es que se equipara (en el razonamiento) violentar los principios morales de un médico con los de un juez de la nación. Es el mismo contraejemplo que me ofreciste vos. Si alguien por sus convicciones morales considera que yo soy un ser enfermo y me niega asistencia hospitalaria por ser lesbiana, vos considerás que es abandono de persona.
Para la ley del aborto se prepararía una lista para que cada hospital cuente con personal que esté dispuesto a realizarlo. Y aquellos que no, deberán presentar sus objeciones. Moralmente, no es lo mismo un aborto que un matrimonio, al menos para mi.
Yo lo equipararía más con otro ejemplo del sistema jurídico: en nuestro país está asegurado el derecho a defensa en juicio. SI una persona no tiene dinero, se hace cargo un defensor público. Este derecho es inalienable. El abogado que es defensor público sabe que tal vez le toquen casos en los que las personas sean a todas luces, culpables -incluso de los delitos más aberrantes- y sin embargo es su deber como funcionario público asegurar su defensa en juicio. Es un deber que ellos voluntariamente aceptan al inscribirse como defensores públicos.
Aquí no se obliga a que nadie haga nada. Pero si sos juez de la nación, profesión que elegiste libremente, juraste defender las leyes que existen y que existirán. Hay un fallo de la corte suprema (ahora en abstracto, puesto que la ley ya se aprobó) que dice que esos artículos son inconstitucionales. Entonces, creo que el deber moral de una jueza es si considera que la ley ha cambiado para mal, renunciar a su función pues como funcionaria del poder judicial considera que ya no puede ser cumpliendo con su función de acatar las leyes.
Si ella no hubiera tenido la intención de levantar la polvareda que se levantó, simplemente, hubiera tomado su decisión en privado y cada vez que se presentara un caso similar, se iba de vacaciones y listo. Además, Andrea, la señora es de La Pampa ¿cuántos matrimonios gays te crees que va a celebrar en su vida? cinco, a lo sumo. No es que se le va ir el malón de putos y tortas a casarse.
Creo que el problema es que ella hizo públicas unas declaraciones que deberían haber quedado en el fuero privado.
Por último, me parece objetable su comportamiento por otra razón: si yo considero que la mujer es inferior al hombre, puesto que las escrituras así lo dicen (la mujer debe estar sometida a las decisiones de su padre, primero, y de su esposo, después) y me encuentro que debo mediar en una caso en donde la mujer abandonó a un hombre porque éste era violento y elaboro un fallo que dictamina, que pese a la violencia, esta mujer debe volver con su marido, porque ese es el valor de las escrituras ¿no estaré aplicando un valor mio que perjudica a una persona en una situación en donde la ley dice otra cosa?. Yo no creo que nadie en esta tierra esté libre de preceptos morales. Pero los sistemas jurídicos indican normas y reglas que deben ser seguidas para dar un pie de igualdad y poder decidir de manera objetiva, esto es: que en situaciones diferentes sea una misma vara la que se aplique.
Comparar una situación médica con una jurídica, no fue un ejemplo muy feliz para ninguna de las dos (ni en mi caso, ni en el tuyo). Creo el mejor ejemplo es compararlo con otras instancias jurídicas.

Cecil dijo...

andrea: entiendo la vinculación que establecés entre ambos "hechos", pero me cuesta ver la posibilidad de equipararlos, por los criterios morales que se vulneran en cada caso son diferentes. un médico no debe necesariamente adscribir a ninguna religión para considerar el aborto como un asesinato, que en ese caso, debe ser perpetrado por él. digo, él toma parte activa en la acción y por ello, debería tener el derecho a no hacerlo. en el caso del casamiento, no se le pide al funcionario que vaya en contra de sus propios criterios morales y que él mismo se case con una persona de su mismo sexo: los que se casan son los otros. su única función ahí es brindar las condiciones legales para que otros seres humanos ejerzan sus derechos. por eso, me parece que no son actos equiparables.

supongamos que un día a mí se me ocurre que le voy a dar clase sólo a los chicos que me caen bien o que me parecen inteligentes. entonces, le pido a la directora de la escuela que otro se haga cargo de enseñarle al resto. probablemente, la directora me pida que me ubique, porque yo estoy ahí para cumplir una función determinada y que si no me gusta, que me vaya. ¿es intolerante la directora conmigo?
nadie nos obliga a dedicarnos a algo en particular, es una elección. y si uno no está dispuesto a cumplir con todas las obligaciones que implica ese trabajo, sí, creo que debería dedicarse a otra cosa.
si llegara el día en el que a mí se me ocurriera hacer este tipo de diferencias entre mis alumnos, me gustaría que hubiera alguien que me ubicara y que me dijera que es hora de dejar la docencia y que me dedique a la vida contemplativa.

Cecil dijo...

talita, tu explicación ha sido mucho más precisa que la mía. gracias!

La Maga de Lioncourt dijo...

Sabes que acá los políticos están muy ocupados peleándose entre ellos por cuestiones triviales que solo les puede incumbir a ellos. Es un poco ilógico esperar de ellos que representen la voz del pueblo... eso o el pueblo va en decadencia...

Lo bueno de que aprobaran la ley es que al fin lo hicieran. La homosexualidad ha existido desde principios de la historia, pero casi se aprueba junto a la posesión de drogas...

Hay gente que no se ubica.

Beso.

unoalseis dijo...

Ya que a Cecil no le molesta y estoy de vacaciones y con bastante tiempo libre, arranco:
Andrea:
Significa un gran esfuerzo para mí seguirte en la relación que planteás entre matrimonio y aborto, por lo tanto dejo ese punto para comentaristas más capacitados que yo.
Creo que el eje del debate no es sólo la objeción de conciencia, sino los argumentos que se esgrimen para hacer uso de la misma. Si leés las declaraciones de la jueza su argumento es “dios no aprueba las cosas malas”. Vos, bien aclarás que en el momento de derivar a un paciente, el problema lo tenés vos, no el paciente. Aquí el caso es bien distinto. Si esta jueza plantease “YO tengo una formación que ME IMPIDE casar a dos personas del mismo sexo, entiendo que es un derecho al que deben acceder pero YO NO PUEDO”, la cuestión es muy distinta, porque arranca planteando su limitación. Pero en este caso pone la razón en el otro “hacen algo que está mal “. Si no podemos entender esta diferencia en los enunciados, estamos fritos.
¿Y esa necesidad de hacer público el rechazo, aún cuando no tenía un caso concreto en lo inmediato?, ¿Tan difícil es ponerse por un momento en los zapatos del que tenemos enfrente y plantear nuestra limitación sin lastimar al otro?, se llama empatía y eso sí debe ser condición sine qua non en cualquier persona que trabaje en la actividad pública.
Por otro lado, que hubiera pasado si antes de la promulgación de esta ley una pareja de varones o mujeres se planta ante un juzgado de paz y le toca un juez de paz formado en los lineamientos de la revolución francesa (ponele) que opina que a él le es imposible negarle igualdad de derechos a alguien desde su más profunda convicción moral y ética y qué por lo tanto va a casarlos igual, a pesar de que el código civil vigente diga lo contrario y que en el momento de pronunciar el famoso “hombre y mujer” el dirá contrayentes y sanseacabó. No sé, ejemplos que tb a mí se me ocurren…
Saludos.
PS: El juez de paz de Concordia a propósito de su negación para casar a parejas del mismo sexo señaló su condición de abogado canónico. Ni siquiera merece medio esfuerzo intepretativo, vaya a ejercer su profesión a Roma, sr, yo qué sé.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabriela dijo...

talita: póngome de pie y aplaudo por diez minutos seguidos a su argumentación, cuando sea grande quiero ser como usted [ah, ya soy más grande que usted...ok...no tengo remedio].
cecil: ¿cómo le voy a cortar las piernas? si usted quiere nos buscamos un mozo homófobo pa'lanzallamear...

unoalseis dijo...

Cecil: para el próximo debate que se arme en su blog a mí me anota del bando de Talita, ok?. Ahhhhh, canté primero, chiva, chiva...

talita dijo...

unoalseis su explicación fue muy atinada también!!
gracias cecil y gabriela. me pongo colorada.

REM dijo...

el post es excelente y yo tambien me anoto para el bando de Talita en el proximo debate. Sinceramente no escribo más porque hay cosas que me exaspera leer y creo que tanto Talita como Tu Analista y Uno al Seis han expuesto argumentos convincentes y de una manera respetuosa

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

No concuerdo con Andrea, y como muchos saben, tambien soy psicologa.

Depende qué tipo de psicología ejerzas, no es lo mismo, de pronto, un psicologo especializado en vejez o adultos, que no atiende niños, por una cuestión de especializacion, que decir que uno no atiende homosexuales, ¿por qué?

Para decir que uno deriva un paciente porque no se siente capacitado para atenderlo, primero, me parece, debería conocerlo. Luego, uno verá si deriva o no, dependiendo la patalogía, si es que la hay.

Los homosexuales no son todos iguales por el simple hecho de ser homosexuales.
Por lo tanto no es válido decir que uno no lo atiende por sus propias limitaciones. O acaso, uno es adivino y de antemano sin mediar entrevistas, sabe con qué clase de paciente se encuentra?.

Por otro lado, si Andrea trabaja en un hospital público y no se siente capacitada para atender HOMOSEXUALES, como si tuvieran un cartel en la frente que dice que son homosexuales o tuvieran una psiquis diferente a la de cualquier heterosexual, debería dejarle su puesto a otro Psicologo que sienta que puede atender todo 'tipo' de pacientes, es decir: heteros y homosexuales.

Los homosexuales, no son mas neuróticos, perversos o psicoticos que los heterosexuales, así que no entiendo en qué modo cambia el aparato psíquico de un paciente hetero a un paciente homosexual.


No se, no estoy de acuerdo.

Y sí estoy de acuerdo con Mi analista, o con talita, unoalseis, etc.


saludos!

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Andrea, al margen de que ahora hayas borrado tu comentario, es necesario que digas si medio o no medio entrevista, porque si estás diciendo DERIVO HOMOSEXUALES, ni yo ni nadie, puede inferir que ante una afirmacion tan categorica y absoluta, te estas refiriendo sólo a los homosexuales que conociste y trataste, y no a todos.

Por otro lado, lee bien, porque en ningun momento te juzgue como profesional, claramente, no te conozco. Lo unico que dije es que no concuerdo con tu decisión 'ETICA' de derivar homosexuales. Si no aclaras el motivo ni la cantidad, aduciendo que no estás capacitada, bancate, por otro lado, que te juzguen profesionalmente, porque te vuelvo a repetir, no es lo mismo derivar a UN paciente porque su patología te excede, a derivar a TODOS, -como dejo entrever tu primer comentario, que ahora borraste-, como si la homosexualidad en sí, fuese una patología.
Hacete cargo de lo que decis y pensas, en lugar de borrar un comentario, y ahora venir a decir que los demas te juzgan.
Te repito, no comparto tu 'etica' y tengo todo el derecho del mundo a decirlo y, a su vez, de pensar que un profesional que pone condiciones para atender, en un hospital público, aduciendo tener 'limitaciones' para atender pacientes, por su condición sexual, debería hacerse a un costado y dejarle el lugar a otro que se sienta capacitado para hacerlo.

La homosexualidad no es una patología, hace años que dejaron de ser 'pervertidos' ante la ciencia, lee a lacan, si tenes dudas.


O sea que no comprendo por qué, no estas capacitada para atenderlos si en verdad son tan psicoticos, neuroticos y perversos como cualquier heterosexual.

No lo entiendo y ademas, no lo comparto.

No hay nada que me interese menos que juzgarte, quedate tranquila.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

por si no te acordas, aca te pongo uno de los comentarios que pusiste, en el que das a entender que no es UN SOLO CASO sino varios... lo cual me dio a entender que no atendes NINGUN homosexual..

Blogger Andrea dijo...

unoalseis, sí trabajo para el ministerio y también en consultorio privado, y siempre fue sencillo realizar las derivaciones a un profesional más idóneo para asistir estos casos. Y con respecto a los planteos que haces, no sé, creo que es difícil dar respuesta a esas preguntas sin caer en los prejuicios.



saludos

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Andrea, vuelvo a decirte que no me interesa juzgarte. Tu discurso parece tener muchos espacios que se prestan a confusion. Sigo sosteniendo que amparada en la Etica, tenes un discurdo que como minimo a mi y sin tanta galanteria, como en los comentarios que te decian lo mismo que yo pero con diplomacia, puede ser calificado de homofobico. No te juzgo solo te leo. Equipara el casamiento gay con la posible ley de aborto es cualquier cosa, etica y moralmente no tiene nada que ver. Si el caso de tu paciente no esta en discusion y pertenece a una instancia de supervision, entonces no se porque lo citas como ejemplo, de algun modo, justificando a la jueza. Te vuelvo a repetir, no te juzgo solo te leo. Y en este punto si tenes la necesidad de derivar ESTOS casos deberias pensar la posibilidad de tratar el tema de la contratransferencia con tu terapeuta. Vuelvo a decir que un paciente homosexual no es mas psicotico, perverso, nwurotico que un paciente hetero. Es ahí donde tu justificacion Etica se cae. Y la homosexualidad no es una patologia. Me gustaria que nos cuentes desde donde, la condicion sexual de un paciente, te condiciona en el tratamiento, y no su patologiq, por ejemplo, como suele suceder.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay, Andrea, cuestión de fé me decis? en serio? te parece que considerar a otro ser humano un desviado por su eleccion sexual es cuestión de fé.

Respeto tu posición, pero sigo sin compartirla y sin entenderla.

Si no es homofobia, le pega en el palo, perdoname que te lo diga.

De todas formas, no deberia interesarte que alguien que no te conoce y que, fundamentalmente, no conoces, te diga que tu discurso, encubierto en una Etica dudosa, se confunde con homofobia.

No creo que sea como vos decís: cuestión de adherir a una concepción o a otra, en cierto modo, a ciegas.

Para mí tiene que ver con una nocion cuestión básica de que la elección sexual, no modifica nuestra psiquis, ni para un lado ni para el otro.

Todas las posiciones contrarias a la lacaniana que vos citás, jamás pudieron presentar un estudio científico que demostrara eso, o sí? [sin tener en cuenta que adler, por ejemplo, murio muchisimo antes que lacan, por lo que los avances a los que se llegó despues de su muerte, no pudo haberlos conocido, de hecho en 1973 la homosexualidad, salio del DSMIV]
Entonces, por qué suponer inicialmente y sin tener estudios científicos probados, si no es por una cuestion de homofobia, que ser hetero u homosexual cambia de algun modo el aparato psiquico, es decir, que la homosexualidad es una enfermedad?.

Y de ser así, no deberíamos ser los psicologos quienes tratásemos estos casos?

No sé, vuelvo a decirte, lejos de querer juzgarte, te leo, y la verdad me asusta que a esta altura de los acontecimientos, haya psicologos trabajando en hospitales publicos que piensan así :S.

De todas formas, lo respeto, calculo que harás bien tu trabajo, a pesar de no poder separar tu apreciacion personal de algo no probado cientificamente, con tu deber profesional.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

y sí andrea, la religión y la psicología no siempre se llevan bien.

Seguramente sos una excelente profesional, por eso estas trabajando en un hospital publico.

tal vez todo este 'malentendido?' surge porque en alguno de los comentarios que borraste, dijiste que era una desicion ética, y para mí la ética es otra cosa.

Si vos adheris, por religión o por lo que sea, a una corriente psicologica que considera que la homosexualidad es una patología, barbaro, estas en todo tu derecho de hacerlo, pero hablemos claro.

Eso era todo lo que yo decía.

Esta de más agregar que no estoy de acuerdo, pero lo digo como psicologa, no es juzgarte a vos, permitime tambien a mí, dar a conocer mi postura.

Si queres te miento y digo que tu forma de encarar este tema me parece la mejor, y tambien se que seguramente no te interse lo que yo pienso, pero como estamos 'hablando', o escribiendo, o intercambiando opiniones, digo lo que pienso nada mas. Del mismo modo, podes decirme que mi postura te parece desastrosa, y esta todo bien, es tu visión. Despues de todo cada una seguira ejerciendo su profesion como mas le plazca.



Saludos y no es mi intención ofenderte, simplemente soy directa al vertir mis opiniones.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

dije deCiSiON, perdon!

Gaby dijo...

Yo no soy psicóloga, pero me pregunto, y después qué? Ok, podés no atender a un paciente porque te da asquito (es mi interpretación, eh) su orientación sexual. Y después podés no atenderlo porque tiene cara de chorro, y después porque, no sé, te miró feo en la primera entrevista. De tal modo que podrías hacerte un cartelito: "solo se aceptan pacientes rubios, blancos, de ojos celestes, con creencias católicas apostólicas romanas, con trabajo fijo, obra social, sin antecedentes y sin enfermedades infecciosas". Es un poco duro no?

Es curioso, el cristianismo se dedica a perseguir "enfermos" todo el tiempo y a encontrar demonios donde hay deseo. Muy curioso.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tu Analista dijo...

Nosotras dejamos bien clarita nuestra posición en nuestros comentarios anteriores.

Sin embargo, leyendo el debate que se armó... quisieramos decir que está buenísimo el debate, pero no hace falta que estemos todos de acuerdo. Tenemos que respetar (todos) la diversidad de opiniones, incluso de nuestros colegas.
Y aunque no compartimos el criterio creemos que es mejor aceptar las limitaciones que cada uno tiene o cree tener como profesional, que tomar un paciente y atenderlo mal.

Haya paz.

Saludos!

Cecil dijo...

De acuerdo con tu analista, no hace falta que estemos todos de acuerdo. Me parece muy interesante que todos puedan dar su opinión y explicarla si sienten que es necesario. Después, cada uno vive como puede y, si tiene suerte, como quiere. Siempre me reconforta que quienes leen y comentan aquí se sientan libres para expresarse y defiendan sus posiciones.

Gaby dijo...

Andrea, dame un changüí, entendí todo lo que dijiste. Y aún así, sostengo mi opinión, se empieza discriminando a uno, y se sigue por otro, y otro más allá, las razones pueden ser de concepción teórica o simple cuestión de piel. Si yo tengo un alumno que tiene ideas liberales que van en contra de mis ideas marxistas, lo voy a derivar a otro docente? No, comparto con él mis ideas. Y te comento que Hitler, no odiaba aun judío en particular, sino que tenía "fundamentos teóricos" que sustentaron su accionar. La iglesia tenía fundamentos filosóficos para justificar la inquisición. Los europeos se construyeron toda una teoría evolucionista para justificar su accionar en África y esclavizar y masacrar a los pueblos originarios del continente. Lombrosso desarrolló una serie de identificaciones físicas para detectar a los delincuentes (que aún se sostiene hoy en el "tiene cara de delincuente"). Foucault, a quien seguramente leíste, pudo desatar la trama que encubre detrás de los "anormales" y explicar las formas de control sobre el cuerpo al que se llama enfermo. Ah, pero quizá Foucault no te guste mucho, después de todo era un "enfermito". Tampoco te gustará García Lorca, otro enfermito. Ni siquiera Platón o Sócrates, enfermitos ellos.

Hasta acá lo que pienso. Obviamente no nos vamos a poner de acuerdo.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Tu analista, es OBVIO que con Andrea no nos vamos a poner de acuerdo, porque partimos de bases muy diferentes.

El tema es que este 'debate' a mí, en lo particular, me sirvió porque no es lo mismo decir que por una limitación meramente personal (?) no me permite atender a UN paciente. A decir que adhiero a una concepción, no se cual, que dice que la homosexualidad es una enfermedad.

A mi la argumentación ética me sonaba, como mínimo, rara. Y no porque un psicologo no DEBA derivar un paciente si hay algo interno que no le permita atenderlo 'objetivamente', eso esta claro que se DEBE hacer, y es lo correcto. Pero, como le dije a Andrea en uno de mis comentarios, si el problema no es UN paciente sino todos, entonces su deber es otro, [ademas de derivar a los pacientes], sería reveer con su analista el tema de la contratranferencia.
Porque lo que no esta 'bien???' ponele, es que las creencias personales se interpongan en lo profesional, SOBRE TODO si estas trabajando en el sector público.

Ahora, si es una cuestión 'científica' como argumenta ella, entonces está bien. :) Digo, ya no se ampara simplemente en la ética de derivar pacientes por una cuestion de limitacion personal, [con personal me refiero a algo interno, como puede ser una creencia religiosa, que limite], sino que tiene una convicción científica que considera a esa persona enferma, enfermedad para la cual no tiene los conocimientos necesario a la hora de tratarla.

No se si se ve la diferencia.

Porque en el primer caso, podría suceder lo que dice Gaby, que se empiece por una cosa y se termine con otras.

Obvio que como yo adhiero a una concepcion diferente, para mí la homosexualidad no es una enfermedad, entonces, en ese punto, estaría mal que una creencia religiosa, ponele, o personal, [llamemosle homofobia], se interpusiera entre mis pacientes y yo. Eso me parecería poco profesional, repito, sobretodo si uno acepta un cargo en un hospital publico.

Y desde este punto NUNCA vamos a estar de acuerdo, como dice Gaby, la ciencia no siempre sirvió para lo que debería sino que, muchas veces, como en los casos que nombra, sirvió para separar y controlar. Y yo agrego: en nombre de la religión se ha hecho cada barrabasada.

Pero por lo menos, a traves de este debate, pude entender la postura de Andrea, la cual respeto.
Que me permita, tal vez desubicadamente como ella me dijo mas arriba, cuestionarla, no es una falta de respeto, al menos para mí.

En ningun momento, me parece, se le falto el respeto a nadie, de hecho por eso volvemos y seguimos debatiendo.

No entiendo la necesidad de pedir ¿paz?

despues de todo, como dije mas arriba, tenemos que tener en claro que cada uno seguira su vida y ejerciendo su profesion como mejor le plazca...

Tu Analista dijo...

Carolain, estamos de acuerdo en casi todo. Lo de pedir paz era solo un eufemismo. Tal vez tenga que ver con el rechazo que nos causa que los psicólogos estemos siempre peleándonos entre nosotros por pequeñas diferencias, teóricas o no, en vez de poder convivir enriqueciendonos con nuestros distintos puntos de vista sin tener que señalar al otro como errado por pensar distinto.
Que por supuesto se complica un poco cuando se toca el tema de la ética, que para uno es siempre irrenunciable.

Igual es un buen debate.

Besos

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

tu analista, ok entiendo lo del eufemismo.

Pero igual en este caso no creo que sean pequeñas diferencias teoricas, sino diferencias fundamentales, y de base.

A ver, tal vez me falta elegancia a la hora de expresarme, pero en ningun momento creo haber faltado el respeto, de hecho, se lo aclare a Andrea, cuando se sintió ofendida.

Es que aveces, las diferencias son tan grandes que es facil creer que el otro está atacando, cuando en verdad, solo está dando su opinion.


saludos.

Julia dijo...

Cuando conocí a mi psicóloga me dijo que ella necesitaba sentirse cómoda con el paciente para trabajar mejor, y esperaba que el paciente también elija al profesional, por tal motivo dejó de trabajar en una obra social porque debía trabajar con los pacientes que le "tocaban". Buena elección de ella de irse a lo privado para hacer uso de su derecho a elegir.

Creo que estaría feliz como paciente si el psicólogo prejuicioso que me tocara en suerte me derivara, porque tener alguien que me analice que me prejuzgue sería contraprudencente. No se hasta que punto los derivados no deberían estar agradecidos, a pesar de la barbaridad de que haya un profesional prejuicioso para atender pacientes en el ámbito público. Eso que lo deje para su consultorio privado.

Cuando se cumple una función pública no se puede elegir porque se parte de la igualdad, de la imparcialidad y de la objetividad.

De la misma manera un oficial del registro civil podría negarse a registrar recién nacidos de madres solteras y estaría incurriendo en la misma atrocidad que dijo esta señora a la que se empeñan en llamar jueza. Es apenas una oficial pública que tiene un cargo público que la habilita a casar gente, que no necesita ni siquiera tener formación legal, porque no aplica la ley, bajo ningún punto de vista. Aplicar la ley es la función jurisdiccional de los jueces, y los jueces no casan. Los jueces de paz no son jueces, algunos apenas tienen el secundario completo, son cargos políticos, la mayoría a dedo. Estos funcionarios públicos que pueden casar, no aplican la ley, sino que la cumplen, como cualquier hijo de vecino. Ellos tienen que cumplir con su trabajo, que es una función pública. No tienen derecho a cuestionar sus obligaciones. No pueden inhibirse ni ser recusados, no se confundan. No son jueces de la nación, ni de la provincia. Son empleados del estado que cumplen con su trabajo, como el que labura en un registro y anota un nacimiento, o un cambio de domicilio, o tramita de dni.
Aquí no pueden alegar objeción de conciencia ni nada por el estilo, porque su función no es juzgar.

Andrea dijo...

Disculpen chicos estos días estuve fumando

Cecil dijo...

ah bueno ¬¬

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

che andrea, se fumo pero antes borro todos sus comentarios!!!!!! ajajaja genial! qué nivel de discusion chicas, qué profesionales que tenemos carajo!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

y ahora parece que yo hablo sola, ajajaaj toy re loca :D

talita dijo...

Esto es indignante!!!!!!!!!
ahora no tengo ninguna contraargumentación!!!
no, esto es inadmisible!
exijo una explicación!!
andrea, fuma tranquila, pero no jodas en los blogs.
ahora, que lindo debate que se armó!

Gaby dijo...

Epa! Guaaaaaaaaaaaaat? O sea, no da, che!

unoalseis dijo...

Ufa, yo venía a decir que la religión no sólo parece llevarse mal con la psicología en particular (como dice Sweet carolain), sino también con la ciencia en general.
Pero ahora no digo nada y me voy chiflando bajito.
Que pena Andrea, transformaste un debate interesante en un monólogo polifónico y desarticulado.
Mecachendié!!!

La Maga de Lioncourt dijo...

Que injusto, yo me estaba fumando los comentarios y los estaba disfrutando!! :-P

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

talita, unoalseis, gaby, maga, jajajaj nos dejaron hablando sola/os carajo!!!! y yo que quería derivarle un par de pacientes a Andreíta! la pucha!