18.8.09

rehenes de la prepotencia

Cuando uno viaja regularmente al mismo lugar, utilizando la misma empresa de transportes, tiende a tener más o menos siempre los mismos problemas. Entonces, antes de subir al micro, uno reviste sus meninges de papel de aluminio para evitar cualquier tipo de contacto neuronal, se entrega y se deja llevar. Sin embargo, siempre aparece algún elemento innovador introducido por la empresa para hacer de lo que podría ser un viaje ameno el octavo círculo del infierno. Esta vez, se trató del famoso y nunca bien ponderado chofer bobito.
Nos disponemos a subir al vehículo con nuestra valijita de mano y ahí aparece el problema. Haciendo alarde de un poder omnívoro, el tipo se obstina en mandarla a la bodega [sic]. Mientras tratás de explicarle que nunca en tu vida te obligaron a hacer semejante atrocidad, el idiota amenaza con no dejarte subir. Vos mirás al orangutánido que va a revolear tu valijita como si fuera una bolsa de papas y no podés dejar de pensar en el cruel destino que sufrirá tu computadora, que descansa plácidamente allí adentro. Es ella o él. Y como ella vale más que él en tu universo, la decisión no es difícil: empacarse y gritar como energúmeno si fuera necesario. Te reís en su cara, le decís que ni en pedo la metés ahí adentro, que viajás siempre y nunca nadie te obstruyó el paso, porque para eso pagaste el boleto. Acto seguido, el muy infeliz sigue amenazándote: "Me voy a ir a fijar dónde la ponés. No la quiero ver en el asiento". Pero qué clase de animal de granja te creés que soy, ameboide desorientado.
Más tarde, entendí todo. Como él mismo concibe que el omnibus es su baño privado o su sala de estar y anduvo por el pasillo como un animalito acorralado mientras se ponía desodorante en aerosol, debe haber pensado que transportaba vacas o bolsas de zanahorias. Un empresa que emplea a esa clase de chofer, no puede quejarse luego porque los pasajeros rompen los asientos: es el manotazo desesperado para no matarlos, para no incendiarles esas catraminas infectas que nos venden como servicio ejecutivo. Estamos hartos de ser rehenes de su prepotencia, señores. Esto se va a terminar, aunque para ello sea necesario hacer de sus trabajos un infierno de clientes quejosos, preguntándoles cada dos minutos si falta mucho para llegar.

24 comentarios:

Julia dijo...

Priiiiiiiiii

Julia dijo...

No la quiero ver en el asiento: WTF?

¿Pero qué le pasó al enfermo este?

Hay pelotudos en todas partes, está comprobado empíricamente. Es científico (?).

Julia dijo...

Pliiiiiiii también, para Caro y Gaby que lo miran por tv (?)

:P

Cecil dijo...

Sep. Te juro que daban ganas de pegarle hasta romperle los dientes. Encima se hacía el cocorito, por favor 'ouch

Vir dijo...

aparte de desubicado un hediondo total seguro.
odio a los subidos al pony de la inoperancia y el boludeo crónico

beso

Caro dijo...

¿No hay otra empresa que vaya a ese destino o, en su defecto, otro destino para no ir por esa empresa?

Gaby dijo...

Che, nenaaaaa!!! El papel aluminio ATRAE las ondas, repito ATRAEEEEEE LAS ONDAS, cómo te vas a revestir las meninges con eso? Hay que usar cascos de concreto y amianto para evitar esos imbéciles que andan por el mundo.

Julia, te dejé el PRI, sabelo 'nb.

Saludos!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Pliiiiiiii, PRIIIIIIIi

ajaj pero boluda volviste a la primaria y, encima, a un colegio militar, genial!!!!

la verdad es increíble, como no les rompiste todo!? o lo hiciste? espero que sí!

beso

Erica dijo...

Cuando organices la quema de empresas de micro, no dejes de llamarme!



Besos

GABU dijo...

Yo te dirìa que la Defensorìa del Pueblo es bastannnnnte expeditiva en estos temas y encima doy fe que odian a las empresas de transporte!!

P.D.:Antes de iniciar la quema CECIL,haceles un buraco y quien te dice que logres una indemnizaciòn (mìsera) pero compensatoria al fin,no??

BESOP

César Pablo dijo...

Este sujeto es un fiel caso de “sheriff” Urbano, estos sujetos por el simple hecho de ser colectiveros creen que dentro del mismo rige únicamente su ley, lo mismo pasa con las viejas que te venden los pasajes de subte y sobre todo con los porteros de edificios.

Saluda atte.

Gato Hércules Nipur Sansón de Lagash.

Hernán dijo...

Al pelotudo mayúsculo este habría que empalarlo con su propio rexona en aerosol.

Eso, o el bidoncito de nafta + encendedor. O los 2. O usamos el aerosol como activia inverso (?) incrustándoselo ahí donde se necesita cirugía proctológica para extraerlo.

Besos

von Eisberg dijo...

Si viaja usted seguido por esa empresa, se me ocurre una pequeñita vendetta para el señor chofer orangutánido inoperante malparido. Compre usted un lindo almohadoncito, de esos que se usan en los asientos de los coches. Retirará usted parte del relleno y lo sustituirá por huevitos de ladilla (deberá efectuar esta operación con exactamente 8 días de anticipación, ya que ese es el tiempo que tardan los huevitos en madurar) y 3 docenas de bolitas de rulemán de 5mm de diámetro. En su próximo viaje obsequiará usted el almohadón al susodicho cavernícola. Al cabo de un par de horas, el caballero en cuestión tendrá una fuerte picazón en el quetejedi y sus inmediaciones y no podrá rascarse debido al dolor que le causarán las hemorroides.
Besos.

Bella dijo...

Jajaja mató el comentario de "sheriff urbano", mencantó!

(Me reconocés? jajaja te espero en el nuevo blog!)

Besos!!

Cecil dijo...

vir: 'odio a los subidos al pony de la inoperancia'

clap clap clap clap


te la robo [el que avisa no traiciona =P]

besos

Cecil dijo...

caro: hay otra empresa que es peor que esta =( y no hay otro destino, es ahí a donde tengo que ir =)

es un viaje de pocas horas, por eso no conviene hacer combinaciones extrañas ni nada por el estilo

=)

Cecil dijo...

gaby: si las revisto con papel de aluminio, tengo más posibilidades de morir súbitamente =P


besos

Cecil dijo...

caro: no sé por qué no rompí todo =P se ve que ando contenta [?] jajajaja

besos

Cecil dijo...

erica: volvisteeeeeeee!!!!

obvio que usted es la primera en la lista para el día que acabemos con las dos empresas que usted ya sabe ¬¬

andá afilando la antorcha =)

besos

Cecil dijo...

gabu: vos decís que si les meto un par de denuncias efectivamente alguien se va a ocupar de esto? ¬¬ en serio?



besos

Cecil dijo...

césar: jajajajaja tal cual. quizás se trata de un mal que aqueja a todos aquellos que creen estar a cargo de un universo propio ¬¬

saludos

Cecil dijo...

hernán: ayyyyyy creo que con ese comentario, estoy en condiciones de entregarle el diploma de la fundación felices las ceciles. no lo dejo escribiendo este blog, porque no quiero que se actualice una vez por año nomás... pero ya podría hacerlo =P

besos!

Cecil dijo...

von eisberg: jajajajajajajajaj
jajajajajajajajajajajajajajajajajja
jajajajajajajjajajajajajajajajjajaj

su vendetta es increíble. gracias por darme la imagen del energúmeno rascandose a cuatro manos y puteando a la humanidad toda =)

clap clap clap

besos

Cecil dijo...

bella: jajaja fue muy bueno

até cabos =) anduve por allí, para que sepa

besos