19.8.09

la importancia de llamarse sandro [?]

Las miro por televisión. Es imposible no saber que son ellas: una masa indiscriminada de ociosas que disponen del tiempo suficiente como para ir a apostarse durante horas en los alrededores de las murallas que las separan de su ídolo [?]. Yo sé que Dios lo cuida y que se va a poner bien, dice una ignorando por completo las evidencias empirícas que provee la ciencia. Hace veinte años que estoy con mi marido y él estuvo siempre entre nosotros dos, dice otra, enarbolando la clásica vinchita que dice algo así como sandroteamo, sandroteamo. Todos los años, se concentran allí, puntuales y obstinadas. No importa si él está o no: no lo necesitan. Tienen su idea de Sandro y la fuerza que les otorga la cantidad.
Al margen de que a uno le guste o no la música de Sandro y/o el mismo Sandro en persona, no puede negarse que Sandro ha dejado de ser él para convertirse en un fenómeno extraño, en un objeto de culto que ningún otro personaje argentino ha logrado ser. Fans enardecidos que deliran de placer tienen muchos, pero ninguno se ha transformado en una suerte de patrimonio cultural. Sandro es algo que está en la familia, dice una espónjida pequeñita a la que obligan [?] a entonar el fragmento de una canción. Es algo que está en la familia, que se hereda junto con los muebles y la dentadura postiza de la abuela. Es una presencia tan fuerte que logra lo que pocos miembros de la familia logran: que todos vayan hasta su hogar para celebrar un cumpleaños sin haber sido invitados, sin tener la promesa de la fiesta, ni la de llenarse la panza de chips y papas fritas; sabiendo, incluso, que deberán permanecer en la puerta y que no se les permitirá entrar.
Podemos mofarnos de sus peinados ridículos, de su ropa estampada con la cara de un Sandro treinta años más joven, de la fiebre uterina que las impulsa a arrojarle sus bombachas tamaño carpa de dos ambientes con cochera. Podemos despreciarlas por vagas, por carecer de inquietudes que colmen el vacío que llenan con él. Pero no podemos decir que no son tenaces ni que resultan escatimadoras a la hora de manifestar su amor.
Ahora, que la tenacidad y la manifestación indiscriminada de amor por alguien que no se conoce sean virtudes loables, queda bajo la exclusiva responsabilidad de los lectores.

20 comentarios:

Gaby dijo...

PRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Gaby dijo...

Ay, yo las entiendo, haría lo mismo por Luismi :).

No tengo fuerzas para emitir más palabras, sori Cecil.

Besos!

Hernán dijo...

Cómo las entiendo!!!!


A mí me pasa lo mismo con Lia Crucet (?)


Ajajajajaja


=P

Cecil dijo...

qué sos? gracioso?

'puf






=P

Cecil dijo...

gaby: dejá de mentir. no harías eso por luismi, porque tenés cosas que hacer en la vida y estimo, además, que tus bombachas no son tamaño dos ambientes con cochera.

no le mientas a cecil =P


besos

Hernán dijo...

Además de gracioso, tengo oído fino para apreciar la buena música.

=P

Cecil dijo...

jajajaja zapataaaaaaaaa

'mv

Vir dijo...

saquen a gaby que no deja el pri a nadie más!!!!!!!!!!!
como lo hace???

muy pero muy bueno cecil
beso

Julia dijo...

Jamás entenderé los fanatismos, pero no soy quien para juzgarlos. El tema cuando el fanatismo raya el fundamentalismo, ahí me asusta bastante.

Perdón, diría más, pero acabo de ver una excelentísima película argentina y me quedé enroscada con las pasiones. Me quedó prendida la frase original, pero me la voy a guardar.

Excelente post.

Y qué espectacular película que acabo de ver en el cine, por dior. Vayan a ver El secreto de sus ojos, porque es im-pre-sio-nan-te. Hace tantísimo tiempo que no veía una película tan pero tan buena.

Cecil dijo...

vir: no sé cómo hace normalmente, pero esta vez, yo estaba terminando el post mientras charlaba con ella y le avisé =P


agregame al msn y te paso la data jajaja

gracias :)

besos

Cecil dijo...

julia: obvio que cada uno expresa su amor como mejor le parece, pero las autodenominadas 'nenas' de sandro siempre me producen sensaciones encontradas [?].

ahora me explico su ausencia 'mv que no vuelva a ocurrir sin mi permiso [?] jajajajaj

besos

GABU dijo...

Juro que yo irìa con ANTORRRRRCHA en mano y les harìa el ENORRRRme favor de sacrificarlas!!!
(en nombre de su ìdolo,SANDRITO opCvio) ¬¬

P.D.:Buè,yo mucho no puedo criticar,en honor a la verdàt a "las chicas" cuando MICKEY ROURKE ha logrado desvelarme... :S

Sì,sì,me confieso!!
Una ANTORCHEADA por acà plis!!
jjijijijijiji

BESOP

Común dijo...

Hola!!!!!

Sandro, sandro quien no bailo y se enamoro alguna vez en su vida…………que ellas son persistentes si que lo son, tendríamos que aprender de “ellas”, por algún ideal. El que nos falta a muchas personas…………buena tu entrada de hoy.

Un súper-abrazo de oso.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Priiii PLIIIIIIIIIII

jaajjaajja escierto, mi madre estaría ahi de no ser porque la ato a la cama para impedirle salir. Todos los años me cuenta la misma historia, sandro le beso la panza cuando estaba embarazada de mi hermana, que tiene 40 pirulos. Patético.
:D

Menna dijo...

Yo las entiendo y no me causa nada más que un poco de gracia verlas amontonadas año a año. Además ya no les quedan muchos años para festejar -ni a ellas ni al propio Sandro-.
Tengo que reconocer que un fanatismo así me es agradable, porque por lo menos no idolatran a un mal ejemplo ni a alguien sin talento como muchas otras personas.

Por otro lado... yo podría hacer lo mismo por Pimpinela (aunque jamás de los jamases tiraría bombachas a Joaquín).

Juan Ignacio dijo...

"Todos los años me cuenta la misma historia, sandro le beso la panza cuando estaba embarazada de mi hermana, que tiene 40 pirulos."
JAJAJAJA Excelenteeeee!!

Sandro es una ídolo popular que está mas allá del bien y del mal. Sus chicas también lo estan. En algún momento todos van a estar en el más allá y me van a dejar de romper las pelotas anualmente...

Sandro sería algo así como el Perón de la cultura musical argentina. Los que lo putean reconocen que algo de bueno tiene. O tuvo...

Saludos!

Gaby dijo...

Ah, Vir, joven padawana, verás, es una mezcla de muñeca (como tienen los tenistas), sapiencia (que solo se logra en la UBA) e instinto antorcheril (que se logra leyendo UdC varias veces hasta comprender los mecanismos más íntimos de la antorcha).

Y tener un tremendo tongo con la dueña del blog ayuda, claro :).

Lo de Hernan y Lía Crucet es mooooy bizarro, pero efectivo,. Y Cecil, pliss, no discutamos sobre el tamaño de mis bragas ¬¬, no estoy en condiciones de llevar adelante una discusión teórica y metodológica sobre el temita, pensá que me toca escribir para La Covacha.

En fin... creo que dije todo lo que tenía que decir :)

Gaby dijo...

Ah, no, una cosita sobre el comentario de Menna:

O.O

Erica dijo...

jejejeje las nenas están calenchus con Sandro!

Y confieso que me gusta mucho como cantaba. Pero que conste que no soy parte de "las nenas"!


Besos

Menna dijo...

Gaby ¿Qué tenés para decir? ¿Eh? ¿Eh? No te escudes con O.O jajaja xD