7.11.08

dicotómica mente

desde mi más tierna infancia, mimadre me taladra la cabeza con la repetición del siguiente enunciado: la gente se divide en dos clases: gente buena y gente mala. durante mucho tiempo, lo creí, como creía en tantas otras cosas. pero en algún momento, las categorías teológicas de bien y mal dejaron de tener sentido en lo que llamamos 'mundo real'. no sólo porque no explican nada, sino, fundamentalmente, porque la cantidad de factores que intervienen en las decisiones que tomamos no se pueden reducir al magro dúo dinámico bien/mal.

entonces, creí que me había liberado del pensamiento dicotómico. pensé que había superado la tendencia perversa que nos lleva a armar siempre dos grupos antagónicos, como si haciendo eso, las cosas fueran menos complejas. sin embargo, últimamente vengo pensando que quizás sea cierto que hay dos clases de personas.

hay personas que regalan tarjetas prefabricadas de cumpleaños porque adoran lo ingenioso de las frases que algún pobre idiota escribe genéricamente en ellas. son las personas que se conmueven con las letras de las canciones de cristian castro y extraen de ellas frases 'motivadoras' [y las ponen como subnicks, malditos]. son los que se anotaron en un curso de alfarería después de haber leído 'el alquimista', convencidos de que su misión en el universo es hacer artesanías. son los que fueron a que andrea del boca les cumpliera el sueño de cantar con algún finalista de 'operación triunfo', porque creen firmemente que 'hoy puede ser'. son los que en vacaciones se levantan temprano para preparar los sandwiches de milanesa que ingerirán en la playa bajo el abrasante sol del mediodía. y son los mismos que no pueden concebir cómo otra gente vive sin televisión por cable o sin la comilona familiar de los domingos.

a esa clase de personas, se le enfrenta una diametralmente opuesta: los que no. los que sienten en sus entrañas que esos comportamientos son el colmo de lo aberrante y tienen ganas de morirse súbitamente cuando deben volverse espectadores cautivos de tanta infamia.

pensar que cada cual hace de su culo un pandero, no siempre conjura los instintos de serial killer, pero amaina un poco el impulso cegador de la ira. quisiera pensar que el ser es sólo uno. pero ahora entendí que necesitamos las dicotomías para que todo sea un poco menos miserable. saber que uno no es ellos calma el espíritu. y cómo.

20 comentarios:

rck dijo...

A mi no me molesta que hagan semejantes pelotudeces. Ahora cuando ya te miran raro cuando vos no reproducís semejantes atrocidades, o aún peor, cuando te interpelan sobre el por qué de dicho comportamiento, me da ganas de pedirte la antorcha y emprender contra todos esos infelices.

Erica dijo...

Mmmm...soy de la idea que no todo deber ser blanco o negro. Los argentinos tenemos la costumbre de ser dicotómicos: bueno o malo, hermoso u horrible, etc.
Si aprendiéramos a ver los grises y a no esperar que el otro opte por "sí o no", mejorarían muchas cosas.
Somos seres humanos, como tales vamos a tener diferentes reacciones o a tomar distintas decisiones que no siempre se van a ubicar del mismo lado de la balanza.

Pero bueno, eso se me ocurre cuando se me da por pensar...

"pero ahora entendí que necesitamos las dicotomías para que todo sea un poco menos miserable. saber que uno no es ellos calma el espíritu. y cómo" Estoy de acuerdo.

Besos

GABU dijo...

Mi madre me hacìa la misma exacta diferenciaciòn hasta que yo en mi anhelo por cureosearle a la cosa le mutè las formas...

Opcviamente en mi trastorno obsesivo,dràsticamente hice la divisiòn a mi manera:

- Estan los pànfilos que les chupa tres huevos hacer las cosas bien ò mal.

- Estan los expeditivos que entendieron que cuesta exactamente lo mismo hacer las cosas bien ò mal

P.D.:Es esencial entender que la sutil pero detonante diferencia està en las consecuencias,no?

BESITOPS Y BUEN FINDE CECIL ;)

max dijo...

¡Noooo! ¡Se me hizo la luz! ¡Ahora entiendo todo! Hay post cecil que son mucho mas intensos conceptualmente, como éste y como el manifiesto de la antorcha, entre otros. Me gustan.
Es la dicotomía la que me mantiene del lado de la cordura, eso seguro.

Ahora me voy contento tarareando y girando sobre mi eje :P

Saludos

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay, pero la dicotomia es inevitable. somos seres bifurcados, que podemos hacer?

:P

Gaby dijo...

¿No tenés cable? ¿Y cómo vivís? ^_^
No sé, hay gente para todo en el mundo, ¿por qué usar solo dos categorías? Están los buenos, los malos, las bestias peludas, los que miran bailando por un sueño, los que leemos a Borges, los que adoramos el chocolate, y siguen las firmas...
Besotes!

anafilia dijo...

Vivimos en una sociedad dicotómica desde su nacimiento o concepción, existe lo femenino y lo masculino, el día y la noche, el capitalismo y el socialismo, lo bueno, y lo malo, el blanco y el negro, Dios y el diablo. se nos enseña a pensar y creer de esa forma, para mantener la hegemonía, para estandarizar al ser humano, mantener el control desde el estado o la familia, cuando cualquiera pretende salirse de la dicotomía, o esta loco o es un subversivo, y para ambos existe o el manicomio o la cárcel, aun así con el paso del tiempo muchos se han salido de la dicotomía, nos han enseñado y permitido ver el mundo no solo en escala de grises, sino además de colores, y si a muchos los han tachado de locos o los han asesinado, son los verdaderos artistas, escritores, pintores, escultores, creadores, revolucionarios, filósofos, luchadores sociales, etc. Entender a los que ven las dicotomías es una forma de moverse por el mundo, salirse de la dicotomía es otra forma, pero no siempre podemos escapar de todas…

Julia dijo...

Necesitamos diferenciarnos de las personas que ven el mundo de otra forma que nosotros no concebimos.

Monegasco dijo...

Despues de ver como detallaste los comportamientos de "los que si" pienso en quien o quienes seran los que se te cruzaron ultimamente para motivarte a escribir el texto... calculo que tu indignacion habra llegado a limites insospechados...

besos!

Hernán dijo...

En cierto punto es tranquilizador tener en claro la diferenciación entre uno y estos 'otros'. En la medida en que su idiotez sea inofensiva no me preocupo demasiado, puedo inclusive reírme un rato [sí, ya se que soy un ser despreciable =P], ahora cuando su pelotudismo interfiere mi existencia, ahí la cosa cambia. Ya no me río, sino que me provoca furia.

Una isla desierta de boludos como estos sería el paraíso: una isla habitada por boludos como uno =P

Cecil dijo...

rck: por favor, use la antorcha cuando lo considere pertinente. claro, esa clase de gente no sólo hace esas cosas sino que además prejuzga horrorosamente a los que no.

es nuestro karma =(

Cecil dijo...

erica: je je yo suelo pensar que la vida es más bien gris. todo siempre es mucho más complejo. pero a veces me pongo dicotómica: no se puede quedar bien con dios y con el diablo

besos

Cecil dijo...

gabu: si si si. las dicotomías pueden abrirse al infinito y seguramente habrá zonas de intersección


se ve que no podemos escapar al mandato materno je je sólo lo reformulamos para no sentirnos nuestras madres =P

besos

Cecil dijo...

max: oh, me alegra que alguien note la diferencia =)

disfrute el estar en eje, hasta que algo se vuelva a desequilibrar =P

besos

Cecil dijo...

caro: bifurcados, dicotómicos y polimorfos =P

Cecil dijo...

gaby: a veces pienso que no hay sólo dos categorías... pero en un punto, quizás, todo se reduzca a la dualidad [cuak]

lo peor de todo es que en el fondo sabemos que los seres humanos somos -algunos, por lo menos- inclasificables

besos

Cecil dijo...

anafilia: es cierto. pero lo que sí se puede hacer es armar las propias dicotomías, se me ocurre... por lo menos, las que nos sirvan para pensar

Cecil dijo...

julia: es que ya nos diferenciamos de ellas. somos nosotros porque no somos los otros

[pobrecita, se creía la vocera de freud... mátenlaaaaaaaaa]

besos

Cecil dijo...

monegasco: vamos a ponerlo en estos términos: la gente del trabajo nuevo es de los que sí... yo me aparto solitaria en mi diferencia, pero ya sin ira, más bien con la serenidad de quien sabe que nunca será uno de ellos [con lo bueno y con lo malo que ello emplica]

besos

Cecil dijo...

hernán: claro. acá no hay ni bueno ni malo. se trata simplemente de rodearse de la gente que tiene las mismas taras que uno, para evitar el destino nefasto de serial killer =P