9.1.10

De toallas mojadas y otros lugares comunes [*]

Durante mucho tiempo, creí que ciertos clichés acerca del accionar de los hombres eran nada más que eso: lugares comunes a los que recurrían las sit-coms y la mala literatura para armar un estereotipo más o menos verosímil del tipo [cuak] común y corriente. Sin embargo, los lugares comunes son comunes por algún motivo; de algún modo, representan ciertos obstáculos con los que los hombres y las mujeres se han enfrentado desde los comienzos de lo que el siglo de las luces denominó ‘humanidad’. El amor no correspondido/ prohibido, el enigma de la muerte, la ceguera causada por el poder, las vicisitudes de la existencia misma [a la miércole’, chupate esa mandarina] son, entre otros, algunos de esos lugares comunes que podemos reconocer en casi todos los libros, en casi todas las películas y, diría, en casi cualquier manifestación humana.
Ahora bien, en los últimos días, he vivido en carne propia la concreción de lugares comunes mucho más prosaicos -mucho más berretones, si se quiere- pero que, no por eso, dejan de ser obstáculos inexorables de la vida en pareja. No pude, hasta el momento, comprender su lógica intrínseca; mucho menos, he podido erradicarlos. No sé si debo combatirlos encarnizadamente o simplemente dejarlos pasar, porque no hay nada en el mundo que pueda cambiarlos.
¿Por qué los hombres creen que la toalla con la que terminaron de secarse después de una ducha puede quedar horas sobre la cama sin mojarla? ¿Por qué para hacer una milanesa con puré ensucian cuatro ollas, una sartén y diez tenedores? En el universo en el que viven, ¿existen los repasadores autolimpiantes? ¿En serio creen que limpian algo con un trapo ennegrecido que emana olor a gato muerto? Si sacan la remera que sostiene en la pila a todas las demás, ¿creen que las otras se van a acomodar solitas en cuanto cierren el placard? Si el tacho de basura está ubicado debajo de la pileta de la cocina, detrás de una puerta, ¿creen que las porquerías que tiran en la mesada van a bajar por sí mismas y se van a tirar dentro del tacho?
Quizás, el día en el que el colchón hieda a hongo verde, en el que criaturas jamás clasificadas por la zoología hagan ecosistema en la pila de ollas sucias y en el que el único trozo de tela con el que puedan cubrir sus partes pudendas sea un repasadorcito duro de mugre y sustancias orgánicas, se den cuenta de que todas nuestras peroratas hinchapelotísticas tenían un propósito concreto que iba más allá de la mera contaminación del espacio aéreo.
¿Resignación y valor? O ¿Amenaza y antorcha? ¿Eh?

[*] estem... cualquier semejanza con la realidad, es pura coincidencia.

26 comentarios:

Gaby dijo...

PRIIIIIIIIII

Gaby dijo...

Mueeeeeeejejejejeeeee! Echale la culpa a las madres que educan machitos (:S) bobitos e incapaces de razonar (*). Así que, cuando eduques al pequeño Cirilo, por favor, enseñale esos tips!

(*)No me refiero a nadie en particular, eeeh, por favor que "nadie" se ofenda y me niegue el asilo la semana próxima =PPP.

Julia dijo...

¿Al pequeño Cirilo?

JAJAJAJA


Y eso que algunos viven solos un tiempo y ni así se dan cuenta, che.

Yo opino Amenaza y Antorcha. Hasta la victoria, siempre (?). Perdón, quizás fueron los aires rosarinos =P

Quizás, muy en el fondo, les gusta que le rompan las pelotas.

Bella dijo...

Amenaza y Antorcha, sí, señora, pero con límites, a no ser que más adelantes quieras escuchar de sus labios un "sos una rompe pelotas".

Yo tuve suerte, mi marido se planchaba la camisa ya de soltero así que ahora no tengo que hacerlo (KW: tengo que) sino que lo hago cuando quiero nomás.
No deja la toalla mojada en la cama, gracias a Dios, sino que sale en bolas jajajaja hasta la pieza [a veces, cuando desea amedrentarme (?)], y ha llegado a lavar ciertas fuentes y planchas engrasadas aún mejor que yo.

Creo que tengo un ganador. Y no es para agrandarme, no, no, es todo verdad.

¿Contras? Que acapara el baño mucho más tiempo que yo, para lo que sea; que a veces es demasiado pachorra en hacer ciertas cosas (y cuando lo apuro es que recibo el "sos una rompe pelotas" jajaja); que mira documentales sobre el ciclo reproductivo de la serpiente de pantano mientras almorzamos (ah eso ya te lo conté...)

Qué se yo. A la larga te acostumbrás a las mañas de él, y él a las tuyas. ¡¡Pero nunca permitas las mañas de quien sea te llenen la casa de moho y organismos zoológicos indesados!!

Fin de la cátedra. Pueden salir al recreo.

Jajajaja besos, Cecil!

Bella dijo...

Y si le ponés Cirilo al dulce retoño, voy y te pego.

Y a H. también por habértelo permitido, aunque no lo conozca.

Cecil dijo...

cheeeeee

H. lava los platos siempre, porque considera que lo hace mucho mejor que yo

cosa que es completamente cierta

=)

Hernán dijo...

Bueno bueno. Al que le quepa el sayo, que se lo ponga.

Las expresiones vertidas por la autora del blog son, en parte, ciertas. Ha exagerado algunas cosillas, pero ha omitido, deliberadamente, otras.

A título meramente informativo [?] puedo decir que siempre he planchado mis camisas [no caí en sofisma de 'puesto se plncha' de la chiquita antorchera], y lavo los platos y ollas mucho mejor que ella.

Gaby, mucho 'mv para vos


=P

Cecil dijo...

jajajajajaja

ok ok ok

me lo merezco

ahora, lo de 'puesto se plancha' no es un sofisma, es la verdad más pura [?]

y que conste en actas que, aun en contra de mis principios plancheriles, voy a planchar camisas =) porque soy buena, nomás

=P

Gabriela dijo...

No, resignación y valor nunca, Cecil.
Repita conmigo: NUN-CA.
Amenace con una sonrisa y luego sin sonrisa. Y vea resultados.
Y si no funciona [lamento H]: antorcha, como corresponde.
Saludos.

Menna dijo...

En mi casa pasa lo mismo... así que... no sé qué decirte jaja.

Artus dijo...

ah! cecil, no deberías generalizar. Existimos aquellos (?) q' cocinan , lavan, planchan, cómo el mejor. Y todo lo relatado por vos, no lo hago - Bella lo ha dicho, por lo q' le toca - Es mala costumbre esa la toalla en cama; pero lo único q' se puede decir q' siempre la otra parte encontrará "algo" q' moleste de uno. En mi caso, la más de las veces es, "muy perfectito, algo esconde"(?).

Hernán, desde aquí te banco :)

Saúdos para ambos

PD: porq' Cirilo? Bien puede ser cecilita (recordar post viejo, sobre abuela y agujas de tejer y/o crochet)

NOTA: esto no es un espacio publicitario :P :P

Hernán dijo...

Gracias Artus!!! =)

Ha tocado usted un tema espinoso: la chiquita es celosa, así que nada de hijitas quiere.

Jajajajajja

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay querida, 7 años SI, 7 de vivir con alguien que hasta ese momento tenia mucama, que le levantaba las ropas sucias del piso, y le recogía la toalla mojada de arriba de la cama, me autorizan para decirte que: NO HAY CON QUE DARLES, dejalo que en algun momento se va a dar cuenta solito de como son las cosas, por algun motivo magico, diríamos, se le revelaran los misterios del universo y va a dejar de hacer eso que ahora hace con total naturalidad. Tal vez, la llegada de los niños (?), o un ataque de histeria tuyo, ayuden a que eso suceda mas pronto.

Que tengas suerte.

besos oh, cecil, concubinada.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

y catorce para que gaby no se ponga mal ¬¬

Etienne dijo...

Aprovecho que la primera dama está ocupada mirando la tele para decirte que no todos los machitos criados por su mamá son así. Estamos aquellos que sabemos lavar los utensilios a medida que cocinamos, que separamos la ropa blanca de la de color y colgamos la toalla usada en el barral de la ducha. Usamos repasadores limpios, barremos la pelusa cada dos o tres días y sacamos puntualmente la bolsa de basura quince minutos antes de que pase el camión.
No voy a aceptar la generalización en este tema, así que ya se me va a la cocina a calentarme la sopa!! Eha! ¬¬

Marcela Calderón dijo...

Jajajaja...llegar tarde a comentar es, en un punto, bueno... Una puede llegar a decir cosas como: ¡TODOS TIENEN RAZÓN!...jajajaja.
Cecil: creo fervientemente que tu concubinato rosarino nos deparará muuuuchas risas a tus lectorcitos.
Genial :)

leandro dijo...

En mí caso no sé... depende de con quién esté. Ponele, cuando "vivía" con mi vieja por poco más y me tenia que despegar de la cama para que yo moviera el culo. El "vivía" está entre comillas xq técnicamente seguimos compartiendo techo, pero como no nos vemos en todo el día, optamos por hacernos cargo de cada uno. Tonc ella se cocina para ella misma y yo para mí mismo, me lavo mis cosas y ella las suyas, etc.

Igual debo admitir que la casa está hecha una PINTURITA desde que me hice cargo =P mi vieja siempre fue más despelotada que yo, libros y diarios por todos lados (y no se te ocurra moverle algo de lugar xq te arrancó un brazo de un tarascón). Un día de estos voy a sacarle una foto a la pieza de ella para probarlo. Así que opté por la practicidad y me mudé la habitación al comedor: tengo el baño, cocina, heladera, patiecito con parrilla, y 3 entradas de viento fresco a menos de 4 metros de la cama. Sin contar que estoy acostado en este momento con el teclado encima. Sip, la encarnación de la pereza xD

PD: La cocina está impecable... más que nada xq vengo cenando afuera hace como una semana =P en estos días sacaré algo del freezer para cenar y tiraré a la basura eso que está dentro de la heladera antes de que se pudra (que me contaron que se les dicen "zanahoria", "batata", "zapallo", "berenjena" y pertenecen a un grupo alimenticio llamado "verduras" O.o) Tal vez me pinte el arte culinario de nuevo, pero mientras vuelva de trabajar a las 11 y media de la noche OLVIDALO! ¬¬

leandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mcrow dijo...

¡Que tema!
¡Pero aquí voy en defensa de los de mi genero!
Estoy de acuerdo en que no todos los hombres somos así como ya se comentó. No obstante, creo que todos tenemos cosas que nos hacen a veces intolerantes a la persona con la que vivimos.
Sin embargo derivado de una exhaustiva investigación en convivencia con mujeres a lo largo de mis ya casi treinta y dos años; puedo asegurar, que aun y teniendo todo limpio y en su lugar, las charlas "hinchapelotistas" (por cierto me encantó esta palabra compuesta) segurirán y seguirán hasta el fin de los tiempos.
En algunos casos hasta se escribirán posts donde se quejarán de que el hombre es un fanático del orden (para mayor referencia ver "Durmiendo con el Enemigo" con Julia Roberts).
En fin, es la guerra de los sexos.

Ya se que este no es un espacio publicitario, pero hace tiempo en mi blog escribí algo que se llamó: "Condiciones Insalubres", te invito a que lo leas y estoy seguro será terapéutico.

Un gran abrazo

B.E.L.P. dijo...

blablablabla

:P

Aguante para el susodicho, que tendrá sus jodideces, pero vamos, Cecil, que usted no debe ser una reencarnación mutante de DoñaPetrona + LitadeLázzari + CocaSarli + MadreTeresadeCalcuta + algunafamosaporsusartesdelimpiezaquenorecuerdo.

Como aún vivo solo, soy un desastre. Si alguien entrara en este momento a mi depto se espantaría: Hay ropa usada (por no decir sucia, que queda feo) revoleada por varios lados; la mesa está llena de cosas que no deberían estar allí; tengo una linda pila de platos para lavar; algunas cosas de cocina andan dando vueltas - usadas - por distintos lugares de la casa; las sábanas me piden que las cambie de una vez; las pelusas de los gatos hacen que esto parezca un desierto donde ruedan las matas de pasto a merced del viento; y algunos etcéteras más que no harían sino sumarle TERROR a la imagen mental que se estarán formando...
Sin embargo, cuando la susodicha se digan visitarme, se encuentra con un panorama totalmente distinto:
Lavo, barro, limpio, lustro. La ropa sucia a su canasto, el lavarropas andando todo el día, y varios etcéteras más. Es simplemente adaptarse a las circunstancias

Claro, yo me hago el canchero porque aún vivo solo :P
Ya me quiero ver (?) el día que eso ya no suceda...

Julia dijo...

Puesto se plancha es una verdad indiscutible, excepto para las camisas.

En los años que viví sola nunca compré una plancha. El secreto es saber colgar la ropa para no tener que plancharla.

Fritz dijo...

si pensaste que convivir es fácil, estás en el horno. Equilibrio y convivencia no se llevan de la mano. Pero se aprende.

GABU dijo...

CECIL,los hombres no evaluan la posibilidad de "creer" que las remeras se acomodaràn solitas,ni que la basura desfilarà por si sola hacia el tacho porque definitivamente NO PIENSAN!!!!

P.D.:Acaso detràs de esas costumbres panchas,detestables y egoìstas,se esconderà su adorable madre y nunca bien ponderada suegra en cuestiòn??

¡¡ANTORCHA YA!!! (y sin amenaza)

BESOS Y ALECCIONAMIENTOS ;)

MateConDuraznos dijo...

Amenaza y antorcha Cecil, aunque debo advertirle que encontrará bastante resistencia.
6 años de convivencia avalan mis palabras.

Valorrr!

máx dijo...

H: Sabé que te bancamos a muerte! Vivan las toallas mojadas en la cama! jajaja

Manuel Carballo dijo...

lo de la antorcha es buenísimo. Aparte deja un sentido muy abierto, ¿cómo es realmente? ¿una metonimia de fuego? Igual, mejor no lo aclares, sería como contar el chiste. Así de abierto es groso.