22.1.10

La huequita modernosa

A simple vista, la huequita modernosa puede confundirse con un simulacro penoso de yegua malparida, o bien, con una mosquita muerta descerebrada. A diferencia de las otras, la huequita genera en los otros un sentimiento de vergüenza ajena que llega, a veces, hasta la compasión: nunca queda claro si opera por maldad o por pura idiotez. Vestida siempre a la moda, no pierde la oportunidad de hacer una puesta en escena de sus gestos “espontáneos”, ensayados durante horas frente al espejo del baño.
La huequita modernosa conoce solamente tres adjetivos: super-interesante, cool y profundo. Su uso y alternancia dependerá de los aires de intelectual que pretenda darse. Su biblioteca está atiborrada de libros de autoayuda de segunda línea, que lee sesudamente como si se tratara de la ‘crítica de la razón pura’. Memoriza con muchísimo esfuerzo las frases que “le llegan al corazón” y las repite como si fuera una tarjeta prefabricada. Fiel a los postulados de las revistas para huequitas modernosas, trabaja en una oficina sólo para asistir a los after-hour; es habitué de los lugares in y suele calificar como ‘grasa’ cualquier cosa que su magro cerebrito sea incapaz de concebir.
Desde la adolescencia, la huequita sueña con modificar su cuerpo a base de cirugías: tiene collages de fotos en las que luce la nariz de Jennifer Aniston, los labios carnosos de angelina o los senos desubicadamente prominentes de cualquiera de los gatos que aparecen en las revistas. envidia profundamente a las mujeres bellas y detesta a las inteligentes; intenta ridiculizar a las gorditas y a las feas, porque la HM es fundamentalmente machista y misógina.
El blanco de sus ataques siempre son otras mujeres. Los hombres sólo se ven obligados a padecer su idiotez suprema, pero casi nunca sus embates malévolos, porque su objetivo es claro: en su afán de atraerlos, necesita eliminar toda posible competencia. Traza límites precisos alrededor de su presa como una perra en celo y, si tuviera pene, orinaría a su alrededor para que las demás se mantuvieran alejadas.
Si bien consideramos que esta subespecie no es tan perniciosa como las mencionadas ut supra, las repudiamos, porque la huequita modernosa no es otra cosa que una espónjida más o menos bien vestida. y, como nunca se sabe hacia donde disparará los dardos envenenados de su idiotez, se recomienda alejarse de su radio de acción e ignorarla, que es una de las pocas cosas que la huequita con delirios de ombligo-del-mundo no puede tolerar.

18 comentarios:

Artus dijo...

cecil, estás muy vagoneta!!! o es acaso q' la okupa "interfiere" en tu vida blogger?? :D

o el dulce (y feliz) concubinato secó tu fuente de inspiración? :P :P


Ah!!! PRI!!!!!

Liz dijo...

ajajaj!!! que tontas son!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ajajaj

Priiii

PLiii


nada que agregar, es impresionantemente cierta la descripcion!

qué estudio antropológico te mandaste! la pucha!

excelente post. :D

Gaby dijo...

PRIIIIIIIIIIIII! El de Artus es una alucinación producto del extremo calor de Baires, sépanlonnnn.

Gaby dijo...

La pucha, Caro!

Perro dijo...

Uf!Zafo de estas niñitas,gracias a trabajar en un ambiente totalmente machuno.Y hace rato que mi círculo de amistades se cerró a nuevos ingresos,evitando gente más estúpida que uno.
Y priiii!!!!(ya que no reclaman)

Perro dijo...

Uh.... me retracto.Soy muy lerdo escribiendo

Bella dijo...

Cool!

Re-profundo, Cecil.

=P

Valo dijo...

jaja mientras leía pasaban muchos rostros por mi mente que encajaban con acierto y de repente me dió miedo, nos invaden, antoracha!!

Elisa007_ Estrellandose contra el mundo que la rodea dijo...

de donde conoces a mi cuñadita esquisofrenica?? la descripcion es tal cual (solo falta que tu personaje se clave 5 mlg de clonazepan y un par de capsulitas de paroxetina y es el vivo retrato)

CATTO dijo...

Creo que tuve un deja-vu...

Eugenia.- dijo...

Deja vu.

Yo leí esto en el pasado... O volví al pasado. Dios mio, estoy en el pasado! debo advertirme sobre los precios de la sidra, la abeja que voy a pisar y debo llevar a mis padres al baile del encanto bajo el océano o no naceré!!!

Saludos.

Julia dijo...

La huequita modernosa es prima de la noviecita paranoica. O hermana ¬¬

Ay, me acuerdo como me relamí cuando leí por primera vez este post.
Magistral, Cecil, magistral.

Besos

Julia dijo...

Y catorce para que Gaby no llore

GABU dijo...

"...si tuviera pene, orinaría a su alrededor para que las demás se mantuvieran alejadas."

CUANTA CLARIDAT VISIONARIA QUE HAY EN ÈSTE PÒSTULO Ò MÀS BIEN APOSTOLADO (?) o_O

P.D.:De esas huequitas estoy rodeada y lo pior de lo pior es que las màs de las veces se te pegotea su terminologìa,SHIT!!!

BESOPAS

Mcrow dijo...

Yo solo agregaría que este especimen, gusta de leer Cosmopólitan y se meure de ganas de ver Sx and the City y Twighlight. Únicos libros de más de 200 páginas a los que ha tenido acceso.

Un abrazo

Ana dijo...

Me estoy poniendo al día, así que no hago comentario sobre cada post porque no termino más.

El blog está bueno y quedaron lindos los cambios!!

Sigo leyendo, y comento cuando el loquito este (mi hijo, sí) me de tiempo para vivir =p

Moncha J Smith dijo...

ahhh los detestoooo... Los detestooo
Miles de veces en viajes de corta distancia miré a esos mossstros con cara de orto y en el caso de que me pegaran por accidente (o por estar bailando parados en el asiento, etc) Le pido a la madre que le diga al pendejo que lo mantega atado o lo que sea...
HDP!!!