10.10.08

impunidad de las viejas

a ver si queda claro: volverse viejo no es excusa para creerse impune. volverse viejo es asistir al espectáculo de deterioro inexorable de todo lo orgánico. y ahí se termina la cosa. si uno fue un joven y un adulto interesante e inteligente, llegará a ese deterioro con mucha experiencia encima y se convertirá en un viejo interesante y casi sabio, si se quiere. ahora bien, si uno fue un joven y un adulto idiota, si vivió su vida con la capacidad de reacción de una ameba semimuerta, llegará a ese deterioro convertido en un viejo imbécil.

cuando uno tiene que cruzar y ve que el colectivo que tiene que tomar está arrancando, puede hacer básicamente dos cosas: resignarse a haberlo perdido o correr como un energúmeno, con la esperanza de alcanzarlo.

ayer, mientras esperaba que el semáforo me permitiera cruzar, una vieja que estaba parada a mi lado percibe que va a perder el 105. entonces, en lugar de resignarse a esperar el siguiente, se lanza en una maratón que lleva al extremo sus fuerzas vitales: corre como una espástica frente a los autos que tenían derecho de paso, sale ilesa [aunque se transforma en objeto de ostensibles puteadas] y sigue corriendo. por un instante, queda enfrentada al colectivo. momento de tensión. en mi cabeza, una voz gritaba: pisala, pisala, pisala que yo te salgo de testigo. pero no. cuando nuestra atleta octogenaria llega a la vereda, el colectivero la esquiva en una magnífico 'oooooooooole' y no se detiene ni un segundo. la vieja putea en idiomas incomprensibles y se ve obligada a esperar el siguiente.

yo me pregunto: ¿hacía falta poner en riesgo la vida de otras personas para no esperar diez minutos en la parada? ¿por qué la vieja cree que tiene derecho a hacerlo? ¿porque es vieja? ¿porque las arrugas despiertan empatía, lástima, vergüenza? ¿por qué, por el amor de buddha, por qué? es el mismo impulso que las lleva a colarse en cualquier fila, a usar sus bastones de modo tal que uno tropiece con ellos en las veredas o a hablarnos en un transporte público sin preguntar si a uno le interesa.

terminemos con esta farsa: así como la vejez no nos otorga un manto de impunidad, la muerte no nos vuelve dignos si no lo fuimos en vida. no jodamos más.

la fundación 'felices las ceciles' abre ya mismo un libro de quejas: quéjese de la vieja o del viejo que lo atormenta y luego haremos un ritual de purificación y antorcha para todos ellos. desde ya, muchas gracias.

20 comentarios:

Erica dijo...

Bueno, vos sabés que estoy totalmente de acuerdo con vos, así que quememos todo. Pero te voy a contar algo para que veas que todavía hay esperanza en el mundo.

El otro día me encontré con dos tipos de viejos: el típico viejo que odiamos y la vieja que me gustaría ser (si llego a vieja).
Salgo de clases y estoy esperando el cole (línea K, es un trolebús), cuando veo a un viejo armado con bastón que, para adelantar un pie el otro le pedía permiso diez veces, mínimo, antes de hacerlo. Llega mi transporte y noto que el hombre esperaba el mismo, así que me corro para que suba primero, pero se niega. La K estaba hasta las manos, todo el mundo amontonado adelante, una vieja pelotuda con 2 millones de bolsos no dejaba pasar ni pasaba ella...
El viejo tardó 5 minutos en subir los escalones, otra vieja sentada en el 1º asiento se levanta y se lo ofrece: "No puedo" dice el viejo. La vieja cruza mirada conmigo y me dice al oído: "Viejo pelotudo, si no puede caminar, ¿por qué no se toma un taxi?" No pude contener la risa, pero sí me contuve de besarla. Le ofrece el asiento a la vieja de los bolsos..."No, ya me bajo", le dice. "Otra pelotuda, ya se baja, pero mientras no deja pasar a nadie", me dice mi amiga. Le sonreí casi con amor y empujando a la de los paquetes me fui al fondo mientras mi amiga se sentaba. The end.

Besos esperanzados

Julia dijo...

Ay las viejas chotas! Si me convierto en vieja chota me inmolo, lo juro!

Hace mucho la vieja que me atormentaba era mi vecina "doña Catalina". Pero yo era una niña, y me vengaba de la vieja cuando podía con algún ring raje =P

Javier dijo...

la comprendo y apoyo, oh cecil...

a mí me matan las viejas que cuando algo que no les gusta ocurre (no viene un bondi, frenada de golpe en pleno transporte público, burocracia estatal al hacer trámites, etc) buscan con la mirada a alguien a quien descargar todo su speech, momento en que miro para arriba mientras silbo algún ringtone copante...
no, señora. si quiere quejarse hágalo con quien corresponde. ¿no vé que estoy escuchando un discazo en mi MP3?

un cálido arrumaco

wanderlust dijo...

yo estoy optando por la humillación verbal con una vieja bien sorete!
una 'compañerita' de trabajo... jubilada, 63 años la muy yegua y sigue robándole al estado.

....
definitivamente, sufro de intolerancia a la vejez mal acomodada.

Allegra dijo...

Buenas Cecil, aunque no comenté antes el tema de las viejas impunes es más fuerte que mi temor a sentir de cerca el furia de tu antorcha (clemencia!!!) Por las dudas la hago corta, para mí que las/os viejas/os hacen tanto desastre porque ya saben que tienen la fecha de vencimiento encima y no les calienta nada, por las dudas ya empecé a amaestrar a mis queridos progenitores "No Joderás" es el onceavo mandamiento para ellos...
Besos

Monegasco dijo...

uuufff yo aca en el local tengo para escribir un libro sobre octogenarias insoportables... uno llega a limites insospechados de intolerancia. La comprendo y apoyo en esta cruzada...

y un aplauso al señor bondiman por ese regate cuasi futbolistico de la vital abuelita...

Cecil dijo...

erica: gracias por tu testimonio [pobrecita, se creía que dirigía un talk-show]

eso quiere decir que no nos espera una vejez indigna. hay esperanza en el mundo [?]


besos

Julia dijo...

[pobrecita, se creía que dirigía un talk-show]
JAJAJAJA...
Sos muy grossa Cecil!

Besos

Cecil dijo...

javier: pocas cosas me sacan tanto como la vieja buscadora de cómplices ante lo que ella percibe como una injusticia. cuando me encuentro pegoteada en una situación de esas, miro fijo a la vieja y esbozo una sonrisa impávida [kw:...]

oh, =)

besos

Cecil dijo...

wanderlust: je je todos la sufrimos. es hora de terminar con esta fantochada y que las viejas dejen de robarle al estado =)

Cecil dijo...

allegra: jajaja mañana mismo le empiezo a martillar la cabeza a mi vieja con el onceavo mandamiento. habría que hacerse una remera con esa leyenda, para las vieja/o/s ajenos que uno se encuentra por ahí

saludos

Cecil dijo...

monegasco: je je yo también hubiera querido felicitar al colectivero. realmente, fue brillante.

si sigue con el bonetito puesto, puede antorchear clientas y después dice que no fue usted. pienselo.

besos

Gaby dijo...

Ay, doctora, ¿vio, vio? Las viejas son imposibles, usted se sintió culpable pero esas viejas, grrrr, son las que se te cuelgan si van paradas, son una pesadilla.

"pisala, pisala, que yo te salgo de testigo", ¡magistral!

Saludos, Gaby

Hernán dijo...

A ver, a riesgo de parecer aún más antisocial de lo que soy, voy a exponer mi teoría zonza.

Tanto los purretes como los gerontes resultan ser sujetos, en su mayoría [tan tan malo no soy =P], que agotan mi exigua cuota de paciencia a la velocidad de la luz.

Y en cierto punto los viejos se parecen mucho a los niños, cuando se vuelven caprichosos en querer llamar la atención. El agravante, si se quiere, es que el paso del tiempo agudiza el grado de rompepelotismo y obstinación que puede tener alguien.

Cuando un viejo/a intenta buscar complicidad en mi persona, activo el dispositivo intracoclear de amianto y todo lo que diga me importa 3 carajos. =P

Julia dijo...

estemmm

a mi me parece o me salteaste? 'mv

Cecil dijo...

julia: no no no, le juro que no la salteé. escribí su respuesta y el maldito blogger se empacó cuando presioné publicar, pero como se había agregado un comentario, pensé que había entrado igual. ahora me doy cuenta de que ese comentario era otro suyo. de todos modos, mis más sinceras disculpas.

si no recuerdo mal, en mi respuesta original la felicitaba por la venganza contra la vieja y le decía algo así como que si llego a vieja en esas condiciones, yo misma me voy a pegar un balazo entre los ojos...

besos y disculpas =)

Cecil dijo...

gaby: presumo que son las mismas que se te cuelgan como si vos fueras un pasamanos. sí sí sí, creen que la vejez les da todos esos derechos

terminemos con esa fantochada =P

besos

Cecil dijo...

hernán: yo también creo en eso de que los extremos se parecen más de lo que parece. la diferencia es que un nene chiquito potencialmente puede transformarse en un adulto interesante. el viejo, ya fue, ya está hecho y no hay retorno =P

es altamente probable que alguien lo atosigue incansablemente por haber utilizado la palabra 'purrete'... le aviso nomás

Anónimo dijo...

siempre digo que hay gente que vivió al pedo. Que no aprendió un carajo de la vida, no aprendió lo que es la vida, ni el respeto por si mismo ni por los otros. Estar 60, 70, 80 años vivo para que no te quede nada en limpio en el seso es una pena. Esos son los viejos de mierda (que fueron gente de mierda, obvio)
PATA

Pandemia dijo...

tengo serias sospechas que los viejos hicieron un pacto.
para mi que se cagan de risa de nosotros y se hacen los boludos.
acordate que tienen mucha experiencia, tienen que haber aprendido algo, y yo creo que aprendieron que la vida (perdón) les chupa un huevo.