12.4.10

A secas

Esta mañana, una mujer se subió al colectivo, le pidió permiso al chofer y empezó a repartir sahumerios y estampitas. Hasta aquí, no parecía estar sucediendo nada fuera de lo común. Los que tomamos trenes y subtes en Buenos Aires estamos tan acostumbrados a la sucesión continua de vendedores ambulantes, que prácticamente hemos desarrollado un callo intracoclear que, normalmente, nos impide escuchar lo que estén diciendo. En Rosario, en cambio, o no es tan habitual el fenómeno o yo tomo pocos colectivos. No importa. La cuestión es que puse atención, porque era la primera vez, suponía, que me topaba con una vendedora ambulante rosarina.
Su torpeza en el reparto de los objetos era una clara señal de que no estaba habituada a ello. Mi sospecha se confirmó en su propio discurso. La señora trabaja limpiando casas. Tiene un hijo con HIV, que no recibe el beneficio de los medicamentos gratuitos. "No estoy acostumbrada a esto, pero lo que gano en el trabajo no me alcanza para nada", dijo, "esta es la segunda vez que pido en un colectivo. No estoy acostumbrada a esto...". Mientras volvía hacia la parte delantera del colectivo, algunos pasajeros quisieron devolverle las cosas que había entregado. No las quiso. Seguía repitiendo que no estaba acostumbrada a eso. Se bajó en la siguiente parada, pidiendo disculpas. Lloraba.
Hoy no hay remate gracioso, ni quejas por nimiedades absurdas y exageradas. Hoy hay indignación e impotencia así, a secas. Las conclusiones son de ustedes.

28 comentarios:

Gaby dijo...

PRIIIIIIIIII

Gaby dijo...

YEAAAAAAAAAAAAAAAAAH IN YOUR FACES!!!!

Palmyto dijo...

mentablemente es moneda corriente en los bondis rosarinos. pasa en los que tienen recorrido mas largo, quizas por eso no te tocaba. hay vendedores y hay gente que necesita y tambien la hay de los vivos q dicen lo mismo que la piba esta y uno termina cansandose... igualmente nunca se sabe

Cecil dijo...

palmyto: a mí me sorprendió el hecho de que esta mujer no lloró "para la tribuna", digamos. no lo hizo para dar lástima. de hecho, se bajó sin las cosas y sin las monedas que pedía... me enferma no poder hacer nada ante estas cosas :(

Cecil dijo...

gaby glamour: y el comentario sobre el post? ¬¬ será que me quedé ciega y no lo veo?

Gaby dijo...

A ver, hay vendedores que ya son personajes incluso divertidos, gente que ha hecho de la venta ambulante un modo de vida. Pero supongo que te referís a la gente que mendiga enferma o no, y frente a eso no hay reacciones posibles más que la indignación.

Beso!

PS: Callo intra what?

Gaby dijo...

Estaba escribiéndolo 'nb

Palmyto dijo...

habia entendido eso :P

Julia dijo...

Me partió el alma.

Cecil dijo...

gaby: callo intracoclear :P gugleá :P jajaja

no sé, hay gente que no se indigna, parece... :(

beso!

Cecil dijo...

palmyto: no me retez :( estaba dialogando nomás :P

Cecil dijo...

julia: a mí también :(

REM dijo...

¡por favor! indignacion, tristeza, impotencia. Porque ademas una puede contribuir con esa pobre señora pero ¿que podemos hacer ante la falta de solucion al problema de los medicamentos de su hijo? pregunto nomas, ya que lamentablemente no trabajo en ningun organismo estatal que puede llegar a ayudarla.

Marcela Calderón dijo...

Ay!
:(

Artus dijo...

cecil, no sé q' decirte. Con el tiempo uno se "endurece" con la mayoría de los vendedores. Recordás aquel cuento de Bradbury? "El Mendigo del Puente de O'Connell". La mayoría de las veces, eso sucede.

Tu relato desgarra, pues nos hace ver cúan solos estamos, o estaremos, sin nadie q' nos proteja - en el real sentido del término -
Ese sentido de "ser humano" y cuidar de otros.

Lo siento no puedo decir mucho, uno se queda con un nudo, entripado, o como quieras llamarlo. Preguntándose, por q'?

Saludo :(

La Maga dijo...

Prefiero analizar la actitud de la mujer. Creo que, inconscientemente, esperaba no ser escuchada y menos, ayudada.Ese pudor de creer que estaba usurpando el tiempo y el lugar ajenos, escuchando una voz que no era la propia, en un cuerpo y ademán extraño y un sitio diferente. Me imagino que tomó la decisión de mendigar (o casi), aún a sabiendas que sería en vano. Y su cerebro repitiendo entre lágrimas "-Te lo dije, te lo dije".

No solo dejó sahumerios, estampas y monedas. También su convencimiento.

Etienne dijo...

Es cierto lo del callo, aunque se pone jodido cuando se forma en la sensibilidad del individuo.
A veces, uno no escucha por costumbre porque viene castigado por los que mendigan con prepotencia, como si fuera una obligación de uno ayudarles. Y formulada así la frase debería aplicarse, además de los reales culpables (acá cada uno lo completa con quien crea conveniente), a toda la sociedad, por supuesto que en forma ordenada y no desarticulada.
Hace mal ver gente mendigando porque son pares, son iguales.

lau dijo...

en cba estas cuestiones ya son casi tan diarias y normales como en BA..

es de terror...

B.E.L.P. dijo...

Entiendo el post, comparto el sentimiento de indignación la tristeza, la impotencia, pero también me pregunto... qué nos diferencia, a los que sí "sentimos algo" ante estas situaciones, de los que no lo hacen, no se indignan, no se entristecen, no nada? Hacemos algo diferente? (y hablo en plural porque - absolutamente - me incluyo)

Bella dijo...

Me partió el alma.
De vez en cuando me pasa.

:(

La Pé dijo...

Es una de las cosas que me matan en las ciudades grandes, acá por suerte no se ve, pero cuando voy a Bs. As. se me parte el corazón, la gente camina como sin ver, debe ser cuestión de costumbre, andá a saber... pero para el que no lo ve, parece demasiado fuerte.

Tatuagem dijo...

Es triste...su estado de desesperación...madre es capaz de hacer de todo para su hijo.

GABU dijo...

Me hiciste moquear... =(

Una sola vez me pasò algo similar pero nadie se fue corriendo,despuès de entregar unos anillitos (por aquel entonces) si no podìas darle ni media moneda no te aceptaba bajo ningùn punto de vista que le devuelvas el artìculo (?)

P.D.:Claro que indigna y como!!!
PUTAMADRE!!

BESOS HUMANOS

Lean dijo...

Es así como dicen. En contados casos ves gente que REALMENTE está tocando fondo bajo sus circunstancias, y se ven impulsados a actuar como nunca creyeron. Te destruye...

Acá no suele pasar, no hay vendedores ambulantes en los micros, tampoco gente durmiendo en la calle, cómo me tocó ver por cantidades, una vez que salí de Caravana por Cap Fed y me tuve que volver, o lo mucho que me sorprendió ver al año, una señora durmiendo frente a la entrada de una librería, en pleno centro de La Plata.

Y por lo general trato de "ayudar", tampoco es que mi familia está en condiciones de comprar bolsas de comida/ropa/whatever como hicimos años atrás.

Y hay veces que me siento un pelotudo condecorado cuando luego me entero (pueblo chico infierno grande) que algunos a quienes me salió el gesto, en realidad lo hacen porque no quieren trabajar (estoy hablando de un caso puntual: un viejo de Aguas Verdes te pedía plata y se ofrecía para realizar trabajos de electricidad; varias veces lo llamé y no contestaba el teléfono. Poco tiempo después me enteré de que él sale por la mañana a pedir plata con ese "speech", y a la tarde se va a comprar sus cosas a Coto. Vive mejor que yo el muy HDP ¬¬)

No por eso habría que negarle una mano a alguien, si es que la economía se lo permite a uno (y a veces ni siquiera hace falta eso, hay gente que sólo quiere que los escuches...)

Besos Cecil

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

y, sí la verdad que indigna, y duele y da un 'coso' asì, como en la garganta... :S

Menna dijo...

Y sí... es que en los colectivos se dan muchas historias de vida, de trabajo, no sólo esas cosas que nos enojan...

Es una tristeza que pasen esas cosas... la gente no debería tener que hacer esas cosas, pero la injusticia te obliga a hacerlas, aunque no quieras.

Jesi dijo...

muy triste

Cecil dijo...

yo me preguntaba lo mismo que Belp: en qué cambia que me provoque tristeza e indignación si, al final, no hago nada para remediarlo? quizás no sea mi responsaibilidad, ok, pero el sentir o no indignación en realidad, cambia poco las cosas ¬¬

es un dilema ¬¬