29.6.09

néstor y sus moralejas

Normalmente, detesto las moralejas. Detesto a la gente que dice cosas como “pero qué mensaje te deja ese programa/ esa película/ ese libro”. Me parece necio y estúpido que muchos seres humanos pululen por la vida tratando de encontrar una especie de mensaje moralizador oculto y universal en elementos que, la mayor parte de las veces, han sido pensados para el mero entretenimiento. Cada vez que un alumno me pregunta “qué quiso decir el autor” de determinado texto, quiero degollarme in situ con una hoja de papel.

Sin embargo, cuando leo que el presidente de cierto partido político claudica cuando las cosas no salen como él quiere, siento que está haciendo trizas el esfuerzo diario que hacemos muchos. Cientos de veces por día, me veo en la situación de decirle a algún espónjido que, aunque las cosas no salgan como quiere o como espera, tiene que seguir intentándolo, porque nada sale de la nada y porque tiene que aprender a lidiar con las cosas que suceden muy a pesar de los esfuerzos que hagamos.

Alentar a otros a seguir intentando no es un destello optimistoide que se me escapa cada tanto, sino, más bien, una actitud reflexiva: si las cosas no salen como uno quiere, es necesario volver sobre los propios pasos, ser capaz de detectar aquello que malogró el intento y tratar de rectificarlo para la próxima vez. En ese ir y venir, aprendemos a reconocer los propios límites, a dejar de darnos la cabeza contra la pared y a detectar las situaciones azarosas que pueden presentarse.

No es fácil convencer a un chico de doce años, por ejemplo, de que las cosas suelen funcionar más o menos así en diversos ámbitos de la vida. Sin embargo, en algún momento, el chiquito te da el beneficio de la duda y prueba. Y muy lentamente, algunas cosas empiezan a mejorar. No es magia, es, simplemente, una estrategia perfectamente comprensible para un chico de doce años.

Mientras muchos nos pasamos la vida haciendo esas pequeñas cosas [como docentes, como padres, como tíos, como amigos, como sea], algunos hacen todo lo contrario. Perfecto, podemos vivir con eso. El problema surge cuando esos que lo hacen tienen la visibilidad necesaria como para convertirse en paradigmas mediáticos.

Néstor acaba de decirle a todos mis alumnos, por ejemplo, que en lugar de hacerte cargo de tus errores, es mejor salir corriendo como una rata inmunda a acovacharse en su agujero. Acaba de decirles que los prepotentes no hacen mea culpa y que hay que aferrarse a las propias ideas sin intentar siquiera escuchar a los demás. Acaba de decirles que es digno [?] renunciar sin dar la cara, sin reflexionar genuinamente sobre las propias acciones.

Gracias, Néstor, por confirmarnos que ya no hay grandes hombres capaces de un gesto noble, sino estafadores gritones que huyen con el rabo entre la patas. Ojalá alguien se acuerde de todo esto cuando en pocos meses quieras volver impunemente, apelando a la amnesia selectiva que nos caracteriza.

21 comentarios:

Living dead dijo...

No me cae bien este hombre, pero no por prepotente. Sino porque me gustan los prepotentes que están de mi lado. Cuando los prepotentes están en la vereda de enfrente, es una de dos: O les tiro desde acá, o me limito a observar como se estrellan a partir de su propia necedad (que hoy, y sólo hoy, no es la mía...)

Creo sin embargo que el gesto que protagonizó tiene una arista noble: "...yo me inmolo. Soy el padre de esta derrota. Yo me llevo el descrédito, el oprobio. Ustedes sigan. Sálvense del incendio..."

Es una forma de mirarlo, no?

Beso

Ah!

Pri.

Artus dijo...

Cecil, te has olvidado de la consorte,... posee su particular lectura de lo acontecido = necedad = autismo.

Y sí te tiran abajo cualquier enseñanza, pero era esperable de ellos...

Saúdos.

von Eisberg dijo...

Nada se puede aprender de quien no tiene nada para enseñar. Esa es mi modesta opinión. De la necedad y la arrogancia nada bueno puede salir, mucho menos un estadista. Yo creo que un pueblo que no tiene memoria, difícilmente pueda tener un futuro. Somos lo que votamos, querida Cecil.

Etienne dijo...

Vale decir que no se hace cargo de la derrota. Y lo peor de todo es que en un tiempito, volverá a la carga otra vez como si no hubiera pasado nada!

máx dijo...

Esto lo imprimo y empapelo varios lugares... con el link de referencia, obviamente.

Saludos!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Me parece que a esta altura, deberiamos poner la mirada en los que ganaron. El que perdió, perdíó, y como escuche a mucha gente decir, 'que aprendan del mensaje que le mandamos a traves de las urnas', qué mensaje, por Dios, qué mensaje.
Los Argentinos nos caracterizamos por el voto en contra, y este, me parece, es una muestra de ello.

la respuesta del gobierno, es la que nos cabe por votar tan ineficientemente. Mediocre, Pedorra, y buscando una salida facil.

Ellos se van sin mirar atrás, nosotros votamos de la misma forma.

besos.

Hernán dijo...

Pareciera que 'aferrarse a las ideas' o 'no resignar principios' es la forma moderna de encubrir la necedad.

No podemos escuchar al otro, mucho menos si piensa distinto. Y ojo, esto vale para todos. Ese es un gran problema: no escuchar de verdad. Será por eso el nulo debate que hubo y hay en todos los ámbitos.

Muy triste. Aún así, y tomando algo que dice más arriba von Eisberg, sí hay algo que se puede aprender: que así no se hacen las cosas. Los malos ejemplos son buenos ejemplos de lo que NO se debe hacer.

Menna dijo...

Uff.. duro pero cierto.

Ah... otra cosa, yo sí creo en que hay películas, poemas, etc. que buscan dejar un mensaje... es más, muchas veces incluyo un mensaje medio oculto dentro de mis propios escritos...

Menna dijo...

Una cosa... creo que es bueno aferrarse a las ideas, pero siguiendo adelante. Defenderlas desde un lugar que nos permita hacerlo... no alejándonos con la cabeza mirando al piso.

Dije esto todo como una experiencia personal. Suelo ir en contra de la corriente (siempre con educación, por supuesto)y me banco lo que sea con la frente en alto. Total, entiendo perfectamente que tener una postura implica tener adeptos y enemigos ¿No? Si sólo uno te apoya, será suficiente para seguir. Si nadie te apoya, deberás revisar qué está fallando en tu idea o palabras.

No me iría mal si me dedicara a la política, jaja. Pero... ni loca.

GABU dijo...

No tannnnnnnnn caUsalmente escuhè los gritos desaforados de DON NÈSTOR en el supuesto BUNKER "KK" y era de temer!!

P.D.:Yo no me olvido de nada por eso me pasè la votaciòn literalmente por el upite!!

¿Còmo hago CECIL?
¿Què cosa?

No votè durante 3 años seguiditos,ANDDDD???

ACÀ TOY!!!
juassssssssssssss

Esto es Argentina,sepanlònnnnnnnnnnn... ¬¬

BESUS

Frambuesa dijo...

Néstor es un tarado y actúa como tal.

bimbO dijo...

satisfactorio ver que hay gente que piensa igual que uno

a no olvidar, eso es lo importante.

te pronpongo la cruzada antorchera de la memoria...generemos el "movimiento del recuerdo"...o mejor el M.S.D. (movimiento supresor de desmemoriados)

saluditos cecil
siempre leo aunque no comente...scuse moi

Gaby dijo...

Priiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Ehmmm, he mejorado, gracias público por preguntar ¬¬.

No sé, creo que el país no se caracteriza por políticos inteligentes o hábiles, pero este tipo es lo más de lo peor ¬¬.

En fin...
Yooooooooo no lo voteeeeeeee, yoooooooo no lo voteeeeeeee!



...pero no pude votar a nadie :(

Quiero votar :(. Maldita influenza whaetever

Gaby dijo...

Comentario 13, jamás!

Karmakiller dijo...

Néstor se mea en la culpa.

No pienso dedicarle mas palabras por hoy.
Buen post, éste beso (éste), si te lo dedico a vos.

nos vemos

CATTO dijo...

Releí el post un par de veces, y realmente me cuesta creer que hayas escrito esto.




¡¡¿Mayúsculas?!!


:O





Y con respecto al post propiamente dicho: peronista y basta.


Besos!

Ana dijo...

Lo peor del caso querida Cecil, es que cuando vuelva, ya nadie recordará eso... porque nuestro peor defecto es, en general, ser un pueblo desmemoriado.

Menna dijo...

Yo también estoy sorprendida por lo mismo que Catto...

¿Mayúsculas?

Living dead dijo...

Si. Peronista.

Y montonero.
Y amigo de Chávez, de Fidel y de Bonafini.

Y basta.

Menna dijo...

Cecil voy a contarte algo esperanzador.

Un chico de mi escuela, el año pasado, junto con sus amigos (todos igual de espónjidos) me empezaron a "bardear" porque habían tomado de punto a una profesora y por una de esas tantas vueltas que la vida nos hace dar, los preceptores me metieron en un problema en el que yo no estaba invitada ni interesada.
En fin... la directora los retó y les preguntó varias cosas sobre mí, por lo que después se olvidaron de molestarme, aunque mi nombre siempre estaba en el aire.
Este chico, uno o dos meses después, apareció buscando mi ayuda. No me negué y lo aconsejé.
Hastá logré hacer que estudiara un poco más (imaginate qué realizada me sentí, jaja). Igual ya era demasiado tarde y "repitió".
Se había llevado 10/12 materias (sí, tristísimo). Rindió y le quedaron tres en febrero. Aprobó una sola de esas tres y como una de las que le había quedado era catequesis (me ahorro los comentarios -.-) se cambió a una escuela pública y pasó de grado.
Hace cosa de un mes por MSN me preguntó cómo estaba y me dijo algo así:

"Mirá, no te doy más vueltas. Perdoname por todo lo que te hice el año pasado. Sos re buena vos. No sé cómo hacés para bancarte a todos esos nabos como yo. Perdoname. No me di cuenta. Me ayudaste un montón aunque no lo creas... ahora estoy estudiando más y no me mando tantas cagadas como antes"

Hasta los más bobitos maduran un poco =) Eso es muy. muy, muy alentador. Al menos para mí.

Julia dijo...

y ahora renuncian todos, después de las elecciones.. seguimos (?) dando el ejemplo

excelente post

las mayúsculas te las puso word, automáticamente, ¿verdad? ¬¬