22.6.09

el síndrome sarmiento

la gente –así de amorfa e impersonal- suele tener ciertas idealizaciones respecto de actividades que desconoce. entonces, cuando alguien que jamás se paró frente a un aula atiborrada de nenitos a los que no les puede importar menos lo que otro tenga para decir, dice cosas como: ‘bueno, pero es re importante enseñarles a pensar’ o ‘bueno, pero al final, el resultado seguro que te reconforta’, revoleo los ojos y expulso un mmmmsah desganado. es inútil tratar de explicarle a esta gente que no hay resultado en el mundo que reconforte después de meses de frustraciones, de gritar como una energúmena para obtener cosas tan básicas como un poco de silencio o de repetir veinticinco millones de veces las mismas sandeces.

ahora bien, puedo entender esa idiotez suprema de alguien que idealiza una actividad que desconoce. pero cuando esos mismos enunciados provienen de otros docentes, me dan ganas de extirparme el sistema circulatorio por la boca con una pico de loro. porque el hecho de que un docente repita ese preconcepto naif es un claro síntoma de lo despegado que está de la realidad que lo circunda. siempre pensé que era un acto de soberbia esplendorosa pensar que uno efectivamente puede enseñarle algo a alguien. ahora estoy convencida de que sólo se trata de imbecilidad. si uno percibe lo que lo rodea con algún destello de honestidad intelectual, no puede dejar de sentir que uno es un pobre diablo tratando de mostrarle mínimamente a otros cosas a las que quizás –y solo quizás- esos otros no accederían por su propia voluntad. y eso es todo.

los delirantes que creen que están cambiando la humanidad, utilizando como pretexto el despliegue de sus enormes egos, deberían ser apaleados por loquitos mentirosos frente a los ojos bien abiertos de aquellos que se ven obligados a padecer su prepotencia infinita.

17 comentarios:

cecil dijo...

ver el cerito le hace muy mal a mi aparato psíquico


=S

Menna dijo...

PRII :P

Menna dijo...

Bueno, a mí todos mis profesores me dicen que estoy realmente loca (con un revoleo de ojos desganado)cuando les repito que quiero ser profesora.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIIIIIi

jajjajj clap clap clap, nena, me dio un poco de impresion igual lo del aparato respiratorio, no podía ser un ojo, ponele?
menos enchastre.

jojojo

Artus J dijo...

cecil, luego de leerte siento q' estás como desahuciada(¿) (o muy molesta) de tu actual situación. Bueno, no sé sí es el término exacto, pero recordando post anteriores, este se ve como opuesto. Entiendo tu punto de vista, pero seguro q’ los otros q’ creen en dichos enunciados, lo hacen así para mantener sus psiquis en equilibrio y no sentir q’ trabajan en vano. Tal vez sea una idea errónea. Yo he enseñado en la universidad – ya sé, me dirás q’ no es lo mismo – y encontrar uno, sólo uno, q’ al final te agradece la explicación o llevarlo al entendimiento correcto, algo te reconforta.
A veces creo q’ nos sucede a todos con nuestros trabajos. Uno se pregunta, “para q’ me mato haciendo las cosas bien, si otros lo hacen chapuceramente”. Pero se sigue adelante, por uno mismo y porque en algo debemos creer…
Saúdos cecil

Wanderlust dijo...

A los 22 años me recibí de profesora, aunque hacía rato que me había dado cuenta que era una porquería, a los 24 ya estaba empezando otra carrera.
La onda Jacinta Pichimahuida es un mito, las escuelas un Infierno y el sistema educativo de este país una vergüenza aborrecible.
---
Menna: estás loca.

Vir dijo...

me dio cosita lo que te queres sacar por la boca

Menna dijo...

Quizás lo esté, Wanderlust, pero ya no tengo remedio.

Yo creo que esas frases se repiten para autoconvencerse de que la cosa marcha más o menos bien... es algo como... mm... un apoyo psicológico. Parece una especie de mantra.

GABU dijo...

Pero,còmo CECIL??

Por què extirparte el sistema circulatorio vos si podès aRRRRancàrselo precisamente a esos "docentes" egòlatras del oRRRRto que estan haciendo que los pèndex sean dìa a dìa màs y màs imberbes??!!

P.D.:De una fucking vez hagàmosle un bien a la patria y terminemos de configurar el "ESCUADRÒN DE LA TIZA"!!

Por Diorrrrrrrrrrrr!!

BESOP

Etienne dijo...

Cecil, estimada. Como bien dice GABU, no malgaste sus impulsos mutilantes en su propio físico habiendo tanto infeliz dando vueltas alrededor de uno.
Aprovechá y entrá al aula y empezá a repartir: t1, t2, t3 y listooooo!!

Missie dijo...

No, no y mil veces no, escribiente niña de éste blog.. Primero: Ni se atreva a extirparse sistema u órgano alguno.. hay tantos espléndidooooooossss colegasss especímenes (noooo...Cecil.. no me mire a mí... eso no se hace ehh..),que califican divinamente para extirpaciones múltiples...Y segundo y último...Vamossss, ánímo, que algún día triunfará , final y felizmente, (Porrrr todassss las divinidadesss de éste universo y otros a él paralelos.. espero poder vivir para ese sagrado momento..) la antorcha madre maestra de nos,(uy, me emocioné mal y casi casi se me vino el preámbulo de la constitución y todo.. ) los DAFHB ..

YO dijo...

Comparto la opinion de Artus J. Tambien di clases en la universidad y ahora, alejada de eso, mis ex-alumnos me agradecen por ayudarlos o "por enseñarles a pensar" (como m dijo uno). Reconforta y te llena de orgullo, y si, te infla el ego!! que te digan "que buena clase profe, me gusto mucho" o que te pregunten como recuperar una clase que perdieron, aunque eso les suponga ir en horarios dispares. O que luego de explciarle algo "de la vida" a una secretaria te diga "que buena profe sos, me gustaria tenerte de docente" Estas cosas son las que te dan animos para, al dia siguiente, hacer lo mismo. Hace que una tarea repetitiva se convierta en una aventura. Yo no elegi la docencia, me llego como un trabajo mas, pero fue una experiencia que hizo que dijera "me gusta esto, al fin estoy haciendo algo que me gusta y encima me pagan". Claro que no se puede comparar, mis alumnos estaban ahi porque era su eleccion, cosa distinta a estar obligados a asistir a una clase. Eso influye, y mucho. salu2!

Julia dijo...

La gente siempre idealiza lo que no conoce. Y los docentes que hacen ese tipo de declaraciones, evidentemente se conforma con poco y cree que eso es un resultado optimista. Además de que, como vos decís, están desapegados de la realidad, porque la verdad no les conviene. De todas formas creo que en el fondo vos tenes tus resultados que te reconfortan, aunque sean los menos. No aflojes Cecil. Esos bobitos van a agradecer haberte tenido como profesora.
A mi me hubiese encantado.

Y largá la pico de loro, por buda, no te saques ningún sistema por la boca, menos el cirulatorio. Salvo que quieras emular a Kill Bill, ponele

besos, oh Cecil

Anónimo dijo...

mi humilde opinion :P es que no importa si le llegas a la mayoria, con tal de que le llegues a tres ya basta. la concepcion que te armas de la gente encargada de enseñarte en la adolescencia aporta mucho a la concepcion del mundo que terminas teniendo, y un comentario bien hecho de unos minutos puede quedar grabado durante mucho tiempo en algun chico de esos que llamas cariñosamente "ni" y terminar desencadenando o sumando algo valioso
que le sirva de consuelo cecil:la mayoria de sus esfuerzos van a ser vanos y dudo que sus alumnos mas "encantadores" (?!) cambien demasiado, pero a alguno siempre le va a llegar algo de lo que imparte o la manera en la que lo hace, o al menos hablara bien de usted el hacerlo lo mejor posible

Gaby dijo...

Señores: enseñar en la universidad y a espónjidos bobitos son dos cosas distintas, lo dice esta hereja que hace las dos cosas a la vez. De hecho, nadie, PERO NADIE, que no haya estado al frente de un curso de pibitos de 14 años en la actualidad, puede darse una idea de lo extenuante que es pedir mil millones de veces silencio sin lograrlo, no digamos ya dar un miserable contenido de la materia.

Esas frases son boludeces que repiten gente que ud. y yo, oh Cecil, despreciamos y a los que queremos reventar en sala de profesores.

Besos, oh, Cecil. El futuro nos encontrará unidas o en la cárcel ¬¬, en cualquier caso, tendremos temas de que hablar =).

máx dijo...

y continuando lo que dice Gaby, espero que posteen esos temas! jajaja! Sería verdaderamente para una enciclopedia de ¿cómo educar y no morir [o matar] en el intento?.


Me extraña, Lady antorcha, que no aplique la filosofía zen y haga como el muertito Kwai Chang Caine: sea la guía espiritual que todo pequeño saltamontes de 14 años necesita!



Bueno, seamos sinceros, nada de filosofía zen que no nos va a servir para una mierda. El siztema heducativo está echo mierda (y lo peor, me pregunto cuáles serán las consecuencias...), todavía se piensa tal como lo sintetizaste en el título: "síndrome sarmiento". Como en mil ochocientos y pico. Como si este mundo se mantuviera estáticamente igual. Y docentes, ministros y una compleja red de relaciones que alaba el estatus quo y el ego (¡el ego!, que desgracia).
Espero y anhelo que el próximo profesor o gran educador que vaya a ser recordado en nuestro querido país, sea porque tuvo lo que se tiene que tener bien puesto para hacer un gran cambio. Sarmiento (nos guste o no, tema aparte) generó un cambio que lamentablemente no se acomodó nunca a nuestra realidad. Y seguimos con una mente sarmientiniana (?).

Uf!

Karmakiller dijo...

Mmmm!!! Áspero el tema.

Yo pienso que se puede cambiar, ayudar a muchas mentes a evolucionar un cacho...pero desde la humildad. Nunca desde la prepotencia o dando consejos pelotudos como los que te dieron las otras docentes.

Dicen que hay que enseñarles a pensar pero ellas ni se molestan en ver qué canal tienen puesto en la cabeza.

O se levantan un pibito, como en Mendoza hace un tiempo.
Y escapan a las islas Caimán.

(se va el caimán, se va el caimán, se va para barranquilla...)