24.11.08

las afinidades electivas

estoy en un aula llena de nenitos de 12 años. pienso: me caen mal. después los miro atentamente, mientras ellos NO se callan. reformulo mi primer pensamiento: no me caen mal, así, en general. me cae mal el gordito que hace berrinches de nenita por cualquier cosa, el del nombre raro que se hace el gracioso pero sólo es muy bobo, el flaquito flogger de la naricita perfecta. me doy cuenta de que me caen mal porque no escuchan nada de nada y se me acercan veinticinco veces a preguntarme cosas que acabo de decir. contestarles y ubicarlos sin hacer gala de mi repertorio de sarcasmos y crueldades es una ardua prueba que me impongo cada día, porque no me gustan las batallas desiguales.

trato de concentrarme en los que me caen bien: el que sabe todo y aun así no es el típico pedante creído, los reos del fondo, el chiquito que entiende todo y se sonríe cuando ubico a los bobitos, los que hacen preguntas.

sigo mirándolos mientras siguen hablando como si nada. de hecho, no les pedí que se callaran. pero como estoy en una escuela, el sentirse observados les activa una alarma que hace que empiecen a hacerse callar entre ellos. me río dentro de mí porque estoy a salvo: nadie imagina que estoy sopesando razones que nada tienen que ver con ellos.

siempre supe que yo no podría ser "profesora profesional". el profesor profesional es que se toma su trabajo como lo que es: un trabajo. va, da su clase, hace lo que tiene que hacer. no se está preguntando cómo hacer para que sus sensaciones no interfieran con las calificaciones que pone, porque, para él, todos sus alumnos son iguales. para mí, claramente, no lo son. no puedo evitar la empatía instantánea con aquellos que entienden. no puedo considerarlos fuera del parámetro con el que considero al resto de los seres humanos. eso, sin embargo, no ha interferido nunca a la hora de calificar: no ayudo al que me cae bien y dejo que al otro se lo coman las moscas. todos reciben lo mismo porque quizás esa sea la única forma de ejercer la igualdad.

mientras estaba suspendida en mis cavilaciones, el gordito berrinchero preguntó por milésima vez si iba a entregarles las pruebas. antes de que pudiera reaccionar [y menos mal que no lo hice, porque tenía en la punta de la lengua una sarta de improperios lista para saltar al vacío], otro que me cae particularmente bien le respondió categórico: no escuchás nada, vos. callate y escuchá.  y no pude hacer otra cosa que sonreír ampliamente: todavía me cruzo con gente que entiende y eso sigue haciendo que todo lo demás merezca hacer el esfuerzo.

20 comentarios:

Pandemia dijo...

tenemos que hacerle un blog al "que te cae particularmente bien" y un fotolog al gordito berrinchero.

=)

Erica dijo...

Qué bien se siente encontrarse con gente que entiende, no? Da esperanza.

Besos

Julia dijo...

Que maestro el que te cae particularmente bien. Así da gusto! =)

Gaby dijo...

Jaja, adoro cuando se sacan de las casillas entre ellos, eso me demuestra que no estoy tan loca. Cecil, la profesora Gaby anda necesitando un turno, en breve le llegará la consulta, prepare la catarata de improperios porque el temita se las trae.
Besuchis!

merengadas dijo...

que linda, los tenes re identificados. Como serán vistos los míos a los ojos de su maestrita..., que intriga

GABU dijo...

CECIL... Si seguìs asì el que te entiende te va a sacar la ficha y te va a armar urrrrrrrrgentemente un clù' de fan's!!!
jajajajajaajajjaaja

P.D.:La culpa no la tienen esos engendros demonìacos,tenès que empalar con la antorrrrrrrrrcha a los pelotudos de los fucking progenitores!!!

Dràstica YO???
Naaaaaaaaaaaaaa!!!
Tan sòlo un poco expeditiva... ¬_¬

BESULOS ;)

Maria Noel dijo...

al menos uno!
eso reconforta.

La Luna dijo...

(me gustó la idea de Pandemia!)
Qué adorable niñito... le veo futuro de patovica (?).

Fernando dijo...

Solo faltaba que el purrete le dijera "callate, por el amor de buddha", y ahí ya teníamos que pedir un adn para ver que no fuera el hijo perdido de Cecil! :-P

Salu2!

max dijo...

Pero subile un puntito en la prueba al que te cae bien! Sos mala Cecil, la justicia a la mierda! hehehe

Cecil dijo...

pandemia: jajajaja te cachó la fiebre de armarle blogs a otra gente jajajaja

el flog del gordito berrinchero insoportable, puede tener videos de otros pegándole? eh? porfis

Cecil dijo...

erica: justamente. y cuando salen a defenderte solitos, hasta emociona 'ojitos

me estoy volviendo un ser humano, parece


besos

Cecil dijo...

julia: ese pendejo es lo más. si alguna vez tengo un hijo [eeeeehhhhhhhh??????] y no es así, lo ahogo en un tacho con agua


cuak

Cecil dijo...

gaby: jajaja si si si. yo quiero implementar un sistema de nominaciones en lugar de calificaciones, para que se eliminen entre ellos :P

consulte nomás, que parece que le han dado un descanso a la dra. cecil

=P

besos

Cecil dijo...

merengadas: y si. es inevitable. depende de qué tan yegua y/o boluda sea la maestra =S

Cecil dijo...

gabu: perfecto. al ego de quién no le vendría bien un club de fans, decime?


sisisisisi. de acuerdo. espero no tener que cruzarme jamás con los padres =S quiero huerfanitos

besos

Cecil dijo...

maría noel: sí! son unos cuantos, así que reconforta más =)

Cecil dijo...

luna: jajaja dejá de aplaudir las ideas del loquito ese! jajajaja

es muy chiquitín para ser patovica, aunque por ahí pega el estirón [?]

aaaaaaaahhhhhhhh me quiero morir, desde cuándo yo hablo así?


besos

Cecil dijo...

fernando: jajajajaja eso hubiera sido mortal. te juro que lo adoptaba =P

besos

Cecil dijo...

max: tenés razón [?]

que viva el favoritismo, carajo


besos