10.5.10

De las ventajas del empleado caracúlico

Para opacar un poco el tono de los post anteriores, hoy me tocó en suerte tratar con mi primera empleada caracúlica rosarina. No puedo afirmar que me atendió mal: simplemente ostentaba una cara de orto profunda y abismal e interactuaba lo menos posible con los clientes. Si bien es mucho más agradable que la persona que nos atiende en un comercio no tenga cara de si-entra-alguien-más-me-inmolo-clavándome-este-pincel-en-la-tráquea, son numerosas las ventajas de ser atendida por esta clase de sujetos, a saber:
1. No tendremos que contestar preguntas acerca de para qué queremos el/los objeto/s que estamos intentado adquirir.
2. No escucharemos chistes pavotes.
3. No nos veremos obligados a ser testigos del mundo interior del empleado: no sabremos qué desayunó ni a dónde se fue de vacaciones ni cuál es su comida preferida.
4. No tendremos que esperar a que el empleado termine de contarle algo a un compañero ni a otro cliente, porque no se le ocurre interactuar con nadie más allá de lo estrictamente necesario.
5. Sus respuestas monosilábicas y/o gestuales nos ahorrarán valiosísimos minutos de nuestro tiempo, que podremos desperdiciar viendo las reposiciones de Friends o en cualquier red social.
6. No deberemos escuchar las apreciaciones personales del empleado acerca de la calidad del objeto que pretendemos comprar, ni sus argumentaciones a favor o en contra de determinada marca.
7. El intercambio es limpio, diáfano y se desarrolla con la más eficiente economía de recursos.
Yo prefiero mil veces al empleado caracúlico pero correcto, que al me-hago-el-gracioso-pero-soy-un-pánfilo-a-pedal. Ustedes, ¿qué prefieren? Escucho ofertas [?].

15 comentarios:

Pepe dijo...

valoro mil veces mas al que tiene cara de jugador de poker y carisma de militar destituido que simplemente se limita a concretar la transacción solicitada y punto. Lo peor me ocurrió ayer al intentar explicarle a la tia de una panadería que quería 20 panes de un tipo y 10 del otro, lo cual resultó incomprensible para su debil neurona.

Lean dijo...

Me quedo toda la vida con el empleado caracúlico. Me agrada sentirme identificado, aún así yo no pueda actuar así con los clientes del local; No por la charla molesta, porque no me interesa la vida de nadie que venga a comprar, sino porque aunque yo conozca al cliente y me caiga para el ORRRRRRRRRRRRR%/, aún así debo poner cara de feliz cumpleaños, sino me como una re cagada a pedos por parte de mi jefe ¬¬

Un abrazo! =)

PS: PRI y PLI!

Gaby dijo...

Obviamente, es preferible la cara de toor antes que gente que te esté persiguiendo por todo el local. Es simple, ellos están laburando, uno quiere comprar, se interactúa lo justo y necesario, porque no queda otra.

Beso

Erica dijo...

Al caracúlico, si lugar a dudas. El amable me inspira sed de sangre.



Beso

REM dijo...

Prefiero alguien que atienda correctamente (conciso, monosilabico) aunque sea caraculico y no ganso/as que se extralimitan de simpaticos o qu te quieren usar de psicoanalista gratarola. No hablar de los que cuando pretendes una marca, como no la tienen, te quieren enchufar otra hablando pestes de la que pretendes en vez de decir claramente "no trabajamos esa marca"

REM dijo...

perdon por la pregunta descolgada pero recien viendo a la izquierda me doy cuenta que el reality-blog quedó colgado hace dos meses
¿CONSEGUISTE DEJAR DE FUMAR? SI ES ASI FELICITACIONES Y PASAME LA RECETA!!!!

Veroka dijo...

No me gustan los caraculicos pero a los dennnnsos que te quieren convencer a toda costa que te lo lleves que está de moda, no ves que se usa , todos lo llevan etc... los detessssto. Es más, cuando estoy viendo una vidriera y se acercan a decir: "buscabas algo?" me dan ganas de decirles: "si, que te esfumes"
Esta todo dicho.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

a mi me gusta todo cortito y al pie, no me importa la cara, mientras no me toree, esta todo bien, igual los odio, odio a todos.

lalalala :D


pri, pli! y que alguien venga a discutirmelo eh ¬¬

Lolita y El Profesor dijo...

Discrepo con la audiencia. Falaz es, a mi juicio, la disyuntiva.
Demasiada cara de traste hay en este país (en especial) y en el mundo (en general), como para que te atiendan mal en un negocio.
¡Oh! Altre tempore, altre mores! ¿Adónde quedaron aquellos encantadores tiempos del bolero y de los empleados que se esmeraban en atender al cliente?

El Profesor

MateConDuraznos dijo...

Oh, tuve una epifanía: yo sería una empleada caracúlica... Será por eso que en mis trabajos nunca nadie osó ponerme a atender a los seres humanos.

La practicidad ante todo: si voy al kiosko es porque quiero un paquete de chicles, no un nuevo amigo.

Bella dijo...

Cortito y al pie. Si puede ser amable, mejor. No soporto a los caracúlicos, pero tampoco a los hiper-comunicativos.

Al menos que me diga "buen día", "gracias" y "de nada".

Elisa007_ Estrellandose contra el mundo que la rodea dijo...

Prefiero el caraculico abismal y no es gracioso pelotudo-a-cuerda

GABU dijo...

Toda la vida me quedo con el que tiene caripela de upite!!!

Si total no lo quiero para generar vìnculos afectivos,que ponga y/o tenga la jeta que màs le guste mientras cumpla su tarea... ;)

BESUS

Etienne dijo...

A ver, si el empleado me atiende con cara de orto voy a tender a pensar que le molesta mi incursion consumista, ergo, me voy a calentar porque para que mierd* le pagan el sueldo, maldito bast... Ok, ya está.
Pero, si alguien a quien no conozco está contándome que ayer le hicieron una vasectomía al novio porque le gusta la fiesta pero no sus consecuencias, mientras intenta venderme una camisa para regalarle a mi jefe creo que preferiría morirme ahí mismo.
Conclusión: prefiero aquel que sin ponerse cargoso, te atiende bien, con esmero, con eficiencia y, si es posible, con una pequeña sonrisa (no importa si la esboza porque me olvidé la bragueta abierta, una sonrisa es una sonrisa).
Ya está!

La Pé dijo...

Si me das a elegir, también prefiero al caracúlico educado,es preferible al simpaticoquetecuentalavidaendiezminutos...

Al fin encontramos caracúlicos rosarinos! Yo sabia, rosario siempre estuvo cerca (?), de acá, al menos, ja