29.1.09

highway to hell [chapter 2] 2/2

habiendo dejado a vieja.en.mi.asiento y a viejo.en.el.pasillo boquiabiertos cual lechuzas severamente contrariadas, me dispuse a acomodarme en mi butaca. traté de obviar el hecho de que ya salíamos con un leve atraso e intenté aún más olvidar que la causa de la demora se encarnaba en los usurpadores de asientos, que no amedrentados por la mirada fija-fulminante fueron a buscar al chofer, generando una pequeña trifulca que, por supuesto, no me movió de mi asiento.

nos ponemos en marcha. me acomodo. decido husmear la vianda horrenda que me habían dado al subir. el sandwich emanaba un aroma que hacía pensar que estaba hecho de paleta de cerdo rancia. sofoco la náusea. sofoco la náusea. intento pensar en otra cosa. entonces, pienso que me subí a un micro que sin solución de continuidad hizo mendoza-buenos aires y que con los mismos choferes, ahora seguía viaje. sofoco el pánico. sofoco el pánico. me digo a mí misma que mejor es no pensar y trato de zambullirme de lleno en dormir al sol, de bioy.

trato, dije. el ómnibus hace una primera parada. sube una mujer. sin causas aparentes, los choferes se bajan. los veo tomarse un café y charlar a carcajadas y palmeadas de hombro con quien atendía el drugstore del lugar. por el amor y la gracia del mismísimo buddha en posición de loto, vuelvan acá energúmenos que ya llevamos media hora de retraso. empiezo a mirar a mi alrededor en busca de otro pasajero arengable para la queja. vieja.del.otro.lado.del.pasillo cree que quiero charlar. debo haber puesto cara de espanto porque la señora reprime cualquier enunciación lingüística charladora y sólo dice: “vamos a llegar a cualquier hora”. sonrío en señal de asentimiento y trato de no mirarla nunca más.

nos ponemos en marcha, otra vez. diez minutos después, como si no hubiera sido suficiente ya con todas las irregularidades a las que fuimos sometidos, el micro para en el medio de la nada misma. detrás, estaciona una camionetita. me despido mentalmente de la vida en este planeta, al grito de ‘somos boleta. qué manera berreta de morir’. pero no.

de ese modo, esta empresa [?] realiza el cambio de choferes. muy turbiamente, los choferes se bajan y empiezan a extraer de la baulera sus valijas y por lo menos cuatro bolsas de consorcio que parecían estar llenas de botellas [por los ruidos, por las manchas de líquido que dejaron en el piso]. aquí sucede un episodio en el que charlan con los nuevos choferes como si no tuvieran nada mejor qué hacer; otra vez, se palmean los hombros mientras se ríen. como si todo eso fuera perfectamente normal, al cabo de un rato, el micro vuelve a ponerse en movimiento.

y yo que ingenuamente pensé que iba a llegar a destino una hora más tarde, me encuentro con que no contaba con la astucia de los choferes nuevos: para paliar demora, nada mejor que aumentar la velocidad hasta niveles no permitidos. total, qué importa el hecho de tener en tus manos la vida de tanta gente que no conocés. me despedí de la vida en este planeta nuevamente y para sofocar las muchas ganas que tenía de gritar como loca y empalar a cada uno de los presentes hasta que pidieran por favor que los dejara vivir [?], decidí que lo mejor era dormir. con suerte, me despertaría viva en destino. y así fue.

moraleja: no hagas como cecil que creyó que por una vez podía dejar reposar la antorcha. nunca te subas a un ómnibus de larga distancia, pequeño saltamontes, sin tu bidoncito de querosene y sin tu cajita de cerillas. recuérdalo y harás justicia.

17 comentarios:

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIIIIII

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

AY querida pero en qué empresa viajás, denunciá, denunciá, no sofoques tu espiritu arengador por nada del mundo!!!!!. qué sería de nosotros sin, al menos, el consuelo de la queja!!!!!!!?

beshoshs!

Artus Jorguín dijo...

Cecil, qué anticuada !!. Bidón con Keroseno y fósforos.
Yo siempre voy a todos lados, con el nuevo modelo de antorcha ionizante Ce MK III, que viene con mezcla de gases y encendido electrónico (2800 °C !!).
@_@

Etienne dijo...

Había una vez en que los colectivos pinchaban cubiertas, se rompía la escobilla del limpiaparabrisas en pleno katrina y la transpiración del AA caía de a gotas sobre tu cabeza cual tortura china.
Además, los plantones en la ruta duraban horas y no minutos.

No has sufrido nada mi vida.

Como los vehículos se han modernizado, se ha trasladado la responsabilidad de hacer penoso un viaje al componente humano.

Besos!

Etienne dijo...

Me olvidé de aclarar que gracias a eso, se nos presentan muchisimas más oportunidades de empalar, antorchear y liquidar sujetos horrendos en pos de un mundo mejor.

Sea!

Vulgar dijo...

Creo que prefiero pasar mi vida encerrada en la ciudad antes que tomarme un micro de larga distancia. Me dan pánico.

guadis! dijo...

Qué lindo Mendoza! Estas allá?? Yo hice ese viaje a principios de Enero y me enteré de que hay muuuuuchos pueblos que separan a Córdoba de esa provincia cuyana... y en todos paró el ómnibus!!
Mi viaje seguía a Chile... Hice en 26 horas lo que en auto se hace en 14 ó 15...

cecil dijo...

caro: tenés razón. ya que no me quejé en la boletería aviso que tengan cuidado si toman micros de el rosarino/ el mendocino /rutamar


ojo al piojo


sin el consuelo de la queja no seríamos nada [?]

besos!!!

cecil dijo...

jorguín: no es de anticuada. es que prefiero lo artesanal, así como prefiero papel y làpiz a teclado

cecil dijo...

etienne: oh, =( y aun así viajaban...

ok. deberé curtirme en el arte del mal viajar [?]


besos

cecil dijo...

etienne: claaaaaaro


pero yo dejé mi kit en casa =(

cecil dijo...

vulgar: a mí también me daban/ dan pánico, pero a veces es más fuerte la necesidad de ir hacia otro lugar

cecil dijo...

guadis!: je je je uno aprende despuès de eso a tomarse micros que no paren en cada mìnimo pueblo.


si estuviera en mendoza, te juro que estaría internada en cualquier bodega catando productos y no escribiendo posts =P

estoy más cerca, en un lugar que siempre estuvo cerca =P

GABU dijo...

¿Vos crees que ante una catàstrofe aparente lo mejor es noniarse? O-O

P.D.:CECIL,creo que llegò el momento oportuno para comunicarte que existe una extraña confabulaciòn sobre tu persona,sabelo!!
jajajajajajajajaja

BESITOS Y EMPEZÀ A PRENDERLE SIRIOS PASCUALES A BUDHHA YAAA!!!!

Erica dijo...

Mmm...en uno de mis viajes a Baires se rompió el micro en.medio.de.la.nada. y los choferes no tenían ni idea de solucionar algo. Apenas pararon un micro de otra empresa corrí como energúmena y me subí a él sin que nadie me diga ni A.
Cuando volví a Rosario, me compré un celular.
Moraleja: nunca más quedar en manos de inútiles que te hacen sentir desamparada.

Para viajes Ros-Baires te recomiendo Empresa Argentina, que hasta ahora (toco madera) no me ha fallado. Además, si la pedís, te dan tarjeta de viajero frecuente y tiene viajes cada 1/2 hora.


Besos!

cecil dijo...

gabu: no sé si es lo mejor, pero por lo menos las catástrofes te encuentran inconsciente =P


está claro que hay una confabulaión contra mi persona [?] o quizás son los designios del universo que me impulsan a seguir escribiendo este blog [?] =P

besos [ya mismo le prendo velas a buddha]

cecil dijo...

erica: muy útil tu recomendación... yo pensaba que el rosarino era lo más porque tenía micros cada hora, pero ahora me doy cuenta de que no sé nada de la vida [?]


besos