12.7.09

con un escarbadientes como garrote

De un modo o de otro, nuestras experiencias escolares nos enseñaron que no importaba lo que pensábamos, si queríamos aprobar, teníamos que decir más o menos lo que había dicho el profesor y listo. Por suerte, hay, dando vueltas por las escuelas, una nueva generación de docentes [que vienen a engrosar las filas de los pocos que hacían esto en nuestra época de estudiantes] que intenta desarmar ese mecanismo de repetir sin pensar y que fomentan, como pueden, que sus alumnos tengan opiniones y argumentos diferentes de los que ellos sostienen respecto de un tema determinado.

Durante muchas horas a la semana, me encuentro fomentando discusiones sobre diversas cuestiones que leemos en los diferentes textos. En esos debates, me encuentro sosteniendo posiciones que en realidad no comparto, por ejemplo, simplemente para generar una reacción en el otro. Al mismo tiempo, escucho opiniones argumentadas de esos otros, con las que tampoco estoy de acuerdo o que interpreto de otra manera. Es un arduo ejercicio personal el que uno hace, para evitar caer en la descalificación de afirmaciones traídas de los pelos y mostrarle al otro que puede afirmar prácticamente cualquier cosa, siempre y cuando sus razones se sostengan y, fundamentalmente, que no tenemos que estar de acuerdo porque cada uno interpreta el mundo como puede, desde sí mismo.

Por eso, será que no concibo que cualquiera no pueda emitir su opinión de acuerdo con su propio estilo, en el espacio adecuado. Siempre, en definitiva, tenemos la posibilidad de no leer, de no escuchar o de expresar nuestro desacuerdo sobre cierta posición tomada por otro. Sí importa lo que pensamos, estemos equivocados o no. Y también importa que podamos decirlo a nuestro modo. Pero mucho más importa que tengamos bien claro que no discutimos ni juzgamos personas sino una o más acciones visibles, alguna idea, un discurso. Paso tantas horas de mi vida haciendo eso, que termino creyendo que las cosas funcionan de ese modo fuera del aula; termino haciéndome la ilusión de que todos interpretamos las cosas desde el marco en el que han sido generadas.

Ahora entiendo un poco más por qué mis alumnos, a pesar de no haber padecido a los profesores que yo padecí, tienden a pensar que "en la prueba hay que poner lo que dice el profesor siempre". Con esa estrategia simple, eligen qué batallas luchar y cuáles no, y resulta infinitamente más cómodo y sensato que transformarse en un mosquito que, con un escarbadientes como garrote, pretende enfrentarse a una manada de elefantes. 

20 comentarios:

Etienne dijo...

Ah bueeeeeeeeno!!!

PRIIIII

y también PLIIIIII!!

in yor feis Caro!!!

Etienne dijo...

Creo que el examen o prueba o parcial, o cualquier otro tipo de evaluación es un espacio conflictivo para la expresión de opiniones. No digo que sea imposible verterlas ahí, digo que quien las lee con la birome roja en la mano lista para poner la nota debe tener un alto estándar de interpretación para no confundir las respuestas de sus acólitos.
Está buenísimo las cartas de lectores de los diarios, por ejemplo. Allí si, sin censura (creo) la voz de cualquiera puede expresar cualquier cosa, argumentando o saciando la necesidad de expresión, entre muchas otras opciones.
Aguanten las cruzadas destinadas a la derrota, templanza de espíritus y fortalecimiento de creencias!
Viva el Ángel Gris! (me mandé cualquiera....)

talita dijo...

no sé cuantos docentes formarán el grupo de los capacitados para entender que los estudiantes pueden tener opiniones propias e incluso, si se los alienta, defenderlas.
claro que no recuerdo mi secundaria (un olvido al menos piadoso) pero en la facultad la mayor parte de los docentes se inclina por que los estudiantes desarrollen un alto sentido de la obsecuencia. muchas veces, las altas notas suelen revelar eso, mas que el saber. Sin embargo, coincido en que es la experiencia como estudiante la que te permitirá entender que muchas veces es una muy buena estrategia ser obsecuente sin descuidar que uno debe ser capaz de apropiarse e interpretar lo que se le enseña y que tal vez, su formación de opinionen ys u pensamiento sea utilizado más adelante y no en el momento de la evaluación.
(me puse como seria, perdón)
salutes

Hernán dijo...

El aula y la docencia no son más que un reflejo de lo que pasa en el resto de la cotidianeidad: difícilmente aceptamos al que piensa distinto. No escuchamos, no toleramos las diferencias, no nos podemos expresar con respeto sin caer en el agravio. Nos cuesta horrores decir 'me equivoqué', 'disculpame'.

Menna dijo...

Digo lo que el profesor quiere escuchar para aprobar hasta cierto punto.
Puedo hacerlo con cuestiones que no tienen importancia y hasta con algunos pensamientos que pueden derribarse por sí sólos, pero no lo haré jamás con pensamientos y/u opiniones que van en contra de mis principios.-

Te doy un ejemplo. Nos toca hacer con la profe de psicología el acto del día de la raza, el cual yo no festejo, sino que me indigna.
Yo voy a hacer el discurso para dicho acto, pero como estoy en una escuela católica en la que te rompen exageradamente aquello que no tengo, debo cuidarme con lo que voy a decir.
El profesor de historia afirma que no hubo masacre y que la conquista fue algo excelente en todos sus aspectos. Así que para "combatir" esto ya me puse a leer libros de historia, fuentes y demás para poder fundamentar (y para saber defender lo que pienso) lo que voy a decir.

Me gustan mucho las clases de Derecho y Psicología porque todos podemos dar nuestra opinión con respecto a muchos temas sociales y culturales. Las profes hacen lo mismo que vos. Son respetuosas y si no están de acuerdo con algo sólo te dicen que no comparten la idea, pero no te parten un palazo por la cabeza como otros.

Vir dijo...

excelente post, me tocó de cerca y expresa mucho de lo que circula en mi cabeza desde hace tiempo.
(soy profe)
beso

Julia dijo...

Que vos opines sobre las impresiones que te genera un periodista y que salte el club de fans a atacarte es un ejemplo de por qué mucha gente elige decir sólo lo políticamente correcto.

Y en el aula pasa lo mismo. Y también en la facultad. Si me pongo a dar opiniones subjetivas de Rosas al rendir el final de Historias y las mismas chocan con el criterio del profesor, lo más probable es que me bochen.

Igual celebro que les enseñen a pensar, que formen sus ideas, y que llegado el caso, elijan usar las palabras del profe o las suyas.

Muy buen post

Veronica dijo...

http://aticosinascensor.blogspot.com/2009/07/weird-fishes-award.html

Living dead dijo...

Más tarde que temprano descubrí que para que te vaya bien en los ámbitos académicos además de mostrarte proclive a "la posición de la cátedra", no es buena idea demostrar ideologías o principios que contravengan los proclamados (tácitamente a veces, solapadamente otras) por los docentes.

Los mejores debates? En un café con amigos, con tu padre un día de pesca o en la cama, después del sexo...

Besos

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIIIIIIIII


PLIIIIIIi

Maldito etienne¬¬. ya me voy a ocupar de vos. PUFPUFPUF

Decía, impecable mi amiga, sobretodo la imagen que generaste en mi mente de TU VOS mosquito contra toda una maquinaria enorme como lo es un MEDIO DE COMUNICACIÓN. Ah, qué, esos del post de abajo no son de TN. Bueno, como sea. Sos grossa, y al que no le guste, que no lea, como yo evito ver TN. jajajaj.

Besotes.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

me olvidaba, VIVA PERON, CARAJO!

Julia dijo...

Qué lindo quilombo se armó en el post de abajo

Living dead dijo...

Sólo por sana curiosidad...Si se produce el debate por mail con que amagan abajo, tus lectores de a pie ¿Vamos a conocer el contenido?

Estaba pensando que hacerse pasar por un famoso que se da por aludido en un blog puede ser una buena táctica de abordaje, no?

Más si se escribe bien, hay algo de materia gris y el ingenio (a partir del recurso en sí) está implícito.

Bueno, me voy a hacer pasar por César Mascetti y después te cuento.

cecil dijo...

¬¬


no serás usted el que está escribiendo en nombre de guillermo lobo, no?

¬¬

GABU dijo...

Ni me quiero acordar mirà!!!

Si me abrè tenido que bancar chicles pedados en mi nuca por expresar lo "polìticamente" INcorrecto,SHIT!!!

BESITOS CECIL

La Lola dijo...

ud es grosa, y yo la voto.
Recién veo el amiguito que te invita a comentar con la frase "Por cada comentario antorcheas un espónjido" SU-BLI-ME.Cecil 2011

Living dead dijo...

Esto que está pasando es realmente trascendente. Mucho se ha dicho en cuanto a la influencia que las tecnoprácticas cotidianas tiene en nuestra cotidianeidad. El uso de blogs es una de ellas: Un fenómeno que transforma la información en comunicación, a partir del ida y vuelta que pemite.

Que un periodista de un multimedio cuestionado a diestra y siniestra (de hecho el MAS cuestionado, por sus prácticas cuando menos polémicas desde una perspectiva ética), demuestre que no le resbala la opinión cuestionadora de una ciudadan(ita)a común y se preste a un intercambio epistolar para defender su trabajo y su ¿honestidad intelectual? es un fenómeno tan conmovedor como poco usual (entiendo que ya habrás comprobado fehacientemente que GL es GL y no un fabulador habilidoso).

Espero en lo personal más que ansioso la reseña de ese debate privado, que de algún modo ya es de todos nosotros.

Beso

máx dijo...

Creo que junto con el anterior post revelan mucho de tu línea de pensamiento. Habla mucho de tu coherencia.

Adoro a aquellas personas que hacen pensar. Te cuento una rápida anécdota personal: Aprobé una de las últimas materias de la facu con 9 porque sabía exactamente que quería escuchar la profe. Era una materia muy importante, que da para hablar y opinar. Me fui enojado, porque considero que las cosas no son así.
A la semana empiezo el último semestre de mi carrera (lic en administración) y me encuentro con un profe que la unidad 1 es "pensamiento crítico" (ojo! no criticar per se, si no entender que tiene el otro para decirme y que tengo yo para decir, dentro del respeto). Me voló la cabeza porque se me abrió un mundo nuevo.
Ahora también soy profe. Y, gracias a buddha -INADI, todo bien con vos- de esa materia que me generó un cambio y buscando que otras personas tengan la capacidad de pensar y no aceptar lo que el otro diga sin un cuestionamiento personal profundo. Respetando siempre.
En Cs Económicas de la UNC hay aproximadamente 15000 alumnos (una de las facultades mas concurridas) y una sola materia (de 30 estudiantes) que trata de hacernos entender que tenemos que pensar por nosotros mismos, mas allá de lo que un docente pueda o no decirnos. Todos somos falibles.
Don't worry mi querida nueva heroína, hacen falta mas ceciles que empiecen desde abajo a hacer pensar! 'caritaruborizada

Saludos!

von Eisberg dijo...

Querida Cecil:
Espero sepa usted perdonar mi impertinencia. Me he atrevido a desafiarla en Juego de Damas. Si gusta usted pasar y levantar el guantecito le estaré muy agradecida, a ver si todavía lo piso.
Besos :)

cecil dijo...

von eisberg: nooooooooooo, no pise el guantecito. encantada iré a levantarlo =)


volveré a responder comentarios, lo prometo !